17 de enero del 2019
La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica

Al más puro estilo de la ultraderecha, Jair Bolsonaro se enfundó una enorme banda con los colores de Brasil para desplegar un discurso duro, reaccionario y sin complejos en su investidura como presidente del Gobierno.

Esta noche, Javier Ortega Smith, el secretario general de Vox, se me ha aparecido en sueños.

Me ha llamado “la melenita cobarde”, aparte de otras imprecaciones e insultos.

Leía ayer con sorpresa cómo en la red muchas personas expresaban su indignación ante las opiniones de unos adolescentes en el programa de Salvados, conducido por Jordi Évole, en torno a las relaciones sexuales.

Por fin algo interesante, pienso, antes de acudir al teatro municipal a ver “La vuelta de Nora. (Casa de Muñecas 2)”. Un halo de luz en la nuevamente decepcionante programación del curso teatral jerezano. Se trata de una secuela libérrima de la célebre “Casa de Muñecas”; es una moderna obra de corte feminista que sitúa la acción en otro siglo, el XXI, pero con los mismos protagonistas que su antecesora.

Me cuesta recordarlo pero, superando el sentimiento de vergüenza ajena, lo voy hacer. Me refiero al día que el Capacochinos F.C. jugaba en su campo la semifinal del trofeo Valle de la Victoria contra el Matalascabrillas. Un partido de máximo riesgo.

Resiste

Por fin algo interesante, pienso, antes de acudir al teatro municipal a ver “La vuelta de Nora. (Casa de Muñecas 2)”. Un halo de luz en la nuevamente decepcionante programación del curso teatral jerezano. Se trata de una secuela libérrima de la célebre “Casa de Muñecas”; es una moderna obra de corte feminista que sitúa la acción en otro siglo, el XXI, pero con los mismos protagonistas que su antecesora.

Reacciona

E l feminismo nació como un movimiento para reclamar el derecho de las mujeres a una vida propia. Desde que tenemos datos que podemos revisar gracias a la escritura, nos encontramos con mujeres que ejercen el poder de alguna manera, pero siempre a la sombra y a las órdenes de sus padres, esposo e hijos.

El Paquito de Cerroseco

9 enero 2019 Peccata mundi

¿Qué despertaba en Pelayito Cascajo ese odio africano hacia las mujeres insumisas y otros ciudadanos inciviles? A día de hoy sigue siendo un misterio.

Al más puro estilo de la ultraderecha, Jair Bolsonaro se enfundó una enorme banda con los colores de Brasil para desplegar un discurso duro, reaccionario y sin complejos en su investidura como presidente del Gobierno.

Pasado el shock de la irrupción de la ultraderecha en el parlamento andaluz, solo queda levantarse y actuar. Centenares de textos se han escrito sobre las causas y efectos del invaticinable ascenso. La ultraderecha parece ascender como una burda respuesta a tres fenómenos sociales distintos: el más obvio de ellos es el conflicto catalán, el mismo que sacó del armario una bandera, la española, que no se exhibía más allá de los partidos de la selección nacional (de fútbol) y que hoy perdura, descolorida y trasnochada, en numerosos balcones de nuestros barrios. Sigue la crisis en Cataluña, permanece el patriotismo de pandereta. La ultraderecha también es una réplica hipertestosteronizada del auge feminista y ese 8M que amenazó (y amenaza) a las estructuras patriarcales más obsoletas y tradicionalistas. Hombres heridos en su malentendida masculinidad que no soportan un trato igualitario en los espacios comunes, gente que se fue poco a poco escorando hacia la derecha conforme se discutía su status quo. Como tercer leitmotiv, aparecen aquellas personas desinformadas que compran el discurso xenófobo y entienden la inmigración como un lastre para sus oportunidades en la vida. “Primero los de aquí”, vociferan. Utilizan atajos discursivos de difícil réplica y enorme capacidad de adhesión.

Reinventa

“¿Trileros del agua?” revela tramas, puertas giratorias, ingeniería empresarial, paraísos fiscales y todos los tejemanejes que hacen que las grandes multinacionales hayan hecho del agua, un derecho humano básico, uno de sus principales negocios. En este documental dejan su testimonios varias familias que han sido víctimas de este oscuro proceso de privatización.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para ofrecerte una experiencia de usuario óptima. Si sigues navegando estás dando tu consentimiento a nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies