23 de octubre del 2018
La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica



No recordaremos la campaña del 2015 como la mejor campaña del PSOE de cara a unas elecciones generales. El histórico partido ha pasado en varias décadas de simbolizar la esperanza de la clase trabajadora española y una promesa de modernidad, a asociarse de lleno con la “casta” política, librar una oposición tibia y ver cómo parte de su electorado huye a formaciones que han entendido mejor las necesidades de la gente. ¿Por qué se ha llegado a este punto? Pensamos que tiene que ver, entre otras, con estas diez claves.

1) La modificación del Artículo 135 de la Constitución – A espaldas de la ciudadanía, sin contar con nadie, en pleno verano y con más pena que gloria, PSOE y PP firmaban el artículo 135 que antepone el pago de la deuda a cualquier otro gasto, o lo que es lo mismo, pactaban una sumisión total a los designios de la Troika y el FMI. La lectura es simple: “antes pagaremos la deuda que rescatar a los ciudadanos”. Este fue el principal acto de defunción del PSOE (admitido de puertas adentro como uno de los grandes errores de la historia del partido), el punto de partida de su caída en picado en las encuestas y de un desapego irreversible por parte de su electorado, sobre todo de algunos socialistas de antaño, que vieron como sus representantes iban acercándose sin remedio a la línea política del Partido Popular. No hay que olvidar que Rubalcaba, en su último día en el Congreso, salió aplaudido por toda la bancada de Rajoy, con algún diputado puesto en pie. Un hecho anecdótico, pero muy representativo.

puertas_giratorias

2) Las tristemente célebres puertas giratorias – En algún momento de la historia de este país hubo un socialista que aceptó sin remordimientos pasar por unas puertas giratorias y abrió la veda. Luego fueron cayendo, cual ficha de dominó, los miembros destacados de su ejecutiva, tentados por un retiro plácido y dorado. Porque hasta hace poco, en España era natural aceptar las ofertas de las grandes empresas que sólo buscaban influencia política y económica (¿de verdad alguien se creen que son expertos en energía, negocios o tecnología?). Iba en el sueldo, ya saben: “por los servicios prestados”. Con las protestas de una sociedad que observaba atónita el tejemaneje, y con la irrupción de Podemos, las puertas giratorias comenzaron a relacionarse con la subida de nuestras facturas, pasando a ser tema tabú. Hoy los partidos tradicionales agachan la cabeza al hablar de ello. Al menos se ha conseguido que gente como Trinidad Jiménez se lo piense dos veces. Se ha impuesto desde fuera un cortapisas ético (de momento) a una práctica que ha sido emblema del bipartidismo.

pedro_sanchez_psoe

3) Pedro Sánchez – Aunque cuando emergió como candidato impresionó por su educación y buena planta, lo cierto es que Pedro Sánchez no ha traído consigo ningún cambio significativo para el partido. Ni ha proporcionado un giro social a las políticas del partido, ni ha renovado su seno interno buscando juventud e ideas frescas, ni ha logrado parar el rumbo de un partido que, no hay que olvidarlo, encadena elección tras elección perdiendo masa de votantes. Además, su pasado está asociado nada menos que a Caja Madrid, banca que rescatamos la ciudadanía con nuestros impuestos, y sus tan habituales tratos de favor. No está siendo tampoco su mejor campaña, aludió con escasa fortuna a la apariencia física de Pablo Iglesias (a lo que respondió Ada Colau) y su actitud en el debate a cuatro de Atresmedia parecía excesivamente crispado, como si sufriera un efecto sandwich entre los ataques del Partido Popular con la herencia recibida y las acusaciones de corrupción e incoherencia por parte de Albert Rivera y Pablo Iglesias. Su airado mitin del día siguiente no ayudó en nada en mejorar su imagen; En definitiva, la elección de Pedro Sánchez subraya el intento del PSOE por lavar su imagen en un acelerado (e impostado) giro hacia la modernidad. Pero detrás del cambio de rostro, era necesaria una profunda autocrítica y renovación en el partido, que lo acercara al lugar donde algún día estuvo. No ha sucedido así.

4) Han perdido su imagen de partido moderno y ahora son parte de la vieja política – Hoy el PSOE es un partido añejo, que parece moverse con artrosis, limitado por el lastre de sus recientes decisiones y que  imita, a veces hasta la caricatura, lo mejor que tiene Podemos y lo más razonable del catálogo de Ciudadanos. No manejan con soltura los nuevos canales de comunicación ni su lenguaje y en algunos momentos se les descubre realmente offside. Han intentado modernizarse a marchas forzadas (con la campaña de Pdr Snchz, llamando a Jorge Javier Vázquez a su programa Prime Time o compartiendo cocina con Bertín Osborne), pero la modernidad no era eso, sino presentarse verdaderamente renovados, promocionando figuras emergentes y dando relevo a los Barones de toda la vida. Nada de eso ha sucedido, la losa de Rubalcaba, Almunia y González sigue ahí, omnipresente, dura y más pesada que nunca. Al PSOE se le ve poco encabezando manifestaciones o protestando junto a la clase trabajadora, y se les ve mucho más en los consejos de administración, las cenas de gala o los desayunos con medios afines. Tristemente, se concibe al PSOE como parte de un engranaje político-burocrático alejado de la calle.

felipe_gonzalez
5) Felipe. Todo él
– Durante los últimos años, la imagen de Felipe González ha sufrido una degradación continua que él mismo ha alimentado. Si ya su pasado en el Gobierno tenía suficientes sombras, en estos tiempos ha sugerido el pacto de estado con el PP, puso a la Venezuela de Maduro por encima de la Chile de Pinochet, disculpó los recortes de Zapatero y se lió en el asunto catalán, donde adoptó una postura prepotente y paternalista. Además, su imagen ya es indisociable a la de un lobbista que veranea en su yate fumándose un puro. Quizás, el presidente que a mayor número de españoles ha decepcionado y cuyo prestigio ha ido empeorando más y más después de ser presidente. Pura casta.

pedro-sanchez-susana-diaz-rivales


6) La fractura interna –
 De puertas afuera no ha sucedido ninguna confrontación directa, simplemente hubo un punto, tras un cúmulo de desavenencias internas, donde se rompieron relaciones entre el “norte” y el “sur”. Y prácticamente ya nadie duda que Susana Díaz prepara el salto si el partido obtiene un mal resultado. El Confidencial ha llegado a publicar que los socialistas andaluces tienen preparada una hoja de ruta que conduce a Susana Díaz a Ferraz. La idea de un PSOE presidido por Susana Díaz nos remite a un PSOE más cerca del establishment, de lo institucional y más alejado de la gente. Y otra vez parece que puede suceder lo mismo, que en el PSOE gana el núcleo duro, que las ventanas se cierran y dentro se quedan los mismos. Por no hablar del lamentable espectáculo de los socialistas madrileños, que dejaron en tierra de nadie al candidato municipal Carmona, y a todos a su alrededor vigilando sus espaldas.

7) El obsceno corporativismo institucional – Actualmente, el PSOE no sabe tomar la temperatura a la sociedad. Y no lo sabe porque trabaja día a día enrocado en su propia dinámica institucional, cerrando filas en torno a un corporativismo salvaje. Las diputaciones, que sirven de poco o nada, o los Ayuntamiento en los pueblos (sobre todo en Andalucía) son claros ejemplos de ello. Opacidad y cerrazón. No se adivina la autocrítica y apenas se están viendo caras nuevas. En el PSOE, las retiradas las provoca el clamor popular, y de abandonar, como hicieran Griñán o Chaves, lo hacen cuando ya no se vislumbra otra alternativa (el caso de Chacón es paradigmático: vuelve y vuelve y vuelve). Pepa Bueno retrataba como nadie la desconexión con la calle a la que hacemos referencia.

 

elpais

 

8) La traición al verdadero socialismo. No por obvio hay que decirlo menos. Si buceas en la teoría socialista, en sus orígenes y lo comparas con el espacio que ocupa el PSOE en la sociedad española, si te fijas en cómo gestiona sus decisiones, existe una evidente incongruencia política. El PSOE ha pasado de ser un partido socialista y obrero, a ser un partido monárquico y a un paso del liberalismo (votó por ejemplo, a favor del TTIP). Cuentan que una de las frases más repetidas entre los socialistas de antaño es “si Pablo Iglesias levantara la cabeza…“. Tampoco es raro escuchar “yo soy socialista, pero socialista de verdad, no del PSOE“.  Con esas dos frases, cualquier partido del mundo se replantearía el espacio que ocupa en el espectro político. El PSOE no, sigue decepcionando a sus bases y aferrándose a unas siglas que ya nada tiene que ver con ellos.

9) Su estrecha relación con un medio también en caída libre como El País. La imagen de Pedro Sánchez junto a Cebrián y Antonio Caño un día después de su mala actuación en el debate de Atresmedia fue muy significativa, así como el editorial de El País donde se trataba de ensalzar su papel en el debate, algo con lo que no coincidía ningún otro medio de comunicación ni la gran mayoría de expertos en materia política. De hecho, la semana acabó con la encuesta de El Confidencial donde el PSOE ya aparecía como cuarta fuerza, muy muy alejada del Partido Popular. En las siguientes encuestas tampoco les ha ido mucho mejor.

jorge-javier-vazquez
10) Porque siempre que tienen un dilema, gana la opción conservadora 
– Sucedió en la elección de Sánchez, cuando había dos candidatos más a la izquierda, Eduardo Madina y José Antonio Pérez Tapias. Años antes Rubalcaba se había impuesto a Chacón, se impuso el ala conservadora respecto al TTIP, se impuso el pacto con Ciudadanos en Andalucía, se apoya que se bombardeee Siria, ganó una reforma laboral pro-mercados de 2010 e incluso estuvieron a punto de apoyar a Juncker si no fuera porque el clamor de sus bases fue un estruendo. De tanto girar a la derecha, al final, el PSOE se ha quedado en el lado equivocado del cuadro. Y de tanto jugar con fuego, el 20D puede que su masa social pase de las siglas y acabe dándoles la espalda.

* las fotografías son propiedad de sus autores

The following two tabs change content below.
Escritor y Social Media Manager. Ha publicado artículos culturales para medios como La Marea, Secretolivo, Perarnau Magazine o La Voz del Sur. Ha escrito el libro Yo, precario (Libros del Lince 2013), Hijos del Sur (Tierra de Nadie 2016) y Juan sin miedo (Alkibla 2015). Ha sido traducido al griego y al alemán. En 2014, creó La Réplica, periodismo incómodo.

Últimas entradas de Javier López Menacho (ver todo)

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

    13 Réplicas

  1. monxas

    * las fotografías son propiedad de sus autores
    Debatamos sobre esa soberana tontería, si quiere.

    Creen que así están más validados para usar esas imágenes? vaya tela…

  2. Manuel Cruz

    El PSOE sólo es socialista, porque esa era la trola que había que soltar para llegar al poder y ponerse a robar como posesos. El PSOE no tiene ideología, dice en cada lugar lo que la gente quiere oír, porque lo que son es unos mangantes puros y duros. Por eso el PSOE pacta con cualquiera con tal de gobernar. El PSOE es en realidad la unión de dos mafias, la mafia sindical de UGT, que es la que de verdad lleva las riendas del partido, y la logia masona francesa, que al igual que otras mafias tienen por norma que primero va la “famiglia”, después va la “famiglia”, y luego ya si sobra algo, se invierte exclusivamente en compra de votos.

    Miren el BOE de los tiempos de Zapatero y verán que todo el dinero de España, incluyendo atracos como el destrozo de Endesa, se invirtió exclusivamente en generar vagos que pudieran vivir de las rentas por el resto de su vida sin dar palo al agua. Y esto incluye el pelotazo de las renovables y el timo de las asociaciones feministas, en las que muchos políticos y sindicalistas han colocado a la parienta para que ella también chupe del bote.

  3. loquesea

    Un partido que se llama socialista pero que no es socialista, ya te esta diciendo que es un engaño, prometen cosas y no las cumplen, como aquello que dijo Rubalcaba de cobrar el IBI a la iglesia, estubieron años en el gobierno y no hicieron nada, y esperan que nos sigamos creyendo sus falsas promesas.

  4. GBM

    Me parece muy significativo que en toda ésta crítica al PSOE no se haya nombrado a Zapatero para nada.(para todos los PPeros el culpable de todos los males de España) Me ha parecido muy correcto, además creo que fue un gran presidente, viendo todas las políticas sociales que llevó a cabo y la serenidad y oratoria que tenia.

    Aunque su ultima legislatura es la que desembocó en el descalabro el PSOE y ahí empezó su caída libre. Que pensais sobre él más allá de la crisis? Es casta?
    Gracias.

  5. Javier López

    Te contesto GMB.

    Particularmente creo que Zapatero fue un muy buen presidente en lo social sus primeros años. La retirada de las tropa de Afganistan, Cheque Bebé, Matrimonio Gay, Igualdad de género, medidas contra la violencia machista. En ese sentido, hizo avanzar la sociedad.

    En el otro, en el económico, no olvido las reuniones de ZP con el Íbex35 y cómo dobló la rodilla en todos los aspectos, convirtiéndose en un siervo de los mercados, y dejando la coyuntura ideal para que triunfase el neoliberalismo. Por lo que pudo ser y no fue, ZP es una de la mayores decepciones de la democracia española y pasará a la historia por decepcionar a muchísima gente, entre ellos, como decía Juanjo Millás, a sí mismo.

    Por otro lado, no lo considero casta en el sentido que no es un tipo que haya estado en política para enriquecerse o que se le haya visto el plumero tipo Felipe González, pero reitero lo tremendamente decepcionante que ha sido, a los puntos, su figura.

  6. GBM

    Por tanto, según lo que me dices, ¿usted no recordará a ZP cómo un buen presidente para éste país? Llegado al punto de la economía debo decirte que la caída de Lehman Brothers, la cual desembocó en todo esto, no fue culpa de Zapatero y por tanto lo único que se le puede reprochar fue su incapacidad para reconocer esa caída de la economía.

    Teniendo lo que hemos tenido en España, (Felipe, Rajoy o Aznar) y sobretodo de dónde veníamos en ese momento (Guerra de Irak, 11-M, Azores …) pienso que su labor debe ser un poco más reconocida por la gente Socialista de verdad y de ahí que muy pocas veces o niguna haya oido al líder de PODEMOS criticar a ZP, como lo ha hecho con Rubalcaba o González.

  7. GBM

    Javier López:
    Por tanto, según lo que me dices, ¿usted no recordará a ZP cómo un buen presidente para éste país? Llegado al punto de la economía debo decirte que la caída de Lehman Brothers, la cual desembocó en todo esto, no fue culpa de Zapatero y por tanto lo único que se le puede reprochar fue su incapacidad para reconocer esa caída de la economía.

    Teniendo lo que hemos tenido en España, (Felipe, Rajoy o Aznar) y sobretodo de dónde veníamos en ese momento (Guerra de Irak, 11-M, Azores …) pienso que su labor debe ser un poco más reconocida por la gente Socialista de verdad y de ahí que muy pocas veces o niguna haya oido al líder de PODEMOS criticar a ZP, como lo ha hecho con Rubalcaba o González.

Participa libremente y desde el respeto. Del debate nos enriquecemos todos.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para ofrecerte una experiencia de usuario óptima. Si sigues navegando estás dando tu consentimiento a nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies