19 de octubre del 2017
La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica



Como todos los fenómenos tienen su respuesta, durante las últimas semanas he leído argumentadas reacciones en contra de Inside Out, o mejor dicho, en contra de la imagen que todos hemos fabricado de la película. Hay quien ha ido a verla y ha salido decepcionado después del chute de expectativas. En lo particular, yo sí me declaro fan de la última película de Pixar y os lo explico en estas diez razones:

1) Porque hace a los niños más adultos y a los adultos más niños, y lo hace encontrarse en una sola de cine

Si eres un adulto, te sorprenderá esta fábula sobre el paso de la niñez a la adolescencia, sobre la complejidad de crecer, el miedo a lo desconocido y la aceptación de las dificultades, te cautivará su sentido del humor y pensarás en qué creativo estaba una vez tomando una cerveza, se le encendió la bombilla y pensó en personificar las emociones dentro del cuerpo de una niña. Si eres niño, pensarás en cómo molan esos colores y unos personajes que sabes reconocer como parte de ti, pensarás en lo complicada que hacen la vida los adultos, pero también en que con la familia y amigos, todo es mucho más sencillo

2) Porque les explica a los niños algo tan complejo como que la tristeza es necesaria para conocer la felicidad

El mensaje de fondo de la película, la complejidad de las emociones, la amalgama que se crea en tu interior y que te resume el ánimo, el carácter, el sentido del humor y la personalidad, nunca tuvo una representación comprensible por la práctica totalidad de espectadores. La personificación de los pilares de la vida (esas robustas y coloridas edificaciones) o el tren de los recuerdos, son sólo dos ejemplos de llevar lo más inexplicable hasta la mente de un niño.

3) Porque tiene varios niveles de lectura y todos molan

Niños, adolescentes, adultos… todos creerán que su versión es la definitiva y más fidedigna de la película, pero la realidad es que el adulto no entenderá jamás la versión que vive un niño, ni el niño la versión del adolescente, ni el adolescente la del adulto. Todos creerán que su visionado es el definitivo, pero todos de alguna manera, se estarán perdiendo algo. Y ese es uno de los puntos fuertes de la película.

4) Porque nos hace añorar la infancia sin mitificarla

La infancia tenía cosas buenas y malas, ¿recuerdas? Tendemos a sobrevalorar nuestra niñez, los escritores hablan de la niñez, los abuelos hablan de la niñez… la vida parece muchas veces un eterno regreso. Y sí, todo era bonito, nos protegían nuestros padres y gozábamos de libertades que ahora no nos podemos permitir, pero también tenía decisiones impuestas y momento de incomprensión. Se puede reconocer en la película una aproximación real a la infancia.

5) Porque lleva la animación hasta una nueva dimensión

Entrando al trapo con el complejo, y muy desconocido, mundo de la psique humana, podemos reconocer que la película gozaba de los elementos necesarios para experimentar en el terreno de la animación.  El concepto de lo abstracto, introducido felizmente en la trama, es sólo un botón. El cine en el momento de vigilia, otro. Lo cierto es que Inside Out consigue ir un paso más allá de la interpretación homogénea que le otorga Pixar a nivel gráfico a todas sus películas (y que tan bien les ha venido hasta ahora).

inside_out_pixar

6) Porque muta de ciencia ficción a slice o life a road movie

Querrás englobarla en un género, el infantil, pero puedes reconocer elementos de muchos géneros. Podrás decir que es un cuento, una película de fantasía, un thriller animado, una road movie  (cuando intentan alcanzar el tren) o una slice of life. Lo es todo y nada, y es que si algo nos ha enseñado Pixar es que sus películas animadas pueden ser cualquier cosa. El mundo de la animación ya no tiene complejos.

7) Porque su humor es inteligente y está repleto de doble sentido

Al haber dos o más niveles interpretativos, se dan situaciones paradójicas. La aparición del amigo imaginario, por ejemplo. El rescate de Bing Bong es acogido con júbilo por los niños de la sala, pero los adultos sabemos que rebajarse al nivel de la simulación, por la ausencia de un cariño real y tangible, es triste. Esa doble lectura está latente toda la película.

8) Porque desmitifica los absolutismos, los mundos que navegan en una sola dirección

¿Conoces un clan o una secta que te cuenta que se puede vivir siendo feliz cada instante? ¿Y un grupo oscuro que te convence de que este mundo es la recreación del infierno? No les creas. Vivir es experimentar complejas emociones. Algunas contradictorias o incomprensibles o que van contra tu razón y te abducen sin pedir permiso. Pero así es mucho más divertido que pensar y sentir siempre de una misma manera. ¿O no?

9) Porque teníamos olvidado que el cine que nos hacía felices

Pregunta, ¿cuál es la última película con la que te dio la sensación de salir del cine pensando que eras más feliz? Quizás otra de Pixar (Wall-e, Up, Toy story) o alguna de carácter existencialista, pero es difícil recordar una marca que sea más capaz de jugar con nuestra idea más básica de la existencia: Ser felices. Pixar lo consigue llevándonos por un camino asombro.

10) Porque nos reconcilia con esa especie traidora y cruel, pero también bondadosa y genial, que es el ser humano.

Quizás esté exagerando, pero a estas alturas, da un poco igual. Pocas películas te hacen sentir mejor con esos desconocidos que se sentaron en la butaca de al lado. En el fondo, el ser humano es maravilloso, aunque las noticias que vemos en la televisión y los gobernantes que tenemos se empeñen en mostrar lo contrario.

The following two tabs change content below.
Escritor y Social Media Manager. Ha publicado artículos culturales para medios como La Marea, Secretolivo, Perarnau Magazine o La Voz del Sur. Ha escrito el libro Yo, precario (Libros del Lince 2013), Hijos del Sur (Tierra de Nadie 2016) y Juan sin miedo (Alkibla 2015). Ha sido traducido al griego y al alemán. En 2014, creó La Réplica, periodismo incómodo.
Tags: , , , , , , , , , , ,

    4 Réplicas

  1. Juan

    Inside Out es una obra de arte, nadie puede cuestionar eso, quien lo haga es o porque algo le ha sentado mal en base a sus experiencias o porque simplemente vive amargado y tiene que criticar cualquier cosa.

    Con lo difícil que es que a mi me llegue algo y esta película me hizo sentir identificado y hasta triste, sin duda salí de ahí habiendo crecido interiormente y con una nueva película que recomendar al mundo, Pixar siempre acierta, esto sí que debería ir a un museo y no algunas “obras de arte” sin sentido que valen millones…

  2. Lara

    Para mí perdieron una oportunidad muy valiosa al no poner de protagonista a un niño en vez de una niña. Por razones culturales, los niños van creciendo con una especie de negación hacia ciertas actitudes que se van considerando típicamente femeninas. Si el protagonista hubiese sido un niño les hubiese costado menos sentirse identificado.

  3. Pingback: ¿Por qué Stranger Things es la serie del verano? - La Réplica

Participa libremente y desde el respeto. Del debate nos enriquecemos todos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para ofrecerte una experiencia de usuario óptima. Si sigues navegando estás dando tu consentimiento a nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies