13 de diciembre del 2017
La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica



1. Por ser un producto arriesgado y realmente atractivo, una serie sobre política internacional que guarda ciertas similitudes con la situación actual del parlamento español -un quesito electoral que obliga a buscar acuerdos en torno a un Gobierno heterogéneo y de consenso- en un momento en el que el interés por la política quizás haya alcanzado techo en nuestro país.

2. Te acerca a los entresijos del gran teatro de la política, a esa relación indisociable con los medios de comunicación y por ende, con la opinión pública.

3. Por sus guiones, los incómodos dilemas éticos, sociales y políticos que plantea en sus relatos, dejando constantemente al espectador frente a auténticas disyuntivas morales.

borgen_serie

4. Porque tiene episodios temáticos que pueden servir para un enriquecedor videoforum, capítulos que ponen encima de la mesa un debate concreto. Ejemplos claros: el episodio del feminismo (1×05 Los hombres que aman a las mujeres), aquel sobre la autotraición de la socialdemocracia (2×03 El último obrero) o el dedicado a la conciliación familiar (2x09 La inviolabilidad de la vida privada).

5. Por heredar la estética gélida y hermosa del cine nórdico. Sin ser moderna ni excesivamente sofisticada, sino más bien sobria en sus formas, Borgen es capaz de transmitir e introducirte en el frío ambiente de los despachos, la tensión y la artificialidad de la escena política.

6. Que la primera ministra sea una mujer y sienta en sus carnes el feroz aliento del patriarcado y luche contra este muestra una claro mensaje feminista. Es sutil y muchas veces hay que leer entre líneas, pero está ahí: la reivindicación de la mujer por el espacio público.

7. La reflexión acerca del poder que suscita. ¿Hasta qué punto es adictivo? ¿Cuándo hay que saber retirarse? ¿Tienen precio nuestros principios? ¿Somos capaces de renunciar al poder y conceder espacios para llegar a acuerdos?

borgen_intro

8. Porque Borgen es infinitamente más creíble que el Ala Oeste de la Casa Blanca. Si no nos dejamos guiar por su artificial episodio piloto, cuanto más realista se pone, más fascinante es Borgen. Su fuerza no reside tanto en la ficción como en el planteamiento de los debates que están ahí afuera, en la calle.

9. Porque es un buen thriller, sin más. Como género seriéfilo funciona, te mantiene en tensión hasta el desenlace. Contribuye a ello la penetrante banda sonora y el buen dominio del cliffhanger.

10. Digamos que puede situarse en el top-5 de las series más atractivas en la actualidad. En un momento en el que pasada Breaking Bad nos sentimos huérfanos de series incontestables, Borgen es un digno refugio seriéfilo. Puede que esté lejos del olimpo, pero no desmerece.

The following two tabs change content below.
Periodista. Codirector de La Réplica.

Últimas entradas de Alejandro López Menacho (ver todo)

Tags: , , , , ,

Participa libremente y desde el respeto. Del debate nos enriquecemos todos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para ofrecerte una experiencia de usuario óptima. Si sigues navegando estás dando tu consentimiento a nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies