22 de julio del 2017
La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica



Del mismo modo que, con cierta regularidad, el FMI nos da consejos en materia económica a través de sus corruptos portavoces, consideramos pertinente hacer lo mismo a la inversa, y sugerirles a la organización algunas recomendaciones, para su correcto funcionamiento:

– Dejen de dar consejos

Los consejos que recibimos cada cierto tiempo de la Troika y el FMI son un martirio para el conjunto de la ciudadanía, especialmente sus segmentos más vulnerables. Básicamente, ustedes han pedido en esta época de crisis: subida de impuestos, mejores condiciones para las grandes empresas en materia de despidos, recortes en educación y sanidad, abaratamiento de los salarios e introducción de copagos. Si tenemos en cuenta que los objetivos con los que nació la organización eran promover políticas sostenibles a nivel internacional, facilitar el comercio internacional y reducir la pobreza a nivel mundial”, queda claro que se han convertido en un descarado lobby, excusa ideal de los gobiernos de turno para efectuar recortes sin asumir la plena responsabilidad de los mismos.

Lagarde en los juzgados, en fotografía de EFE.

– Cesen a la condenada Lagarde

No es de recibo que pidan medidas tan severas como la introducción de nuevas tasas turísticas y medioambientales o el copago sanitario, mientras mantienen a una condenada por corrupción como directora de la entidad. Como comprenderán, la mejor manera de erigirse como guardián de la economía es mantener una ética impoluta y ser referentes intelectuales en materia de construcción social y económica. Llegados a este punto, cabe preguntarse, ¿son ustedes referentes para alguien decente?

 Supriman sus privilegios abusivos y dediquen todo esa partida económica a políticas de integración para emigrantes.

Sería una buena iniciativa para ir abordando otro problema por solucionar, el del trato de la UE a los emigrantes. Podrían empezar suprimiendo los 60.000 euros anuales netos que cobrarán de por vida sus ex-directores, todos envueltos en escándalos de diversa índole (tráfico de influencias, proxenetismo, acoso sexual, malversación, ) y todos condenados por la justicia (bueno, a decir verdad, por increíble que parezca Rato no está aún condenado, pero lo estará). Continúen las jubilaciones anticipadas, igualándolas a las del resto de la población. Supriman los viajes que sufragan la institución. Creemos que con el sueldo que cobran, les da de sobra para hacerlos ustedes mismos.

Si hay que recortar, los ciudadanos sugerimos recortar de la partida presupuestaria de la organización, que subvencionamos entre todos los países miembros. Mientras siga siendo el FMI, una Fábrica Mundial de Indigencia, no tiene sentido alimentar una máquina que nos está continuamente golpeando. Hay vida más allá de la austeridad y los recortes.

Conviertan su institución en una herramienta al servicio de la ciudadanía. 

Este último punto apela, no sólo a la ética de sus funcionarios, sino al poder político que pueda intervenir para regenerar una organización económica a años luz de los problemas de la gente. Hagan su institución más participativa, transparente y eficaz, u olvídense de ir regalando consejos. Ya los conocemos y no nos interesan.

The following two tabs change content below.
Escritor y Social Media Manager. Ha publicado artículos culturales para medios como La Marea, Secretolivo, Perarnau Magazine o La Voz del Sur. Ha escrito el libro Yo, precario (Libros del Lince 2013), Hijos del Sur (Tierra de Nadie 2016) y Juan sin miedo (Alkibla 2015). Ha sido traducido al griego y al alemán. En 2014, creó La Réplica, periodismo incómodo.

Últimas entradas de Javier López Menacho (ver todo)

Tags: , , , , , ,

Participa libremente y desde el respeto. Del debate nos enriquecemos todos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para ofrecerte una experiencia de usuario óptima. Si sigues navegando estás dando tu consentimiento a nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies