21 de agosto del 2017
La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica



La mejor manera de ver Amanda Knox es no conocer absolutamente nada de Amanda Knox, una misión complicada. No obstante, el suyo, ha sido uno de los casos con más impacto mediático de la historia de las televisiones, desembocó en un conflicto diplomático y con varias sentencias judiciales, después de una caótica investigación. Pero por suerte, a mí ese nombre no me decía absolutamente nada.

Y si es así, la experiencia de visionado se bifurca, por un lado es una película de suspense, por otro, un documental de fondo sociológico que explora las miserias de los medios de comunicación, su amarillismo patológico y las consecuencias que provocan en los procedimientos judiciales y las personas que se hayan implicadas.

Lo mejor del documental de Netflix -de excelente factura técnica- es que buen sea por la espera de un desenlace, bien sea por la espera de un juicio moral por parte de los autores, el espectador no entiende hasta el final que no se trataba del crimen que implicaba (o no) a Amanda Knox, se trataba de nosotros mismos.

Los casos de Rocío Wanninkhoff, Marta del Castillo, o más recientemente, la desaparición de Diana Quer o los supuestos violadores de Sevilla, siempre se dieron en una sociedad que tiene tanto de mal y mezquindad como muchas otras. Después de convertirse en noticia no dejan de ser casos con la misma o tanta gravedad como otros casos anónimos. Pero cuando impacta a la opinión pública y genera audiencia, entonces el monstruo mediático despierta y ya no hay marcha atrás. La sobrexposición no sólo puede perjudicar la investigación, sino que influye activa y pasivamente a todos los implicados. Se vulneran los derechos y privacidades de las víctimas, de los acusados, de jueces e investigadores, solo por alimentar el monstruo del morbo. En este documental resulta impactarte el testimonio del periodista inglés encargado del caso, capaz de saltarse cualquier código deontológico, o el convencimiento más personal que científico del juez encargado del caso.

Los límites entre la información y el puro cotilleo, entre la moral y la justicia, entre la verdad y la mentira se ponen a prueba en un documental que es mucho más de lo que parece. Sin descubrir nada del caso, nos descubre un poco a todos. Y el resultado es ciertamente tenebroso. De ahí uno de sus eslóganes promocionales, ¿quién es el monstruo?

The following two tabs change content below.
Escritor y Social Media Manager. Ha publicado artículos culturales para medios como La Marea, Secretolivo, Perarnau Magazine o La Voz del Sur. Ha escrito el libro Yo, precario (Libros del Lince 2013), Hijos del Sur (Tierra de Nadie 2016) y Juan sin miedo (Alkibla 2015). Ha sido traducido al griego y al alemán. En 2014, creó La Réplica, periodismo incómodo.

Últimas entradas de Javier López Menacho (ver todo)

Tags: , , , , ,

Participa libremente y desde el respeto. Del debate nos enriquecemos todos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para ofrecerte una experiencia de usuario óptima. Si sigues navegando estás dando tu consentimiento a nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies