12 de diciembre del 2017
La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica



No parece muy de recibo que un no-independentista venga dando lecciones de neutralidad y orden al resto del espectro político, y menos como está el patio en Cataluña. Pero miren, lo voy a hacer. Lo diré una vez más, no me gustaría que España y Cataluña fueran dos países distintos, prefiero tener una vinculación emocional y política más allá del sentimiento individual, que me involucrara junto al resto de ciudadanos con los que comparto espacio en aras de crear un futuro común.

La deriva que han tomado los acontecimientos, con dos bandos cada vez más enrocados, declaraciones cruzadas y un conflicto político que salpica -cuando no baña- la convivencia en la calle, hace impensable una solución dialogada de los acontecimientos en estos términos. El mal llamado conflicto catalán, parece que sólo podría revertirse de tener nuevos actores tras el 20D, que albergaran en su espacio ideológico más cintura y capacidad de consenso. De ser los mismos, lo que no ha evolucionado hacia el acuerdo en cuatro años, no parece que vaya a hacerlo si las urnas le renuevan la confianza.

Sobre Rajoy ya me pronuncié, sobre Junts Pel Sí, lo hago ahora. Creo que las formas que han adoptado en la lista encabezada por Artur Mas, que tiende a demonizar el estado español como si el estado fueran solamente quiénes están en el poder, como si ningún español hubiera querido entenderse con Cataluña, son cuanto menos contradictorias. La actitud de Carmen Forcadell en el Parlament, usando de forma partidista un cargo que se pretende neutral es una broma de mal gusto democrático. Si ya teníamos suficiente con Jesús Posada, en Cataluña vamos a tener más de lo mismo, es decir, quien confunde el terreno común con su propio rancho.

Una votación histórica.

Una votación histórica. Foto de Albert Gea en El Mundo.

La otra enorme contradicción es presentar en campaña una propuesta de país sin saber cómo se va a ordenar ese país, en relación a qué propuestas básicas de convivencia lo van a hacer girar, cómo se va a combatir la pobreza y la desigualdad, cómo se van a sortear los problemas estructurales a los que Cataluña se enfrentaría con su separación de España y, sobre todo, cómo se va a hacer mejor la vida de la gente. Porque este hecho es algo que no se le puede achacar a sus candidatos a socios de gobierno, La Cup, que tiene sus propuestas ideológicas y su programa social y económico perfectamente definido. Gustará más o menos, pero está posicionado y tiene una hoja de ruta. Junts Pel Sí, en cambio, tiene un programa muy bien redactado, pero escasa definición, momentos de autopropaganda, continuos ataques al Estado Español y vende una tierra prometida que tiene ínfulas de ensoñación, de Ítaca contemporáneo.

Cito textualmente: “Pondremos en marcha todo lo necesario”, “estableceremos acuerdos”,  “impulsaremos estrategias”, “promoveremos actuaciones”, “crearemos nuevas políticas públicas”… Todo está bien. ¿Pero cuáles? ¿Cómo? ¿Dónde exactamente? ¿Para quiénes? ¿Por qué? Ninguna respuesta les hemos escuchado a Mas, Junqueras o Romeva, los hombres que ningunearon a las mujeres.  Y probablemente, ninguna le escucharemos ya, pues detrás de su propuesta de República Catalana, bajo la falda de la bandera, queda una gran batalla política e ideológica aún por librar.

Si la mayoría de Catalanes lo quiere, nos iremos (aquí siempre hemos abogado por lo mismo), pero una Independencia sobre estos cimientos es, cuanto menos, un mal augurio. Así que sólo queda apelar a la responsabilidad ciudadana, a que exijamos otras actitudes, otro clima, otras soluciones. Merecemos una mejor manera de hacer política.

 

 

The following two tabs change content below.
Escritor y Social Media Manager. Ha publicado artículos culturales para medios como La Marea, Secretolivo, Perarnau Magazine o La Voz del Sur. Ha escrito el libro Yo, precario (Libros del Lince 2013), Hijos del Sur (Tierra de Nadie 2016) y Juan sin miedo (Alkibla 2015). Ha sido traducido al griego y al alemán. En 2014, creó La Réplica, periodismo incómodo.

Últimas entradas de Javier López Menacho (ver todo)

Tags: , , , , , , ,

    4 Réplicas

  1. Atenagoras

    Magnifico Javi. Suscribo tu comentario al cien por cien. Creo que la situación merece mejores políticos que sepan dialogar, consensuar y, en definitiva, llegar a acuerdos donde todos cedamos y todos nos podamos ver reflejados. No es tan difícil. Pero con ese estilo de unos y otros de trinchera. de enfrentamiento radical y enfermizo, no se puede llegar a ninguna parte. A los que siempre hemos admirado y querido al pueblo catalán por muchas razones, nos da pena esta situación que no es de pueblo a pueblo, sino de políticos a políticos movidos por intereses partidistas y no siempre confesables (llámense corrupción…) que han desembocado de un callejón sin salida. No nos merecemos ni los españoles ni los catalanes los políticos que tenemos, porque no están llevando a una encrucijada de difícil salida y retorno. ¡Que pena!

  2. Jose L.

    Es que yo creo que una de las partes del problema, o una de sus características, es que ya está todo dialogado. Ya está todo hablado. Llega un momento en la vida, como en los matrimonios, que simplemente ya no tienes nada que decirte. Sospecho que una parte nada despreciable de españoles y catalanes, simplemente estamos hartos unos de otros. Y hasta el hecho de proponer hablar, cansa. Agota. Se lleva demasiados años hablando, consensuando, reuniéndose. Los que dicen que hace falta políticos dialogantes creo que tampoco aciertan: por Dios… levamos 40 años de políticos dialogantes. Llevamos pactando todo lo pactable. No soy catalán, no creo que llegue la independencia, pero deseo de corazón cortar. No sé cómo expresarlo mejor: cortar. Acabar.

  3. xavier

    He recalado en esta pagina por exploración , es tan grande internet que de vez en cuando aparecen lugares interesantes como este, dicho lo cual, a lo que iba :
    He leído con interés el articulo y hay algunas cosas que considero que no se ajustan a la realidad al menos a la que yo vivo palpo cada día en una ciudad como Barcelona, para que quede clara mi postura yo si soy independentista, yo y algunos como yo yo pensamos justo lo contrario de lo que opinas que no hay un futuro en común, por muchos motivos algunos que seguro puedes entender compartiéndolo o no y otros que no son posibles de comprender, a menos que seas catalán por nacimiento o por adopción, algunos tienen connotaciones económicas y otros para nada y como he dicho difíciles de entender aunque hablando de democracia o de opciones personales, merecerían respeto aunque en muchos lugares eso brilla por su ausencia.
    “…..un conflicto político que salpica -cuando no baña- la convivencia en la calle,….. ”, me perdonaras pero he de suponer que en realidad debo entender “ que genera debate”, porque expresado en los términos que utilizas , sugieren algo mas desagradable, la convivencia al menos donde yo me muevo sigue siendo la misma de siempre es decir muy buena, se debate , solo faltaría, lógicamente pero no hay “conflicto político en la calle”, expresado en esos términos.

    La situación actual, algo que cuesta mucho de entender, no nace de arriba abajo sino de abajo arriba, por primera vez , los descolocados han sido los propios políticos, que se han visto algunos( CDC) obligados a tomar un giro hacia donde “nosotros” hemos querido, sopena de quedarse en el anden y esto empieza a fraguarse con el rebaje del estatuto y la fea jugada de llevarlo al TC, después de ser refrendado en Catalunya,
    “… que tiende a demonizar el estado español como si el estado fueran solamente quiénes están en el poder, como si ningún español hubiera querido entenderse con Cataluña, ….”
    Si el estado es el que detenta el poder no los españoles ( quien maneja el poder ya es otra cosa, pero tampoco son los españoles), el problema no lo tiene Catalunya con los españoles, lo tiene Catalunya, Extremadura, Baleares, etc con el ESTADO, ese estado que aprueba reformas de la intocable constitución para que cobren primero los proveedores o alienta las puertas traseras o favorece el palco del Bernabeu y vende el país a las empresas del Ibex, donde algunos mandamases tienen familias y prebendas. CDC (Mas) no son ajenas a esto son colaboradores necesarios y aquí en Catalunya se es muy consciente de ello.

    Hace ya tiempo que el antiespañolismo, aquí. esta superado de forma mayoritaria, simplemente no importa lo que ocurre fuera de Catalunya, porque mientras que aquí aunque la formación mayoritaria sigue siendo desgraciadamente CDC antes CIU, aparecen mas opciones para luchar contra todo esto y en cambio en el resto del país, el PP gana elecciones, solamente sacando la bandera española , grande eso si, a pasear y cosechando votos apelando al anticatalanismo, pero les siguen votando, no importan los recortes, los problemas el anticatalanismo que vende el estado el español lo compra, sin problemas el ciudadano español.
    Comparto plenamente el análisis de las propuestas de Junts pel SI y lo que comentáis de la Cup, pero lo de la tierra prometida, eso no, a pesar de algún descamisado en algún momento ha dicho lo fácil del tema, de forma mayoritaria y en todos los debates de radio de televisión que he oído y os aseguro que son muchos en este tiempo, se ha hablado de incertidumbre, de en algunas cosas no saber que hay al final del tunel se ha hablado también de posibilidades de buenas posibilidades de camino difícil y de apuesta de riesgo, a pesar de todos esos riesgos y sin olvidar que “ el cielo caerá sobre nuestras cabezas” mayoritariamente al menos en el parlamento, asumimos el riesgo no somo corderos que alguien nos ha puesto el collar, sabemos lo que queremos y tenemos conciencia de las muchas dificultades, lo mas fácil , os lo aseguro seria quedarse.

    Catalunya no lucha contra España, lucha contra el estado español, simplemente deseamos de forma pacifica y democrática otra forma de vivir, no queremos que nos digan como tenemos que vivir simplemente queremos poder elegir como.
    Las diferencias en este país no son bien vistas, todavia mucha sociedad española nada en el pasado y para algunas cosas parece que el tiempo no ha pasado , siguen dando el NO-DO y la TV sigue en B/N.
    Evidentemente esto es solo una opinión de un ciudadano de Barcelona, catalán para mas señas, no es dogma de fe,solo mi modesta opinión.
    Gracias
    Xavier

    PD
    disculpad la extensión, no veía la forma de condensarlo más

  4. Javier López Menacho

    Estimado Xavier,

    Muchísimas gracias por participar. Se agradece mucho el tono de la respuesta ?.

    Interesante eso que dices de abajo-arriba. Nunca había pensado que pudiera formarse así, aunque el auge de La Cup (tenemos un artículo sobre ellos) probablemente tenga algo que ver.

    A mi juicio sí hay algo más que debate político en la calle. He vivido varias situaciones desagradables.

    En cualquier caso, nada guerracivilesco, episodios puntuales. Seguimos debatiendo ?

Participa libremente y desde el respeto. Del debate nos enriquecemos todos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para ofrecerte una experiencia de usuario óptima. Si sigues navegando estás dando tu consentimiento a nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies