27 de julio del 2017
La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica



El pasado mes de abril, en el contexto de una charla en la Universidad de Madrid sobre el libro En defensa del populismo del profesor Carlos Fernández Liria, Pablo Iglesias habló sobre la relación entre los poderes fácticos y el periodismo —más concretamente, entre directivos, directores y periodistas—, ejemplificando su teoría con la labor de Álvaro Carvajal, periodista de El Mundo que cubre a Podemos, y haciendo referencia a sus reiterados textos contra la formación violeta. Sus palabras desencadenaron un ataque de dignidad y solidaridad entre los periodistas que cubrían el acto, que abandonaron la sala visiblemente molestos. Un acto de dignidad nunca visto en episodios indiscutiblemente más denigrantes de la historia periodística moderna.

Iglesias venía a decir que si no te ajustas a la línea editorial marcada y/o al dictado de los dueños del periódico —independientemente de la verdad— tienes pocas posibilidades de que tu carrera periodística prospere. El mensaje de Iglesias no es para nada original, es un runrún clásico en la profesión, típica conversación off the record: sumisión o paro. Si te desvías del carril establecido, si haces periodismo libre, crítico y osado, ahí está el INEM esperándote.

Sin embargo, pese a que muchos profesionales del gremio están —siempre off the record— de acuerdo con el mensaje de Iglesias, aquel día se desencadenó una avalancha de reacciones ultracorporativas contra el secretario general de Podemos, reacciones que defendían a ultranza la libertad de expresión, afeando el tono de Iglesias y ensalzando en todo momento la labor de Carvajal. El tema valió para varios días de columnas de opinión, editoriales, estados de Facebook, tweets a mansalva y quizás para salvar del ERE al compañero de El Mundo. Las asociaciones de prensa, en tromba, y algunas con notable vehemencia, condenaron la actitud de Iglesias, le recriminaban que no podía “atacar de esa manera  totalitaria el ejercicio de la libre información“. Segundo ataque de dignidad.

david_jimenez_cesado

Ni dos meses han pasado y El Mundo ya no tiene el director de entonces. David Jiménez fue cesado fulminantemente por Unidad Editorial, que sigue perdiendo lectores cada día que pasa. El ya exdirector demandó a la empresa por las presiones recibidas durante su mandato y por “la vulneración de los derechos fundamentales y de la clausula de conciencia” por el presidente de la editora, Fernández-Galiano. La cláusula de conciencia es un derecho de los periodistas contemplado en la Constitución por el cual se vela por su independencia a la hora de ejercer su labor profesional. Este episodio, bastante más grosero que el de Iglesias, no ha merecido respuesta del gremio. Alguna asociación de prensa hizo un triste retweet del hecho sin posicionarse, y si te he visto no me acuerdo. Ojo, que el director del segundo diario generalista español demanda a su editora por presiones, poca broma. Pero no vayamos a molestar al patrón.

sicav

SICAV de la Asociación de Prensa de Madrid

Las federaciones y asociaciones de prensa siempre han elegido, de forma muy clara además, de que lado posicionarse: el del establishment. No es nada casual que en la web de la Asociación de Prensa de Madrid, por ejemplo, contenga publicidad cada mes del Banco de Santander o de El Corte Inglés. No es nada casual que intenten vender un seguro médico como si fueran meros comerciales. No es nada casual que la presidenta de la Asociación de la Prensa acuda a los toros con el Rey mataelefantes. No es nada casual la estrechísima relación con las diputaciones y las juntas. No es nada casual que solo se pronuncien cuando los ERES y los despidos tocan a las grandes plantillas tipo El País o El Mundo, y no lo hagan con medios más modestos. No es nada casual que la APM atacara a La Marea después de la campaña #YoIBEXtigo. No es nada casual el silencio con los viajes pagados por Iberdrola para ver el fútbol. No es nada casual que la APM tuviera una SICAV. No es nada casual el perfil bajo en el caso de los becarios vitalicios de La SER.

No son casualidades, es un claro patrón. Políticamente, la tendencia es incluso más descarada. Durante años, las asociaciones de prensa pasaron de puntillas por casos escandalosos de manipulación televisiva como los de Canal 9, Telemadrid o Canal Sur, hasta que alguno de estos casos le explotaron en la cara. El lema es simple: “mientras que el establishment funcione, perfil bajo“. Eso sí, si los actores son unos recién llegados somos veloces en la respuesta, abanderamos el orgullo periodístico, la profesión más bonita y libre del mundo. Reacciones como la pataleta ante Iglesias, el disparatado rechazo de la Versión Original de Carmena (a pesar de que los expertos señalaron el ridículo del tema) o ante las críticas de Kichi también son un patrón: “Todo lo que discuta nuestro modus operandis, malo, veneno”. 

carmena_version_original

A mi juicio, el periodista es preso del chantaje de los poderes fácticos —es decir, los inversores— y de la extrema precaridad del sector. Para nuestra desgracia, las asociaciones y federaciones de prensa no tienen como prioridad salvaguardar los intereses de los lectores, del periodismo libre ni del oficio en sí (qué hermoso sería si así fuera) sino establecer férreos lazos para blindar los intereses sociales, económicos y laborales de unos pocos elegidos, empresarios y periodistas afortunados y afortunadas que entran en el círculo clientelar y gozan de buenas condiciones y enorme prestigio.

Pero si te ubicas en el extrarradio (becarios, medios humildes, disidentes del establishment o la extrema izquierda radical bolivariana que incendiará iglesias y te expropiará el piso de la playa) mejor será si no cuentas con ellas. Y es que las grandes cúpulas de estas asociaciones están politizadas. Lo comentamos en twitter y, como era de esperar, recibimos hostilidad y corporativismo. Tampoco esperábamos cariño después de una crítica tan dura.

Y nos replicaron: “Pertenecerás a alguna asociación de la prensa para poder juzgar desde dentro, ¿no?”. Pues no. Faltaría más que el hecho de opinar —un género periodístico como cualquier otro— estuviera supeditado a la pertenencia. Si así fuera los periodistas no podrían opinar sobre casi nada. Además, que no queremos pertenecer a ninguna. En La Réplica nos sentimos bien así, libres, incómodos y salvajes. Si en un futuro de una galaxia muy lejana, las asociaciones de prensa cambian, se democratizan y centran sus esfuerzos en velar por la labor periodística, a lo mejor lo pensamos. Pero, en confianza, ya estamos acostumbrados al underground que nos reserva formar parte del contrapoder. Y es que opinamos como Orwell: Periodismo es publicar lo que alguien no quiere que publiques. Todo lo demás son relaciones públicas“.

The following two tabs change content below.
Periodista, fotógrafo y diseñador gráfico. Ha escrito en Diario de Cádiz, Rock Estatal, y El Club de los Imposibles. Es director de La Réplica. Participa en Ganemos Jerez.
Tags: , , , , , ,

    3 Réplicas

  1. Atenagoras

    Muy bien. Va siendo hora que un órgano periodístico, aunque sea pequeño e insignificante, diga verdades como casas: este periodismo que estamos sufriendo está desprestigiando una profesión que muchos hemos admirado y no pocos defendieron incluso con su vida. El dinero, el vil metal, está pudiendo con todo y lo malo que muchos periodistas se mueven con gran sentido corporativo, donde se escandalizan de las verdades que algunos se atreven a tirarles en la cara y no de tanta mamandurria como , cada día, aparece por ahí con el sello de los intereses más bajos de las empresas periodísticas (?). Como esto no cambie un poco y aparezcan nuevos profesionales que defiendan este oficio, el periodismo se va a convertir en algo residual cuyos textos no se lo van a creen ni los mismos que los escriben.

  2. Pedro Barquero

    Buen artículo con el que coincido bastante aunque hecho en falta dos puntos concretos:

    Veo más cercano a la prensa a lo partidos políticos que a las empresas, y veo claro la dependencia de la publicidad pero siento más claro el sesgo político de los artículos. Creo que el periodismo está excesivamente politizado y deja de ser el contrapunto de la política especialmente en esta época.

    Y el segundo punto, pocas veces un político ha atacado en público a un periodista porque no le gusten sus artículos. ¿Qué hubiera ocurrido si hubiera sido Rajoy? Los que hoy defienden a Pablo, estarían atacando despiadadamente a Mariano. Otro vez la politización. Personalmente me pareció inadmisible el ataque personal y, al menos por una vez, se hicieron una piña con un compañero “agredido”.

    Lo dicho, me ha gustado el artículo

Participa libremente y desde el respeto. Del debate nos enriquecemos todos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para ofrecerte una experiencia de usuario óptima. Si sigues navegando estás dando tu consentimiento a nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies