30 de marzo del 2017
La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica



La pretensión del gobierno de apoyar a los bancos ante el pago que estos tienen que afrontar por estafar a los ciudadanos con las cláusulas suelo y la reanudación del decreto ley que se traducirá indirectamente en más copago sanitario por parte de los jubilados no es una casualidad, es la nueva era de Rajoy, la austeridad 2.0, que se va a caracterizar por un retorcimiento de la terminología y las leyes en un sentido ya conocido: el respaldo a las élites y ahogo de las rentas medias y bajas.

Ni se le conoce al ejecutivo de Rajoy una medida valiente y ejemplarizante contra los abusos que la banca ha venido practicando los últimos año, ni el de la banca es un caso único en la gestión que viene llevando a cabo, pues también han rescatado las autopistas privadas. Ni por activa ni por pasiva el gobierno estuvo al lado de la gente. No será esta legislatura, con un control parlamentario bajo amenaza de elecciones, una excepción.

Se vislumbran ya las líneas maestras de su segundo mandato, un perfeccionamiento de las técnicas que llevó al partido más corrupto de Europa a ganar sobradamente las elecciones. Burocratización de los recortes -como si tuvieran que ver con órganos autónomos-, delegar el desgaste en ministros que se verán beneficiados por las puertas giratorias y, ante cualquier conato de crítica frontal, negar la mayor o aferrarse a la recuperación que está precarizando el mercado laboral.

El último gabinete de Rajoy, especialmente beneficiado por las puertas giratorias.

Lo mismo pero bien disimulado. Con una justicia politizada, el PSOE como cómplice nocturno, Cs como hijo no deseado y Podemos cumpliendo con aquello de la fragmentación de la izquierda, Rajoy, si bien no gobernará con la misma soltura, al menos, no se está viendo empujado empujado a realizar grandes cambios (una opinión compartida por The Economist). 

Y eso, con un sector poblacional tan frágil, limitado por sus condiciones socioeconómicas, es una pésima noticia. Los diferentes actores sociales son clave en la reactivación de la presión popular y en la movilización del grueso poblacional no politizado, si estos cuatro años (porque serán cuatro) se quieren conseguir avances en la calidad de vida de la gente y recuperación de los derechos suprimidos. 

La foto de portada es de EFE.
The following two tabs change content below.
Escritor y Social Media Manager. Ha publicado artículos culturales para medios como La Marea, Secretolivo, Perarnau Magazine o La Voz del Sur. Ha escrito el libro Yo, precario (Libros del Lince 2013), Hijos del Sur (Tierra de Nadie 2016) y Juan sin miedo (Alkibla 2015). Ha sido traducido al griego y al alemán. En 2014, creó La Réplica, periodismo incómodo.
Tags: , , , , , ,

    Una Réplica

  1. T&T

    El escenario político-económico de España en 2017 va a ser exactamente el mismo que en 2016. Podemos ha monopolizado el movimiento del 15-M y de los indignados, en las calles ya no hay protesta; el PP, por su parte, vive del voto del miedo y del “virgencita que me quede como estoy”, gracias sin duda a Bruselas, que compra nuestra deuda, no se sabe muy bien por qué… PSOE y Ciudadanos sirven de “actores de reparto”.

    La austeridad 2.0 no afectará a los pensionistas ni a los funcionarios, eso lo saben bien en Génova. A día de hoy, los planes de Rajoy son los mismos que hace un año: patada para adelante, seguir viviendo de la deuda; al fin y al cabo son funcionarios, una casta aparte, como se ha comprobado hoy en las declaraciones de Maíllo sobre Federico Trillo…

    Mala salida tiene todo esto… Aumentará el abstencionismo, por mucho que los sondeos mientan, la gente está cansada de PPSOE y de Podemos… Mala pinta.

Participa libremente y desde el respeto. Del debate nos enriquecemos todos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para ofrecerte una experiencia de usuario óptima. Si sigues navegando estás dando tu consentimiento a nuestra política de cookies.

CERRAR