19 de octubre del 2017
La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica



Hay actores que quedan marcados por un personaje que interpretaron y que se pasan la vida huyendo de sí mismos.
El espectador sólo lo ve y lo valora por lo que fueron, y no como lo que son o lo que quieren ser. No es sino cuando se paran y son capaces de aceptarse, cuando pueden seguir hacia delante. Es lo que le pasó a Michael Keaton con el primer Batman, y ahora, cuando se ha enfrentado a su pasado, puede desembarazarse de él. Birdman es una personalísima visión del mundo del espectáculo y todo cuanto le rodea, es la redención de Michael Keaton y es también la magnífica vuelta al cine de Alejandro González Iñárritu, el mismo que deslumbrara en la década pasada con joyas como Amores perros, 21 gramos o Babel, por citar algunos ejemplos.

Birdman es una película con una narración muy característica, un poema visual rodado en un plano secuencia cuya dirección actoral recuerda al teatro (y que engloba su acción en un teatro precisamente) y un acompañamiento sonoro indispensable para la percepción completa de la obra. Podrá gustar más o menos, pero no saldrás del cine con la sensación de Déjà vu. La película de Iñarritu es sui géneris y es una apuesta hecha a conciencia. Es arriesgado, pero funciona.

Birdman

Cartel de la película.

 

Pese a que el comienzo puede resultar desconcertante, por el tono, la ambientación, la marcada excentricidad de los personajes, el ritmo te va engatusando poco a poco y el trabajo de los actores hace que te creas las disparatadas situaciones que propone. Y es que Birdman es una película sostenida por su espléndido reparto. Por muy bien conseguido que tenga su sucia preciosidad, por muy buena música que le acompañe  -ese Tom Waits gritando su tormento en medio de la calle-, por muy buen manejo de cámara que consiga, sólo el pulso dramático de Keaton, el carisma de un fabuloso Edward Norton, la orfandad de Emma Stone o la esperanzada Naomy Watts, la película no se sostendría.

El realismo mágico que el hombre pájaro aporta a la película no es más una manera de expresarnos el desconcierto de su protagonista. Un ser atrapado por su pasado, preso de los excesos cometidos y que se entrega al arte como manera de redimirse. Una buena forma de personificar los dramas personales de la industria de Hollywood. A un paso del ridículo, a un paso de la caricatura, a un paso de la ruina… y también a un paso del éxito más destructivo.

Birdman3

Edward Norton en un papel que le viene como un guante.

Con unos diálogos hilarantes y estudiadas dosis de existencialismo, de la mano de sus personajes, podrás ver cómo Iñárritu atiza por igual a la industria cultural, a la crítica, a los espectadores, a los actores –con nombre y apellidos-, a las redes sociales, a los medios de comunicación o a los padres actuales, y todo ello, con una sonrisa negra en el rostro.

Birdman se va a salir en los Oscars.

The following two tabs change content below.
Escritor y Social Media Manager. Ha publicado artículos culturales para medios como La Marea, Secretolivo, Perarnau Magazine o La Voz del Sur. Ha escrito el libro Yo, precario (Libros del Lince 2013), Hijos del Sur (Tierra de Nadie 2016) y Juan sin miedo (Alkibla 2015). Ha sido traducido al griego y al alemán. En 2014, creó La Réplica, periodismo incómodo.
Tags: , , , , , , , , , , , ,

    Una Réplica

  1. Pingback: Peces de Ciudad 1×05: La antesala de los Oscar | La Réplica

Participa libremente y desde el respeto. Del debate nos enriquecemos todos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para ofrecerte una experiencia de usuario óptima. Si sigues navegando estás dando tu consentimiento a nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies