21 de noviembre del 2017
La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica



Durante los días 13, 14 y 15 de marzo, Caritas de Jerez ha organizado la X Jornadas sobre la pobreza y Exclusión, que en esta ocasión ha respondido al lema: “El modelo económico para construir igualdad”. Su Director, Paco Domouso, al iniciarlas decía: “Al presentar el tema deseábamos reflexionar sobre economía, pero no solo macroeconomía; sino, sobre todo, pensábamos en la situación económica de las personas más empobrecidas”. Y tomando como referencia datos del Observatorio de la desigualdad en Andalucía, afirmaba: “La situación es especialmente grave en esta región, ya que, los mayores indicadores de pobreza y exclusión son los referentes a nuestra Comunidad tanto en relación a otras Comunidades Españolas como al resto de Europa”.

Primera Ponencia: Ordenar la casa desde el lugar del pobre

El Secretario de Cáritas de Álava, Ramón Ibeas, partía afirmando “el objetivo de la economía es ordenar la casa” pero ¿para qué? ¿Para quién? E hizo un  breve recorrido de las tres revoluciones de los tres últimos siglos: la industrial, la francesa y la socialista. Todas parecían reivindicar lo mismo: el centro de la economía es la persona, pero al final esto se ha reducido a un tópico más. La economía ha sido  marcada por los intereses espúreos del mercado, de la élites del momento o por intereses corporativistas. Hoy la economía se mueve por la cultura del descarte, no solo se trata de eliminar todo excedente alimenticio para que regular los precios; sino que a muchas personas se les apartan del mercado de trabajo con una alegría cínica en aras de un liberalismo criminal que se lleva por delante todo lo que le estorba para alcanzar mejores resultados económicos para unos pocos.

Frente a esta economía liberal, el ponente contraponía un tipo de economía social con unas notas concretas: primacía real de la persona, reinversión de los beneficios, solidaridad interna, generación de empleo e independencia financiera respecto a lo público. Al final, concluía que la economía debería ordenar la casa, sí, pero desde la perspectiva del pobre para no dejar fuera a nadie, sino que todos tengamos un sitio para poder vivir con dignidad.

 

 

Segundo día: Que sociedad queremos. Rasgos de nuestro modelo socioeconómico

Francisco Lorenzo, Coordinador del Equipo de Estudios de Cáritas Española y Fundación FOESSA, comenzó afirmando: “Somos una sociedad que genera desperdicios humanos, gente que sobra… que no tiene sitio en la mesa”. Pero eso sí, somos producto de esta sociedad, pero también productores, lo cual significa que podemos estar legitimando muchas actuaciones negativas o reinvirtiendo con nuestra actuación muchas de ellas. Con nuestras acciones ayudamos a construir un modelo de sociedad que, a la vez, nos condiciona.

Lorenzo concreta algunas de las características de nuestro sistema: es un modelo mercantilizado por cuanto lo económico lo impregna todo; individualista del “sálvese quien pueda”; hedonista, donde se trata de conseguirlo todo sin renunciar a nada; depredador, en cuanto que nada es lo suficientemente consistente como para perdurar; con una cultura de lo inmediato y de la técnica; y negación de la primacía de la persona.  Frente a este tipo de sociedad, hay que construir un modelo que frente a la mercantilización hay que apostar por lo no rentable e invertir también en lo que se considera como “inútil”; frente al individualismo, apostar por lo comunitario y por trabajar juntos; frente al hedonismo, cultivar el mundo de los valores y creencias con sentido profundo, haciendo perdurar lo auténtico y significativo; y, por supuesto, teniendo como referencia la persona en cuanto favorecer todo lo que conlleve su protagonismo  y su participación en el desarrollo de una sociedad por y para los humanos, sobre todo, de los más pobres y necesitados.

Tercer día:  El modelo económico para construir igualdad. Necesidad de una fiscalidad justa.

Xavier Casanova, Director del Centro de Estudios Cristianismo y Justicia de Barcelona, comienza planteando que estamos viviendo un cambio de época, donde los parámetros que se venían usando para entender el devenir de nuestra sociedad, ya apenas nos sirven. Porque, si atendemos al plano económico, vivimos momentos donde la desigualdad y el progresivo empobrecimiento de la llamada  clase media y, no digamos de los sectores más bajos de la sociedad, cada día es más significativo. No solo en España, sino también en resto del mundo. Nuestro país es donde ha crecido más esta desigualdad, de tal manera que somos el tercero con  más desigualdad de Europa. Los gráficos que Xavier  iba presentando para ilustrar sus afirmaciones eran significativos del desigual  reparto que el impacto de la crisis ha tenido en la población.

A continuación, resumió los principios de una fiscalidad justa: la asignativa que supone poner recursos donde el mercado no llega (por ej. Recogida de basura o alumbrado de las calles); la retributiva, que conlleva la mejor distribución de la riqueza para hacer frente a las grandes desigualdades; y la estabilizadora para compensar la caída de la economía en momentos de crisis. Aunque una fiscalidad justa supone, al menos, dos principios: el de equidad, donde dos personas que tengan las mismas rentas han de contribuir de la misma forma; y el de progresividad que supone que pague más quien más tiene.

El sistema fiscal español es claramente injusto porque, entre otras cosas, carga la imposición sobre el IRPF y el IVA que vienen a ser rentas de trabajo y que, por tanto, afectan sobre todo a las clases medias y bajas; mientras que los tipos impositivos del capital están más reducidos, de tal manera que dos personas que tengan la misma renta, si una vive de su trabajo y otra de los rendimientos de su capital, tributaran muy diferentes. Todo ello se ilustraba con gráficos donde se mostraban los datos de las afirmaciones que se venían haciendo.

Al final, Xavier hacía hincapié en una moral fiscal, y se mojaba en su modelo de sociedad de responsabilidad colectiva, en la que todos nos hacemos responsables de todos, en la que tenemos estructuras que nos permitan acceder a unos mínimos vitales dignos para lo cual sólo es posible si apostamos por una fiscalidad justa y responsable.

 

Conclusión

Una vez más, Cáritas con la programación de estas X Jornadas sobre la pobreza y la exclusión, ha acertado no solamente en la elección de la temática concreta, sino también en la selección de los ponentes, que han sabido dar interés a este encuentro. La celebración anual de estas Jornadas viene resultando un hito importante en la reflexión y el intercambio de opiniones entre mucha de la gente que trabaja diariamente en el mundo de pobreza y con los pobres.

 

 

Las fotografías son de Caritas.

 

The following two tabs change content below.

Emilio López Pizarro

Jubilado. Fue periodista durante una breve temporada y funcionario público casi toda la vida. Hombre de bien. Es progenitor de los creadores de La Réplica.

Últimas entradas de Emilio López Pizarro (ver todo)

Tags: , , , , ,

Participa libremente y desde el respeto. Del debate nos enriquecemos todos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para ofrecerte una experiencia de usuario óptima. Si sigues navegando estás dando tu consentimiento a nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies