19 de agosto del 2017
La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica



A su eminencia el cardenal Cañizares, hombre de costumbres austeras, siempre rodeado de pobres, viudas y huérfanos, siempre alejado de los ricos, representante en España de la doctrina del amor al prójimo, le gusta hacerse preguntas. Hoy mismo, imagino que con voz atiplada y sonsonete frailesco, se ha hecho varias, por ejemplo: “¿Esta invasión de emigrantes y de refugiados es todo trigo limpio? ¿Dónde quedará Europa dentro de unos años? ¿Vienen simplemente porque son perseguidos?” Y a continuación ha sentenciado contrito, afligido, tembloroso y cabizbajo: “Muy pocos lo son”. Él lo sabe por ciencia infusa, cabe suponer.

Yo también me hago preguntas y voy a hacerle unas cuantas a su eminencia. Por ejemplo: ¿Cree su eminencia que sembrar cizaña, duda, resquemor y desconfianza en el corazón del prójimo es labor de buen cristiano? ¿No es eso más propio de Satanás? ¿Cree su eminencia que sus palabras son compatibles con eso de amar al prójimo como a uno mismo? ¿Con aquello de a todo el que te pida, dale, y al que te quite el manto dale hasta la túnica?

¿Cree su eminencia que todos en sus filas son “trigo limpio”? ¿No es soberbia contradecir al Papa cuando pide que en cada parroquia se acoja a una familia de refugiados? ¿Se acuerda su eminencia de aquello de “todo lo que hagáis a uno de mis hermanos más pequeños, me lo hacéis a mí”? Es una lástima que no se acuerde, porque su eminencia va a ir derechito al fuego eterno, y no lo digo yo, sino uno de los padres de la Iglesia, san Mateo (25: 41-43): “Apartaos de mí, malditos, al fuego eterno (…), porque tuve hambre y no me disteis de comer; tuve sed, y no me disteis de beber; fui forastero, y no me recogisteis; estuve desnudo, y no me cubristeis; enfermo y en la cárcel, y no me visitasteis.

Tengo muchas más preguntas, y excomúlgueme si quiere. Por ejemplo: ¿Conoce usted la vergüenza? ¿La humildad? ¿La ética? ¿La caridad? ¿Cree que Jesús de Nazaret, el pescador de Galilea, aprobaría su conducta? ¿Cree que cuatro políticos y banqueros podridos van a darle la gloria? Su eminencia solo representa el atraso, la superstición, la maldad, el racismo, la xenofobia, aquello que involuciona y ralentiza el progreso de la especie humana hacia la bondad y el entendimiento. Debería usted estar fuera de la Iglesia, y lejos, muy lejos, haciéndose muchas preguntas sobre el daño que hace a la fe que dice defender. Insisto, su eminencia: más que un hipócrita y un fariseo, es usted un rotundo sinvergüenza.

The following two tabs change content below.

Jose Antonio Illanes

José Antonio Illanes es escritor. Trabaja en la multinacional Red Bee Media como subtitulador para sordos y audiodescriptor para ciegos. Acumula multitud de premios en el campo de la narrativa: Gustavo Adolfo Bécquer, Alberto Lista, Malela Ramos, Ciudad de San Sebastián, De Buenafuente, Gabriel Miró, La Felguera, Tomás Fermín de Arteta... Es autor de "Historias de cualquier alma", "La trastienda de la memoria" y "El azor y la zura", premio de novela Malela Ramos. Es colaborador de la revista cultural Atalaya y ahora de La Réplica.

Últimas entradas de Jose Antonio Illanes (ver todo)

Tags: , , , , , , ,

    4 Réplicas

  1. Ángel Marin

    Sapos y culebras lanzados al Cardenal Cañizares por Illanes tomando tan solo parte de sus frases pronunciadas ayer por aquel, las que al atizador le interesan para despacharse a gusto. Y si bie es verdad que le ha faltado al Cardenal prudencia en sus palabras respecto a la inmigración, también dijo otras cosas , dignas de ser resaltadas y que respaldan con hechos su respuesta solidaria y cristiana a los refugiados. Pero son ignoradas , también intencionadamente por el crítico de turno. Hay que estar a las duras y a las maduras y al arzobispo de Valencia también hay que reconocerle que es de los primeros que ha dispuesto medios y recursos para atender como se merecen y acoger con dignidad a esos emigrantes huidos por guerras y persecuciones. Seamos justos y no pendencieros.
    Ángel Marín

  2. eduard

    No acabe d’entendre el mèrit d’una persona que diu una cosa i practica tot el contrari. Crec que vist el que hem vist, el favor més gran que podem fer-li és considerar-lo un dement senil i demanar que el porten a una residència geriatrica on totes les seues ocurrències no passen de la pura anècdota. Això sí, una residència de rics on puga lluïr la capa de núvia travesti que tant li agrada.

  3. Pingback: Siempre hubo maricones debajo de una sotana - La Réplica

  4. Pingback: No habrá paz para los homófobos - La Réplica

Participa libremente y desde el respeto. Del debate nos enriquecemos todos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para ofrecerte una experiencia de usuario óptima. Si sigues navegando estás dando tu consentimiento a nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies