23 de octubre del 2018
La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica



En el teatro de las calamidades y lo pueril podemos encontrar muchos desmanes. En su trocito de España, no son pocos los desaciertos que representantes del Gobierno, mediante sus hechos y declaraciones han hecho suyos como inevitables dueños (mal que les pese) de sus palabras.

Miembros del Partido Popular, con sus voceros periodísticos a la cabeza, se han acostumbrado a que, ante los problemas de su país se responda con Venezuela. Ojalá eso significase que realmente podía hablarse de Venezuela con ellos, pero si se les sacaba de “Capriles, Leopoldo, Ramiro Ledezma, María Corina” salían por la tangente favorita del “cuñadismo”: tacharte de demagogo y populista.

Y contra toda lógica, si en España subía la tasa de paro, el índice de pobreza, los desahucios, los casos de corrupción que se agolpaban por más que la Fiscalía tratara de solaparlos mediante la inhabilitación de jueces y el archivo de causas… se replicaba por norma con Venezuela. El peligro era Podemos. El peligro era Venezuela.

 

La venta de armas se ha disparado esta últim legislatura.

La venta de armas se ha disparado esta última legislatura. ElPAÍS.

 

Claro que Venezuela no era peligrosa cuando hablábamos de dinero. No era peligrosa para venderles entre 2010 y 2012 material militar por valor superior a los 960 millones de euros, y tampoco lo era para venderles material militar y antidisturbios en 2013 y 2014 por valor de 933 millones de euros, respectivamente.

Se llegó al punto de que era extraño que en el telediario de cada día no hubiese un espacio reservado de ‘Internacional’ para Venezuela, en el cual se hacía hincapié en los problemas existentes en dicho país: la corrupción, la delincuencia callejera, los conflictos fronterizos con Colombia, la inflación, el desabastecimiento de bienes con cruce de acusaciones entre quienes señalaban al Gobierno desde la oposición o a los empresarios desde el Gobierno como parte de una estrategia de boicot organizada… Problemas de Venezuela que debían solucionar los venezolanos. Sin embargo, para grupo Vocento, Prisa, Planeta y COPE eran de suma importancia para los españoles.

Resultaba curioso que nunca había espacio para los aspectos positivos de la política social venezolana: sus programas para luchar contra la pobreza, pobreza extrema, consultas médicas gratuitas, programas de alfabetización, acceso a créditos subvencionados, adquisición de viviendas para las clases empobrecidas, programas culturales… curiosamente jamás contaban con un hueco en los mismos telediarios. Programas que en cambio eran galardonados internacionalmente por la ONU, pero que no eran dignos de noticia, por breve que fuera su mención. La Misión Ribas, Barrio Adentro, Operación Milagro, Identidad, Vuelvan Caras… nunca fueron mencionadas en los medios de comunicación españoles. Sólo precisan de ser escritas en Internet para saber qué son y preguntarse por qué esta parte del sistema político de Venezuela no se conoce.

¿Por qué no se cono

¿Por qué no se conocen estos programas sociales venezolanos?

Ilógicamente, se hacía hincapié a los problemas de Venezuela para replicar a quienes desde otros partidos criticaban al Gobierno su ineficiencia a la hora de buscar soluciones para los problemas del día a día de los asalariados, autónomos y familias españolas. Y así, más de un año. Y aun así, todavía hay periodistas y lectores que les bailan el agua y que no quieren ver que se trata de una manera más de distraer a la opinión pública de lo realmente importante.

La guinda al pastel la encontramos cuando llaman a Venezuela dictadura. Un país que ha vivido referéndums, revocatorios y elecciones generales, regionales y provinciales con el seguimiento de observadores internacionales de las Naciones Unidas. Mal tuvo que sentar cuando un ex presidente de los Estados Unidos como Jimmy Carter afirmó que era “el sistema electoral más transparente del mundo”. En cambio, los mismos que vociferan por Venezuela y se niegan a reconocer que es una (mejor o peor) democracia, no entran a hacer declaraciones de otras notorias dictaduras.

Rey España Arabia Saudi La Replica

En cambio, entre quienes así llaman a Venezuela, nadie entra a hablar de Arabia Saudita, el mejor cliente de armamento militar de España fuera de la OTAN. Un país en el que se castiga con pena de muerte el hecho de ser homosexual. Un país donde persiste la decapitación y la pena de castigo a latigazos. Un país donde las mujeres son tuteladas para poder casarse, viajar o acceder al sistema sanitario. Un país amigo de la Familia Real española, y por el que nadie pregunta a Felipe VI o a su padre, “Soberano”.

También Omán, un país desconocido para los medios de comunicación, se sitúa como uno de los principales compradores fuera de la OTAN. Un país en el que desde la Primavera Árabe (acallada en este país) han ido sucediéndose detenciones de activistas pro Derechos Humanos que no han contado con el beneplácito de difusión que sí se obtiene desde otras partes del mundo.

No podríamos olvidarnos de Israel, con quien desde los 90 hasta 2013 se multiplicaron por diez las ventas de armamento bélico, las cuales quedarían congeladas a inicios de 2014 por la presión internacional y reducidas temporalmente durante el año pasado, volviendo a situarse in crescendo en 2015. Dudoso galardón el que posee España, por ejemplo, en las misiones israelíes Plomo Fundido (2008) y Margen Protector (2014) contra el pueblo palestino, y es que ambas fueron precedidas de repuntes autorizados y llevados a cabo por el Gobierno de España.

Si bien hablamos de material puramente militar o antidisturbios, en el comercio de la tecnología de doble uso (aquella de uso civil aplicable a lo militar), los mejores clientes vuelven a ser los mismos que después se critican en los medios de comunicación y las portavocías del Gobierno: Irán y China, junto a Estados Unidos, se encuentran en el podio de los mejores compradores.

En medio de todo este maremágnum de despropósitos, donde puede comprobarse que lo visible son las “feroces críticas” y lo invisible las transacciones a cambio de armamento, escuchamos en voz de Esperanza Aguirre una de las declaraciones más irrespetuosas, cínicas y dolorosas que podían realizarse hoy en España.

La lucha de la familia Couso y los movimientos sociales no ha cesado en los últimos años.

La lucha de la familia Couso y los movimientos sociales no ha cesado en los últimos años.

Pasados doce años de la invasión de Irak, esta señora ha declarado hasta tres veces durante un acto en El Retiro de Madrid que ‘España no estuvo en la Guerra de Irak’. Mucha bandera ondeante y mucho desfile por el 12 de Octubre,  sí, pero una falta de respeto de tamaño inmedible para lo que realmente importa. Para lo que sustenta  un verdadero sentimiento patrio que individuos como esta señora al parecer desconoce. Y no es otra cosa lo que lo sustenta que las personas que viven y mueren por culpa de decisiones que toman quienes jamás pisan el escenario de la guerra, pero que las apoyan, firman y ratifican en despachos.

Quizás, de tener que acudir a Irak los hijos de la señora Aguirre o del señor Aznar, la decisión hubiese sido otra.

Quizás también deberían organizar una rueda de prensa a la que acudiesen la familia del periodista Julio Anguita Parrado, del cámara José Couso y delos 13 españoles que  pertenecían al Ejército, al CNI y a la Guardia Civil, y que murieron durante la invasión.

Quizás a la cara de estas personas que perdieron a sus seres queridos se calle por vergüenza.

O quizás no. Tampoco nos sorprendería. Sólo sería un exabrupto más a una lista que esperemos que tras el 20 de Diciembre no se antoje interminable.

Fin de la cita.

The following two tabs change content below.

Alejandro García Maldonado

Licenciado en Derecho por la UMA, ha colaborado en medios como El Confidencial, Claridad Digital, El Turbión, El Importuno y Cubainformación. Autor de las obras "Testigos cegados" (2011) "Transcripción del Manifiesto Comunista" (2012), "Tra due anime" (2015) y "Al resguardo del tilo rojo" (2018). Ha cursado estudios a distancia sobre antropología biográfica en la Bernard Lievegoed University (Zeist, Holanda) y dirige el proyecto literario "Etreso Biografías". Diplomado en Periodismo por el National Council for Training of Journalist de Londres, actualmente escribe un libro de relatos cortos que verá la luz a finales de 2019 y reside en Suecia.

Últimas entradas de Alejandro García Maldonado (ver todo)

Tags: , , , ,

Participa libremente y desde el respeto. Del debate nos enriquecemos todos.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para ofrecerte una experiencia de usuario óptima. Si sigues navegando estás dando tu consentimiento a nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies