10 de octubre del 2018
La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica

Debate

NEIN! NEIN!

23 septiembre 2018 Actualidad

Reflexiono sobre la impericia de las izquierdas en cuestiones de estrategia política. Los parias de la tierra van a por Casado, al que saben dañino como las hormigas, definitivamente lesivo para los intereses básicos de la famélica legión, ruiz con los débiles y servil con los fuertes, al servicio siempre de las élites económicas y medievales del país.

El mentirillas de Cerroseco

7 septiembre 2018 Actualidad

El único hijo de don Pío Sotomayor -director del Banco de Crédito Agrícola de Cerroseco del Caudillo-, era Borja Sotomayor, conocido en el valle de la Victoria por el Mentirillas de Cerrroseco. Borjita era el niño pitongo por excelencia: relimpio, pollo bien, presuntuoso y redicho, siempre oliendo a colonia Álvarez Gómez y a polvos de talco Ausonia. Blanquito como la cal. Relamido.

Poner límites al humor no suena demasiado bien en una sociedad abierta y democrática, por doloroso, patético u ofensivo que sea el ejercicio. El monólogo de Rober Bodegas, que no me hace ninguna gracia, lo considero burdo, facilón y racista. Y como señalaba Manu Sánchez, es un texto humorístico que camina de arriba hacia abajo y no de abajo hacía arriba, que es lo que a mí —personalmente— me divierte por ser transgresor, discrepante y plebeyo.

La estampa fue esperpéntica. El alcaldable del Partido Popular, Antonio Saldaña, congregó a varios miembros de su comitiva para grabar un vídeo en el que su partido político regalaba una lavadora “de segunda mano”, aseguraban, a un lugareño de El Mojo

En este mundo de la política, como en la vida misma, cuando alguien “muere” nos acordamos solo de lo bueno que esa persona hizo. Somos capaces de olvidar los rifirrafes o los malos actos que acontecieron.

Por 30 monedas

2 agosto 2018 Debate

Desde que era pequeño me intranquilizaba mucho la historia de Judas, que vendió a su amigo Jesús a los romanos por unas miserables treinta monedas de plata.
Siempre me ha dado qué pensar y nunca he encontrado una justificación convicente para aquel acto.

A nadie se le escapa que estamos en un momento de cambio. A niveles profundos, de los que cambian la percepción de la sociedad en varios temas. Provienen de muchos sectores, y están coincidiendo en estas dos primeras décadas del siglo XXI.

“Llegaba la hora de salir aquel sábado noche y mi pareja y yo no nos poníamos de acuerdo sobre dónde ir. Yo llevaba tiempo pensando en ir a ver la peli que había conseguido una ristra de Oscars®, mientras que mi mujer tenía ganas de ir a una obra de teatro de su autor favorito. Por primera vez en dos años íbamos a salir solos, sin las niñas. Era un momento que esperábamos con fruición pero que se antojaba complicado debido a que ambos manifestábamos, a priori, diferentes formas de dar contenido a aquella salida especial.

Es una verdadera suerte para las personas que luchamos en contra del sexismo que concursos de bellezas hayan perdido fuelle con el pasar de los años. Recuerdo cuando niño en los noventa, como cada año emitían el certamen de Miss España. Nunca entendí por qué unas mujeres debían caminar en tacones y bikini frente a un jurado. Todos hombres. Además debían sonreír como si caminar en tacones de aguja fuera placentero o divertido.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para ofrecerte una experiencia de usuario óptima. Si sigues navegando estás dando tu consentimiento a nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies