14 de febrero del 2018
La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica

Editorial

Hoy leía en Linkedin -la gran red social del mundo laboral- el post de un señor que acababa de decidir, por los motivos que fuese, dejar su empleo. Le unía una relación muy longeva a su empresa, pero como tantas veces, la coyuntura económica, la cultura empresarial, las relaciones humanas dentro de un entorno de trabajo o sencillamente, la vida, terminan truncando lo que muchos años funcionó.

Le cantaba la comparsa de “el niño” (Antonio Martínez Ares) en el teatro Falla un pasodoble al PSOE hablando de su decrepitud. Ha sido en la misma semana que Felipe González se autoretrataba concediendo una entrevista al diario El Mundo —29 años después— donde evidencia su total desconexión de la realidad

Estarán de acuerdo, si han leído las páginas de sucesos de diarios digitales y en papel durante el pasado año y lo que llevamos de éste, que los dos casos que más han conmocionado a la opinión pública son, por un lado, la más que posible violación en San Fermín de una joven por parte de un grupo de descerebrados -reincidentes abusadores- que se autodenomina La manada, y por otro, el caso de Diana Quer, asesinada por parte de Jose Enrique Abuín, el Chicle, un hombre plenamente integrado en la sociedad.

Los esteroides del Íbex 35 y los mass media, sumados al pésimo papel del Partido Popular en Cataluña -dejando su candidatura en manos de un declarado xenófobo- y la escasa movilización social, le sentaron estupendamente a Ciudadanos (C’s), que consiguió vencer las elecciones catalanas y tener casi imposible formar gobierno.

El de los tirantes

15 diciembre 2017 Actualidad

No, no vamos a hablar del nazi asesinado en Zaragoza. Eso ya lo harán los medios de actualidad y, sobre todo —y lo más importante—, una jueza durante los próximos días.

Vamos a hablar de Pedro J. Ramírez, probablemente, portador de los tirantes más célebres de este país. Es también el máximo responsable de El Español, publicación digital que hace pocos días ha cumplido dos años.

Lo hacen como sin querer hacerlo, de soslayo, a hurtadillas, pero lo van haciendo. Nunca encontrarás el mensaje de forma explícita: Lo camuflan, lo tiñen, lo enmascaran, lo diluyen. Sucede cada día en pequeñas dosis, sin descanso, poco a poco, como la gota china que pretende volverte loco.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para ofrecerte una experiencia de usuario óptima. Si sigues navegando estás dando tu consentimiento a nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies