27 de julio del 2017
La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica

La ventolera

Los de las guerra del abuelo cada vez son más. Esos que menospreciaba Pablo Casado en una actuación aberrante impropia de cualquier representante público, tuvieron este fin de semana una victoria moral como hace tiempo que no tenía la lucha por la memoria histórica y democrática de este país.

Cómo estará el patio para que el Rey Juan Carlos no haya sido invitado a la celebración de los 40 años de democracia.

Dolido“, “irritado”, “molesto“, no son pocos los adjetivos que se han referido al estado de ánimo del Rey Emérito tras su papel en el acto, inexistente. Como era de esperar, los partidos monárquicos y los medios que han sostenido su figura a lo largo de estos años han calificado como un gran error este hecho, el Partido Popular ha pedido la modificación protocolaria y hasta Podemos ha dicho que su presencia allí hubiera tenido “todo el sentido del mundo” (en lo que es más una crítica hacia el elitismo institucional que una defensa).   

El Día del Orgullo. 

Un movimiento forjado en el tiempo y que ha resistido todo tipo de opresiones. Pasan los años y el día Orgullo es cada vez más integrador, cada vez más plural, cada vez más ambicioso -actúa 365 días al año-.

Convengamos que a Guardiola se le tenía ganas, y mucha. La mayoría de periódicos deportivos de Madrid no le perdonan dos cosas, a) su rosario de éxitos como entrenador del F.C Barcelona, y b) su  indisimulado independentismo. Sus formas nunca han gustado, quizás porque simbolizaba todo lo que ansiaban conseguir sus adversarios. 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para ofrecerte una experiencia de usuario óptima. Si sigues navegando estás dando tu consentimiento a nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies