30 de abril del 2017
La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica

Jerez Connection

Hoy mi madre ha ido a una manifestación.

Mi madre.

Tras un día de mucho trabajo ha convencido a su hija para que la acompañe a cantar las cuarenta a los corruptos.

Mi madre. Una sexagenaria que lleva desde los trece años trabajando como una mula aunque no haya cotizado nada.

Oye, ¿y los scouts?, ¿dónde están los scouts?” nos preguntábamos algunas personas que nos manifestamos en las plazas de nuestras ciudades aquel 15 de mayo del 2011. Durante la manifestación sociopolítica más influyente en nuestro país en los últimos tiempos no se vio en las plazas pañoleta alguna. El escultismo, que educa a unos 75.000 niños y niñas en toda España, prefirió pasar desapercibido en aquellos días inciertos, sin participar en las proclamas de una maravillosa revolución ciudadana que desde la indignación exigía igualdad y justicia social.

Se cumple el año tercero del ingreso en prisión de Don Pedro. Don Pedro fue un adelantado a su tiempo, ya que puede considerarse la primera expresión de “populismo de matón y de maratón”. Así, recurría frecuentemente a alimentarse de enemigos externos para afianzar sus postulados (recuérdese el “Cádiz nos roba” como leit-motiv de su actividad política). Y en paralelo, concebía un reino taifa en Jerez sustentado en parte por un pacto de caballeros con don Dinero, y en otra por un matrimonio de conveniencia con el estamento cofrade de la ciudad.

Cuando era joven atravesé una época en la que busqué mi fe. Me sentía como aquel caballero de las Cruzadas que retrató Ingmar Bergman en El Séptimo Sello. Tras explorar esa inquietud, leer mucho al respecto y sobre todo, profundizar en el sentido antropológico e histórico de la religiosidad, acabé plenamente identificado con el ateismo, según la RAE una doctrina que niega la existencia de Dios o de cualquier divinidad.

Anda la derecha jerezana indignada y quejumbrosa por la celebración en la Sala Paul (un espacio sociocultural de propiedad municipal) del primer aniversario de Destraperlo, célebre marca de cerveza local conocida como “la birra más burra“. El evento, con el plato fuerte del concierto de los jerezanos La Pompa Jonda, estuvo repleto de actividades paralelas: catas de cerveza, actividades para los más pequeños (clown, pintacaras, dibujos colectivos, etc), momentos para el baile, o un mercadillo de productos principalmente jerezanos. Unas 500 personas asistieron a un acto de economía local que colgó el cartel de “no hay entradas” y dotó de color, vida y cultura a la Sala Paul, que pudo lucir su mejor aspecto.

Los componentes de las agrupaciones del Carnaval de Jerez firmantes del presente manifiesto queremos trasladar a la opinión pública nuestra absoluta disconformidad con el tratamiento indigno que recibe la programación oficial de Carnaval en Jerez, así como nuestra enérgica desaprobación a la gestión al frente de la Delegación de Fiestas del Teniente de Alcaldía competente, Francisco Camas.

En 2017, en La Réplica hemos pretendido implicarnos con el Carnaval de Jerez e investigar entre sus autores como está el panorama y cómo se vive en la calle. Para ello, hemos contactado con cuatro agrupaciones y sus diferentes autores, con la intención de que nos contesten a tres preguntas muy sencillas que nos hará tomarle el pulso a la fiesta carnavalera de Jerez.

La Memoria Histórica en Jerez tomó impulso cuando hace algo más de dos años nació la Plataforma por la Memoria Democrática de Jerez, constituida tras salir a la luz pública la colocación del busto del escritor fascista José María Pemán en el vestíbulo del Teatro Villamarta. Una vez retirado de allí por el Pleno Municipal (gracias a una propuesta conjunta de Ganemos e Izquierda Unida) la implicación del Ayuntamiento en esta materia ha sido prácticamente nula.

La época navideña es un arma de doble filo. Por un lado, son numerosas las acciones humanitarias que lleva a cabo nuestra sociedad, la mayoría de ellas sin ánimo de lucro y con objetivos humildes, concretos y honestos. Por otro lado, es una peligrosa ventana de oportunidad para quienes saben sacar tajada de determinados contextos, ya sea a nivel publicitario, económico o político.

Cualquiera que salga durante estos días por el centro de Jerez o sus inmediaciones quedará prendado del ambiente navideño que se respira. Es una irresistible combinación de tradición, color, villancicos aflamencados, vino y compañerismo que invade nuestras calles y multiplica su afluencia. El centro de la ciudad presenta un aspecto que durante el año pocas veces luce y cuyo principal reclamo atiende al nombre de zambomba.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para ofrecerte una experiencia de usuario óptima. Si sigues navegando estás dando tu consentimiento a nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies