21 de marzo del 2019
La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica

Opinión

El 8 de marzo es el día elegido para el encuentro entre todas las mujeres del mundo. Mujeres trabajadoras, las que trabajan a cambio de un salario y aquellas otras que trabajan para el mantenimiento de la vida, esa tarea a veces tan ingrata de los cuidados que hacen a cambio de nada. El día en que todas se reúnen y dan la bienvenida a una jornada en el que nada hay que celebrar y sí mucho que reivindicar, porque lo que ese día viene a recordar es que las desigualdades aun siguen estando presentes en todas las sociedades del mundo, y por eso es necesario reivindicar las mismas cosas, porque en esencia, la vida de las mujeres ha cambiado muy poco.

Una tal Isabel Rábago, ‘tertuliana del corazón’ afiliada al Partido Popular, ha ‘incendiado las redes’ con una planificada intervención, dirigida a producir precisamente ese efecto: “No soy feminista, soy femenina”. Internet, Twitter, lo que sea, ha respondido en consonancia. Esto último es lo de menos ahora.

Hace justo un año visité Benalup-Casas Viejas, una noche en la que se recreaban los sucesos de 1933. Teatralizaban cómo un grupo local de anarquistas trataron de tomar el cuartel de la guardia civil, y la posterior represión que sufrieron, en la que entraron a tiros en el pueblo, incendiando varias casas y fusilando a participantes, vecinos y sospechosos de haber participado, e incendiaron la choza del anarquista Seisdedos, muriendo calcinados la mayoría de sus ocupantes.

Y MANUELA SÍ PUDO

15 febrero 2019 Actualidad

El día en que una indignada Manuela Vargas se plantó, a finales de septiembre, por primera vez, frente al hotel Tierras de Jerez reclamando el salario que le adeudaban —algo más de 31.000 euros— seguramente no fuera consciente de que iba a protagonizar una de las acciones sindicales más heroicas de la historia moderna de Jerez.

Tenga cuidado con lo que usted vota.

Con el rechazo a los Presupuestos de C´s, PP, PDeCAT, ERC, Coalición Canaria y Foro Asturias, se quedara sin aprobar que el permiso por paternidad alcance las 8 semanas (piénselo si usted va a ser madre o padre próximamente), tampoco se incrementará el gasto en dependencia un 59% (piénselo si tiene familiares con movilidad reducida o una grave enfermedad y requiere asistencia personalizada), el copago farmacéutico para pensionistas seguirá existiendo (piénselo si usted es mayor y visita a menudo la farmacia), la prestación por larga duración seguirá en los 55 años (piénselo si ronda usted los 52 y no tiene donde caerse muerto), la lucha contra la violencia de género no recibirá los 220 millones adicionales que se esperaban (piénselo si usted es mujer y le preocupa esta abominable lacra), tampoco aumentará las becas (piénselo si es estudiante y no dispone de efectivo), ni habrá ayudas para el empleo y/o el alquiler joven (piénselo si usted es un joven con recursos limitados) entre otras medidas frustradas.

Ese partido del que usted me habla, Ciudadanos y los separatistas, todos a una como en Fuenteovejuna –ya ven la cabeza del comendador en una pica-, votan al unísono para tumbar los presupuestos más sociales que se recuerdan.

The relator

8 febrero 2019 Actualidad

El domingo celebramos fiesta en Madrid al hispánico modo, en la plaza de Colón. A la hora en punto, con permiso de la autoridad y si el tiempo lo permite. A las 12 de la mañana, después de misa. Montañas nevadas, banderas al viento y ritmos caraqueños. Oposición pacífica a la vista. ¿Les suena de algo? Hay que “echar a Sánchez”, por ser “el mayor traidor de la historia de España”.

Os voy a hablar de un concepto muy ilustrativo llamado “Schadenfreude” (se pronuncia “sadem froid”). Esta palabra alemana define el placer que se siente cuando otra persona se derrumba. Específicamente, el sentimiento de alegría o satisfacción que genera la infelicidad, sufrimiento o humillación de otro. En nuestro idioma se podría usar el término de regodeo o, más generalmente, sadismo, si bien el schadenfreude tiene connotaciones más sutiles y más inquietantes.

Andaluces, ¡levantaos!

5 febrero 2019 Actualidad

Ayer me dio por hacerme con un parche de la bandera andaluza, de esos que uno normalmente añade a su mochila para darle más sentido cosmopolita. Es curioso que tras años de viaje y trabajo en más de cinco países nunca había pensado en hacerme con uno de mi tierra.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para ofrecerte una experiencia de usuario óptima. Si sigues navegando estás dando tu consentimiento a nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies