15 de diciembre del 2018
La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica
Actualidad

Reseñas

Por fin algo interesante, pienso, antes de acudir al teatro municipal a ver “La vuelta de Nora. (Casa de Muñecas 2)”. Un halo de luz en la nuevamente decepcionante programación del curso teatral jerezano. Se trata de una secuela libérrima de la célebre “Casa de Muñecas”; es una moderna obra de corte feminista que sitúa la acción en otro siglo, el XXI, pero con los mismos protagonistas que su antecesora.

Muerte al Club de la lucha

20 junio 2018 Actualidad

A modo de apéndice al capítulo “Zorras normales, normies y el lamestream” del ensayo Muerte a los normies, añadiría el capítulo “El padre fabricado como la producción central del delirio” del ensayo de Jesús González Requena, “El club de la lucha, apoteosis del psicópata”, donde la frustración del macho beta viene condicionada por la ausencia del padre. En el libro de Palahniuk, Tyler Durden suple al padre que el personaje de Norton echa en falta.

Siempre me pregunté por qué el barroco sevillano fue tan oscuro, siendo Sevilla una ciudad luminosa. Esto siempre me lo planteaba cuando observaba los cuadros de Valdés Leal en el sevillano Hospital de la Caridad. Me refiero a obras tan tétricas como In Ictu Oculi y Finis gloriae mundi (en un abrir y cerrar de ojos, el final de las glorias del mundo).

Todavía hoy, la condena de Sócrates se explica en las aulas en clave de “barbarie de la filosofía”. Si atendemos a los escritos de Platón y Jenofonte, Sócrates era un tipo con elevados principios morales, sabio, educador, feo pero carismático, sobrio en sus preguntas, excelso en las conclusiones.

Kierkegaard fue un filósofo danés del siglo XIX que tuvo una infancia algo complicada. Criado en el seno de una familia muy numerosa y religiosa, tuvo que sufrir desde bien pequeño la manía persecutoria de su padre, convencido de que Dios había decidido que mataría a toda su familia de uno en uno y a lo largo de los años.

Varias disyuntivas emocionales, el factor del azar, la manzana prohibida, los sueños que dejamos escapar, el desaliento del desamor, el pulso al tedio, la pasión por el cine… una melodía ya escuchada en el sempiterno revival del maestro Woody Allen, de un tiempo a esta parte más reiterativo que nunca.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para ofrecerte una experiencia de usuario óptima. Si sigues navegando estás dando tu consentimiento a nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies