20 de mayo del 2018
La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica



De Cebrián y la charla que concedió a Jordi Évole no fue lo más inquietante su autoasumida condición de establishment, el uso y abuso de la palabra influencia, que entendiera normal la creación de discursos prefabricados por parte de las élites para que calen en la sociedad, que se salvaguardara de la decrepitud del monstruo que comanda y vanagloriase de sus éxitos, que aceptara la influencia de determinados actores políticos dentro de la línea editorial, que vea normal las contraprestaciones entre partidos y medios, que señalara a los periodistas por su autocensura cuando es él mismo quien amordaza y expulsa periodistas de los medios, que comentara con sorna la retirada de una portada, se cabreara ante sus propias contradicciones (“no me da la gana de hablar de eso“) o su parternalismo perdonavidas en relación a su entrevistador… en fin, en una hora se radiografían gran parte de los males que azotan a este país en su línea de flotación. Como decía Maraña, el personaje se autoretrata y con él, se autoretrata la estética y la ética del poder. Lo verdaderamente inquietante fue la institucionalización de su discurso y el calado social que implica.

Esa retorcida visión de que la única opción de progreso es la economía de mercado en un mundo donde las élites filtran nuestros contenidos culturales (Jotdown como ejemplo paradigmático), comandan las reglas de nuestra lengua (la RAE) y establecen sólidas alianzas que perpetúan su concepción de la realidad.

Con una asombrosa naturalidad se asume que el sistema se sustenta en relaciones de amigotes y en su manejo de influencias y privilegios. Con perversa condescendencia nos dejan aspirar a sustituirlos según sus patrones. Cebrián, referente periodístico para la generación de nuestros padres ha mutado a referente en manipulación periodística, redes clientelares y aprovechamiento de contactos, dilapidando de paso la credibilidad de su medio más significativo. El lado oscuro del periodismo español hace una demostración de fuerza a la vez que perpetúa su mensaje: así son las cosas y así van a seguir; todos y todas los sabemos. Tenebroso.

The following two tabs change content below.
Escritor y Social Media Manager. Ha publicado artículos culturales para medios como La Marea, Secretolivo, Perarnau Magazine o La Voz del Sur. Ha escrito el libro Yo, precario (Libros del Lince 2013), Hijos del Sur (Tierra de Nadie 2016) y Juan sin miedo (Alkibla 2015). Ha sido traducido al griego y al alemán. En 2014, creó La Réplica, periodismo incómodo.

Últimas entradas de Javier López Menacho (ver todo)

Tags: , , , , , ,

Participa libremente y desde el respeto. Del debate nos enriquecemos todos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para ofrecerte una experiencia de usuario óptima. Si sigues navegando estás dando tu consentimiento a nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies