22 de julio del 2017
La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica



El recién concluido festival de Cannes ha otorgado la Palma de Oro a Ken Loach por su último filme I, Daniel Blake. Loach en esta ocasión triunfa[1] con un alegato contra la austeridad neoliberal que ahoga el sistema social británico[2]

El papel del cine como entretenimiento no oscurece las diversas funciones que este puede representar. El cine puede ser un arma política a la vez que una píldora emotiva, puede ser tanto un dispositivo de concienciación o de persuasión como una herramienta explicativa y cognoscitiva. 

Y Loach no es el único que utiliza el séptimo arte para denunciar, describir o recuperar procesos históricos, sociales, económicos, ecológicos…, La batalla de Argel o el neorrealismo italiano dan buena cuenta de esto.

Batalla Argel

 

Hoy, ahora, en estos momentos, en el mundo existen gran cantidad de “focos perturbadores[3]”, desde la globalización descontrolada, pasando por las crisis humanitarias, la amenaza ecológica o terroristas, el triunfo de las mafias financieras hasta las interminables hambrunas y penurias que atraviesan el planeta. Y nos podemos hacer eco de esto a través de las imágenes de niños desnutridos que envían las agencias desde África o con un tweet sobre niñas violadas en Nueva Delhi retuiteado desde Oslo, pero rara vez usando el prolijo informe de alguna ONG donde datos y estadísticas ponen negro sobre blanco temas como la esclavitud o el abuso infantil, por ejemplo.

En el saturado e incontrolado mundo de la información[4] la noticia llega, se representa con un gran titular o una imagen espectacular durante unos segundos y se pasa a otra no menos llamativa, la inmediatez y el impacto se han convertido en el eje central de (casi) todos los medios de información, mientras, el ciudadano, sin capacidad de análisis ni de digestión ha de acudir a lecturas especializadas, artículos o documentales para poder desarrollar una visión particular, razonada y razonable y aquí, en este momento, el cine puede ser una gran ayuda. 

En las últimas semanas los mass medias nos bombardean con escuetos y a veces interesados titulares sobre temas concretos y candentes, el tratado de libre comercio, su impacto sobre los derechos labores o el papel de las multinacionales. El golpe blando a Dilma se mira de reojo pues Brasil queda muy lejos. El sistema de pensiones español tiembla y la pobreza recorre el país mientras el debate público versa sobre banderas o si Caracas, más cercana que Brasilia, es capital de provincia española. La renacida extrema derecha europea acapara alarmantes portadas aunque las causas de su renacimiento no ocupan las líneas o minutos necesarios. El movimiento obrero francés pone contra las cuerdas al gobierno socialista (al menos en siglas), arrodillado este a la Europa de los mercaderes. Por ultimo “el temeroso de dios” y multimillonario candidato republicano declara la guerra de antemano al papa, a los musulmanes y a cualquiera que represente una amenaza para “el modo de vida americano”, y todo esto lo recibimos en un instante y a borbotones, mientras miramos el televisor, abrimos el periódico o escuchamos la radio en el coche.

Odio

Por motivos de extensión no abordaré ni una mínima parte de los problemas actuales[5] que pueden analizarse, comprenderse o simplemente conocerse a través del cine.

Creo que sobrará con algunos ejemplos:

1ª- ¿Tienen las multinacionales y el mundo financiero mas poder que los estados? ¿Podemos perder los derechos laborales adquiridos a través de años de luchas con el TTIP?

2ª- ¿Que sabemos realmente de Latinoamérica? ¿Los casos de Brasil y Venezuela son novedosos?

3ª- ¿Tiene el movimiento obrero capacidad de parar la ofensiva neoliberal? ¿Se encuentra herido de muerte el sistema de bienestar europeo?

4ª- ¿Por qué surge la extrema derecha? ¿Tiene algo que ver la inmigración o el desempleo con la emergencia de estos movimientos?

5ª- Ahora que España ha salido de la crisis ¿la campaña electoral debe centrarse en Venezuela y en las banderas independentista o por el contrario existen otras preocupaciones en los españoles que deberían abordarse?

6ª- ¿En serio puede ser Donald Trump presidente de EEUU?

Todas estas preguntas se pueden responder, basta con detenerse un momento y acudir por ejemplo a Internet o a la biblioteca y comenzar a investigar, de las múltiples fuentes analizadas, el ciudadano escogerá una (o dos), cualquiera, la que le parezca mas científica, mas emotiva o la histórica… y se formará una opinión, su opinión, y ésta, sin que pretenda ser una verdad inmutable[6] será al menos razonada y razonable, pero este ejercicio tiene un coste que no siempre se esta dispuesto a pagar, sin embargo, el ver una película puede resultar mas cómodo, mas entretenido e igual de útil.

Unas pocas películas[7] que pueden ayudar a responder las cuestiones anteriores.

El Capital

1ª-La globalización, el capitalismo salvaje, el poder de las multinacionales o la perdida de derechos sociales y laborales a través de El Capital de Costa Gavras, El Jardinero Fiel de Fernando Mierelles, Recursos Humanos de Laurent Canet, Dos días y una noche de Jean Pierre y Luc Dardanne, Las nieves del Kilimanjaro de Robert Gudeguian, Hoy empieza todo de Bertrand Tavernier o La Cuadrilla de Ken Loach.

2ª-La particularidad Latinoamericana desde Apocalycto de Mel Gibson, La conquista del Paraíso de Ridley Scott, La misión de Roland Joffé, Machuca de Andrés Wood, Estado de Sitio o Desaparecido de Costa Gavras, Tropa de Elite 1 y 2 de José Padilla, La Batalla de Chile de Patricio Guzmán o Elefante banco de Pablo Trapero.

The-Pride-movie-poster

3ª-Las luchas obreras en Germinal de Claude Berri, La clase obrera va al paraíso de Elio Petri, Pride de Matthew Warchus o Billy Elliot de Stephen Daldry.

4ª- Las condiciones para la emergencia de los movimientos de extrema derecha por ejemplo con El Odio de Mathieu Kassovitz, La Ola de Dennos Gansel, This is England de Shane Meadows, Hitler: el reinado del mal de Cristian Duguay o La caída de los dioses de Luchino Visconti,

5º-Sobre la recuperación económica española están Techo y comida de Juan Miguel del Castillo, Los lunes al sol o Princesas de Fernando León de Aranoa.

6ª-La peculiaridad política y social de Estados Unidos en Game of Change de Jay Roach (HBO), Bowling for Columbine, Fahrenheit 9/11 de Michael Moore, Lincoln de Steven Spielberg, Los Idus de marzo de George Clooney, 12 años de esclavitud de Steve McQueen o Pan y Rosas de Ken Loach.

Dijo Ettore Scola que “El cine tiene una tarea que también es un deber, contar la realidad para que el publico la entienda mejor. Sobre todo para el publico joven”

 


 

[1] Ya lo hizo con “El viento que agita a la cebada” en 2006.
[2] Se puede extrapolar al modelo Europeo en general.
[3] En referencia al concepto geopolítico de Ignacio Ramonet.
[4] En referencia a los “Mass Media” visuales, radiofónicos, escrito o 2.0.
[5] Paloma García Picazo, en su magnifico libro “Teoría breve de las relaciones internacionales”- Ed.Tecnos 2009- realiza una enorme selección filmografica al respecto.
[6] Generalmente intervienen sesgos culturales, político o religiosos por ejemplo.
[7] He intentado que las películas utilizadas como ejemplos sean más o menos actuales y de fácil acceso, muchas de ellas se pueden encontrar sin complicaciones en Internet.

The following two tabs change content below.

Antonio Jose Pecellín

Graduado en Ciencias Politicas y Máster en Intervención Social

Últimas entradas de Antonio Jose Pecellín (ver todo)

Tags: , , , ,

Participa libremente y desde el respeto. Del debate nos enriquecemos todos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para ofrecerte una experiencia de usuario óptima. Si sigues navegando estás dando tu consentimiento a nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies