24 de junio del 2017
La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica



Desde que estallara la burbuja inmobiliaria y entráramos oficialmente en crisis económica, España cuenta con una generación (la nacida entre los 80 y los 90) habituada a sobrevivir en la precariedad y la incertidumbre, que ha hecho de la improvisación y el cortoplacismo su modo de vida y cuyos ambiciosos sueños, alimentados por el relato de sus padres, han terminado descubriendo una realidad cruda y desagradecida.

Algunos, los más tercos, se quedaron capeando el temporal, obstinados en conseguir la oportunidad que creían merecer, y otros, desencantados y aburridos, probaron suerte en países más prósperos de la despótica Unión Europea, buscando resituarse, obligados por las circunstancias y la necesidad a aprender idiomas y competir con otros compañeros de viaje.

En Los exiliados románticos, el director Jonas Trueba, del que nos consta su faceta activista, toma una instantánea certera y modesta de  la generación JASP, relatando un viaje en furgoneta de tres amigos alrededor de Europa (un poco a lo Cuatro amigos, de David Trueba). Los tres buscan aclarar su vida sentimental, verdadero leitmotiv de su aventura, pero acaban dándole a ésta el mismo carácter espontáneo e inseguro que antes citamos.

Exiliados Románticos
Son personajes que rondan la treintena, exiliados del sistema que se sienten inseguros y que manifiestan un evidente miedo al compromiso.

En poco más de 70 minutos, la minimalista aventura de estos emigrantes deja un poso nostálgico del que tiene mucha culpa Tulsa, la genial cantautora madrileña que participa activamente en el relato.

Y aunque tenga un par de escenas chirriantes (el chiste de la conversación final entre las dos chicas o parte de la cena), Trueba aprueba el examen con nota, quizá porque su empatía con esta generación es total, quizá porque a él también le prometieron un porvenir de éxito que nunca llegó, un futuro ilusionante y esperanzador de cartón piedra.

Puede que Trueba fuese objeto de la broma macabra de nuestra generación predecesora y su particular venganza sea describir el vacío que nos asola. Sería bonito pensar, que pese a todo, somos conscientes de esta cruel paradoja y que sólo estamos reordenando nuestras ideas, buscando el recoveco para salir de esta oscuridad hacia un destino mejor. No podemos quedarnos ensimismados con cara de víctima. Nos urge revertir esta situación.

The following two tabs change content below.
Periodista, fotógrafo y diseñador gráfico. Ha escrito en Diario de Cádiz, Rock Estatal, y El Club de los Imposibles. Es director de La Réplica. Participa en Ganemos Jerez.
Tags: , , , , , , , ,

    Una Réplica

  1. David Condis

    Buen artículo. Te comento que el título está tomado del historiador E.H.Carr, quien escribió un ensayo sobre los revolucionarios rusos que luchaban contra el zarismo antes de la revolución rusa: Herzen, Bakunin y Ogarev, entre otros.
    Te cuelgo el enlace.
    Un abrazo,

    David Condis

Participa libremente y desde el respeto. Del debate nos enriquecemos todos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para ofrecerte una experiencia de usuario óptima. Si sigues navegando estás dando tu consentimiento a nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies