12 de diciembre del 2017
La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica



Mucha gente en Jerez, algunas personas de mi círculo más cercano, habían participado de un modo u otro en “Techo y Comida”. Todos me hablaron estupendamente de la ópera prima de Juan Miguel del Castillo. Precisamente por ello acudí al cine con reservas. Conviene ser prudente ante un posible hype.

Pero empieza la película y pronto uno percibe la desbordante autenticidad del relato, pronto quedo absorto en la dura historia de Rocío, una joven sin estudios, con un hijo de 8 años que cuidar, sin apenas ingresos pero con un alquiler a cuestas que no puede pagar, con la sempiterna amenaza del desahucio y la indiferencia y la sinrazón de una sociedad individualista, incapaz de dar respuesta a las familias más vulnerables.

“Techo y Comida” duele, te aturde, te pellizca el estómago y finalmente te deja anestesiado con un brutal golpe de realidad. Es imposible no involucrarte en un drama tan conmovedor cuando el relato ocurre en las calles que pisas a diario.

techoycomida_natalia

Acomodados en nuestro universo de confort, no vemos la cantidad de familias que permanecen excluidas socialmente. Y están ahí. Son las mismas que hacen cola en Caritas, que van a la hora del cierre a los supermercados a mendigar excedente, las mismas que rebuscan en la basura porque está antes la necesidad que la vergüenza.

Del Castillo lo cuenta con crudeza, de manera parca y ruda, con un minimalismo sobrecogedor, huyendo del sentimentalismo fácil y dejando que los silencios y las imágenes hablen por sí solas. Techo y Comida nunca alecciona y deja el balón en el tejado del espectador. Ante tanto cine paternalista, se agradece.

Todos los éxitos, que son muchos, de esta modesta cinta serían irrealizables sin el enorme papel de Natalia de Molina. Si la Academia fuera justa tendrá que arrodillarse ante este soberbio ejercicio interpretativo. Molina, a pesar de soportar muchos minutos de metraje ella solita, sale siempre vencedora del pulso con la cámara, dibujando un personaje tan real que parece cotidiano, sacado del Jerez más profundo y necesitado.

Buen ojo de Del Castillo, que se muestra como digno sucesor de Aranoa y sigue la estela de los hermanos Dardenne. Todo el futuro es suyo. De momento, ha dejado para el recuerdo un fenomenal debut que nos incita a ser mejores personas. No es moco de pavo.

The following two tabs change content below.
Periodista. Codirector de La Réplica.
Tags: , , , , , , , , , ,

Participa libremente y desde el respeto. Del debate nos enriquecemos todos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para ofrecerte una experiencia de usuario óptima. Si sigues navegando estás dando tu consentimiento a nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies