20 de noviembre del 2017
La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica



Estimado Albert, con el nepotismo administrativo no se juega. ¿Cómo se te ocurre la idea de suprimir las Diputaciones y reformar el Senado? ¿Te has vuelto loco? ¿Acaso crees que en la Administración funcionamos bajo los principios de eficiencia, eficacia, ahorro de costes, coordinación…?  Mira, deja que te lo explique, brevemente, sin necesidad de que tengas que acudir a los numerosos libros de crítica de la Administración española.

Veamos, imagínate que quieres ser funcionario y que apruebas la oposición. Imagínate, incluso, que las oposiciones son totalmente limpias y que siempre aprueban los mejores con la nota que les corresponde. Eso sí, los mejores “loros”, tampoco te creas que esto de las oposiciones es más sofisticado. Tiene su lado bueno, eso sí, memorizando se aprenden cosas, cuestión distinta es que se analice aquello que se aprende. Imagínate que ya te han nombrado funcionario de carrera en el Boletín Oficial del Estado, con plaza para toda la vida pero en una ciudad que no es la tuya. Pongamos por caso que tú eres de Alicante o de Madrid, y que te han destinado a Barcelona, y que sabes que no te vas a mover de Barcelona en diez años. Quizá no te apasiona la política pero intuyes que algo ha tenido que ver el carné del PP o del PSOE para que ese compañero tuyo recién llegado a la ciudad haya logrado regresar en tiempo récord a Alicante o a Madrid. Incluso te sorprendes de que ese compañero sea el más vago de todos, el que peor ejerce su función, el más inútil, vamos; pero que no obstante su inutilidad y dejadez lo han nombrado subdirector o director de algún organismo. En este contexto, por qué no cultivar las llamadas de teléfono, la pequeña conspiración. O quizá tienes suerte y tu familia tiene contactos en Madrid y en breve tu tío, tu madre o tu abuela habrán convencido al Director General X o a la Subdirectora Y para que creen una plaza de asesor del coordinador de parques naturales en la provincia de Madrid, un cargo que no sirve para nada pero que te permitirá volver a tu ciudad con tu familia y amigos. ¿Entiendes ahora para qué sirven las Diputaciones? Imagina que se convocan terceras elecciones y que tu partido sigue perdiendo escaños y que te quedas con 24. ¿Qué haces con los 8 que perdieron su escaño? Si tienes suerte serán funcionarios de carrera y podrán reincorporarse en su destino a la espera de una nueva ocasión, o podrás pagarles un sueldo con el dinero que te ha dejado la banca. Pero si no, qué haces con ellos. Enviarlos de Diputados Provinciales, por ejemplo. Y con ellos a toda la troupe de asesores, palmeros, animadores e “hijos de” que pululan a tu alrededor.

¿Y el Senado Albert? Anda que no mola el Senado. Poco trabajo para el Senador y menos todavía para sus asesores, palmeros y figurantes.

Creo, no obstante, que esto ya te lo han empezado a explicar y que en tu partido ya has empezado a ver cómo funciona esto de la libre designación. Así que vas a conformarte con una pequeña reforma, no vaya a ser que de tanto insistir vayan a hacerte caso y no tengas dónde colocar a los tuyos, pues todos sabemos que esto de la política es un “modus vivendi” y que lo de la vocación de “servicio público” es un camelo, algo tan falso o más que el atraco de Lochte en Río de Janeiro.

Poco a poco Albert te irán convenciendo de que la mejor reforma que puedes hacer es la del baño de tu casa, ponlo a tu gusto, con alicatado hasta el techo, o mejor deja que tu pareja se encargue de la reforma. Y del Senado olvídate, salvo que veas que sus baños necesitan una mano de pintura y que conviene aprobar un pliego de cláusulas administrativas para celebrar un contrato. Que sí Albert, sé fuerte, hazme caso.

The following two tabs change content below.
Escritor y letrado de la Seguridad Social. Leo, reflexiono. Me disgusta el clasismo, muestra de superficialidad e ignorancia. Mi referente es la honestidad, mi fin el comportamiento ético. La Administración española es estructuralmente corrupta. Replicar es más necesario que nunca.

Últimas entradas de David Condis (ver todo)

Tags: ,

Participa libremente y desde el respeto. Del debate nos enriquecemos todos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para ofrecerte una experiencia de usuario óptima. Si sigues navegando estás dando tu consentimiento a nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies