27 de julio del 2017
La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica



La marca Ciudadanos ha iniciado una nueva y desconcertante etapa en su hoja de ruta política, tanto en el ámbito nacional como a nivel regional o local. Se trata de una estrategia que viene barruntando Albert Rivera desde aquel 20 de diciembre del 2015, cuando la formación naranja consiguió 40 escaños —bastante menos de las previsiones en las encuestas realizadas por medios afines—, pero que se acentuó a partir del 26 de Junio del año siguiente, momento en el que se tuvo que conformar con 32 diputados.

Ante tal descalabro, en la sede naranja saltaron las alarmas. Ciudadanos, una vez desenmascarado como partido muleta de Rajoy, debía y debe ingeniárselas para mantenerse en posiciones influyentes si no quiere convertirse en el remedo de UPyD. El liberalismo nunca ha gozado de un gran espacio político en España. La cosigna está clara: pactar y/o cogobernar a cualquier precio. En el gobierno central, en las diputaciones y en las alcaldías, da igual dónde, da igual cómo. ¿La excusa? “Garantizamos la estabilidad y la gobernabilidad“, se les ha escuchado decir en varias latitudes.

El mandato es tan claro que los concejales y diputados de Ciudadanos no vacilan en “ofrecerse“, dejando caer en las entrevistas y declaraciones públicas que ellos serían buena opción para apuntalar los gobiernos, aunque casi nunca liderándolos. Un opción “sensata y solvente“, aseguran. Si es con el PP, mejor, señalan desde Madrid.

Es una estrategia discutible, que se fundamenta en que la estancia en los gobiernos es la manera de perpetuarse como fuerza política. Ya saben, aquello de que solo si te ven en las instituciones te imaginan gobernando. El problema es que Ciudadanos ha dado tantos giros de tuerca y vende tan barata su piel que puede caer en el descrédito. Una estrategia que puede obedecer a que, pese a que Girauta insista en que ellos legislan, lo cierto es que Ciudadanos legisla poco y regular, y su número de propuestas es sensiblemente inferior al de otros partidos políticos.

No apoyaremos a Rajoy pero al final sí, seremos inflexibles ante la corrupción pero al final no, con Susana Díaz no tenemos intención pero ahora sí… Ciudadanos, que fue un partido de laboratorio ideado para contrarrestar a Podemos desde la derecha, que llegó a conectar con demasiadas personas de mediana edad más por su apariencia que por su textura política, se ha quedado sin la carta anticorrupción. No ha hecho nada para contrarrestarla. Ya es, sencillamente, otro partido de derechas. Por mucho que aparezca Rivera en la Vanity Fair cortando tarjetas black, la realidad es que Ciudadanos no ha querido ni sabido terminar con los gobiernos corruptos (Murcia, Madrid, España) y ha preferido alinearse del lado de los que ya ocupaban las instituciones. Han sido —y serán— cómplices y subalternos de las élites dominantes. En otras palabras, si por Ciudadanos fuera, no habría cambios drásticos en las instituciones y la disputa más que ideológica, sería de una cuestión de sillones.

Con una militancia en estado de fuga –146 tránsfugas en dos años-, una crisis importante en Cataluña y el País Valenciano, habiendo perdido una cantidad ingente de concejales en los municipios, expulsados del gobierno de Valdemoro (uno de sus logros más importante según el número de habitantes, 73.000), con Girauta desatado diciendo barbaridades machistas en las redes sociales y Rivera perdiendo protagonismo tras la resurrección de Pedro Sánchez y la moción de censura de Podemos, la mejor noticia para Ciudadanos ha sido la victoria de Emmanuel Macron, un éxito que ni tan siquiera les pertenece. Ciudadanos se aferrará en los próximas elecciones a los pactos y el marketing para garantizar su supervivencia. ¿Les saldrá bien la jugada?

The following two tabs change content below.
Periodista, fotógrafo y diseñador gráfico. Ha escrito en Diario de Cádiz, Rock Estatal, y El Club de los Imposibles. Es director de La Réplica. Participa en Ganemos Jerez.
Tags: , , , ,

Participa libremente y desde el respeto. Del debate nos enriquecemos todos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para ofrecerte una experiencia de usuario óptima. Si sigues navegando estás dando tu consentimiento a nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies