22 de septiembre del 2017
La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica



Sí, vamos a hablar de superhéroes. La Civil War de los cómics Marvel surgió después de los atentados del 11 de septiembre, en un contexto en que la sociedad estadounidense sacaba a la palestra un debate tan antiguo como aparentemente irresoluble: La difícil dicotomía entre seguridad y libertad. No es un debate baladí, pues ha ido persiguiendo a la sociedad occidental en los últimos años, en relación a esa herida abierta precisamente el 11 de septiembre de 2001 y que sigue presente en nuestros días: La barbarie terrorista.

Con Civil War se exploraban los límites de ese debate en un contexto comiquero que ofrecía varios niveles de lectura. Porque los superhéroes se enfrentan a su propia disyuntiva, la de controlar o no sus identidades en pos del común a través de un registro superheroico, denominado “Acta de Registro de Superhumanos”. Un paralelismo acertado del entonces reciente Acta patriótica estadounidense, surgido a partir de los atentados del 11S. Así, lo que parecía una Secret Wars más, un reclamo para hacer dinero, devengó en una serie interesantísima, donde las analogías entre la ficción y la realidad surgían de forma constante. Si en la ficción había cárceles de máxima seguridad, en la realidad estaba Guantánamo, si en la ficción se trataba con delincuentes para obtener información privilegiada, en la realidad se daba la política exterior estadounidense (de aliados más que cuestionables en su reciente historia), si la ficción trataba al bando del Capitán América como traidores de la patria, en la realidad también se señalaba a según quién opinara diferente, como tales.

civil-war-final-sp_k9sp
Esto supuso un gran impacto pues, de repente, el cómic mainstream, el que más ejemplares vendía, se lanzaba (después de unos años 90 desastrosos) a tratar temas no sólo pertinentes sino actuales. Que los cómics Marvel se lanzaran a tratar temas de tanto calado en la sociedad norteamericana (y por ende, mundial), hablaba bien del momento de la industria. Años después, la conversión de Marvel hasta conformarse como un imperio cinematográfico, ha posibilitado que desde los mismos films de superhéroes se pudiera tratar temas de un calado similar. Para esta ocasión, estaban todos los ingredientes bien dispuestos. Taquillazo asegurado, una construcción del contexto excelentemente llevada por sus antecesores y personajes que gozan con el favor del público.

Y sorprendentemente, Civil War deja pasar esa oportunidad. No digo que sea una mala película, todo lo contrario: está perfectamente estructurada, tiene acción a raudales, respeta la idiosincrasia del grupo y mantiene el espíritu de las anteriores del Capitán América (espionaje, control de las fuerzas del estado, dilemas vitales)… como película de género lo tiene todo. Excepto ambición para trascender más allá de sí misma. En la Civil War de los cómics el conflicto emocional entre Iron Man y Capitán América quedaba inhibido por la cuestión de estado, tan capital, tan prioritaria, tan inabordable que sólo queda el desastre. En la Civil War recién estrenada, el universo Zemo y de espionaje postsoviético termina eclipsando el que debiera ser el debate final: Si nos aventuramos o no a controlar lo desconocido, si nos creemos capaces de controlarlo, si la barbarie admite las cadenas.

 

The following two tabs change content below.
Escritor y Social Media Manager. Ha publicado artículos culturales para medios como La Marea, Secretolivo, Perarnau Magazine o La Voz del Sur. Ha escrito el libro Yo, precario (Libros del Lince 2013), Hijos del Sur (Tierra de Nadie 2016) y Juan sin miedo (Alkibla 2015). Ha sido traducido al griego y al alemán. En 2014, creó La Réplica, periodismo incómodo.

Últimas entradas de Javier López Menacho (ver todo)

Tags: , , , , , , , , , ,

Participa libremente y desde el respeto. Del debate nos enriquecemos todos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para ofrecerte una experiencia de usuario óptima. Si sigues navegando estás dando tu consentimiento a nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies