28 de marzo del 2017
La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica



Hace escasas horas que terminó el Concurso Oficial de Agrupaciones de Carnaval de Málaga en el emblemático Teatro Cervantes, evento cultural de esta bendita ciudad en la que he tenido el orgullo de participar como miembro del jurado en el apartado de Murgas y Cuartetos.

Un total de 34 murgas, de las cuales 18 eran de otras provincias de Andalucía,  tres cuartetos de la provincia de Málaga, 23 comparsas, de las que 10 eran de otras provincias de Andalucía, un coro gaditano y cinco agrupaciones infantiles malagueñas. Esta ha sido la composición del concurso en un año en el que se ha contado con más agrupaciones que en ninguno de los anteriores. Un concurso que a pesar de contar con representación de casi todas las ciudades de Andalucía, no ha parecido de suficiente relevancia para RTVA.

Esta tarea de jurado, por la cual obviamente no se obtiene ninguna remuneración más que el privilegio de poder contar con un sitio envidiable en el Alameda y el Cervantes para ver de cerca las actuaciones, es semejante a la que tiene un árbitro de cualquier deporte: todo el mundo lo habría hecho mejor que tú.

Es completamente lógico y comprensible que cuando se trata de eventos culturales , en los que se mezclan arte, pasión y sentimientos, nunca llueva a gusto de todos, y no siempre se acepte los resultados en caliente. Y por ser así, es precisamente que se le llama fallo del jurado al resultado que se da a conocer tanto para acceder a Semifinales y Gran Final, como para ganar el Concurso.

Yo que he concursado en nuestro carnaval y he sido y soy aficionado, lo seguiré siendo más aún tras esta experiencia. Además, también he tenido alguna vez mis diferencias en pasados certámenes con los diferentes fallos que ha dado el jurado durante los diferentes concursos. Y lógicamente, no ha sido diferente este año, ya que cada uno de los miembros del jurado se crea sus quinielas tanto durante el concurso como para la Gran Final . Y por ello, cada uno espera que se den unos resultados concretos que al final pueden lógicamente no darse, al tratarse de un cómputo total de diez opiniones diferentes.

No obstante, una vez vista esta maravillosa fiesta desde este prisma, puedo afirmar abiertamente varias cosas.

En primer lugar, que este concurso está en muy buenas manos.

En segundo lugar, que más allá de que nos gusten o no los resultados, se trata de una labor limpia, en la que en ningún momento se me ha dirigido nadie para insinuarme trato de favor alguno, en la que nadie más que los permitidos en las bases del concurso ha tenido acceso a ver nuestras puntuaciones, y en la que ninguno de los miembros del jurado hemos hablado entre nosotros durante las sesiones y exposición de los repertorios de las agrupaciones para así evitar que nadie se influenciara por comentarios ajenos. Esto último cuesta creerlo, y lo entiendo, pero puedo corroborar de primera mano que es así. Además, como probablemente sabrán, se descartan la mejor y peor puntuación que se le da a cada elemento del repertorio, y todos los datos son contrastados y comprobados para asegurar que el resultado es el que es.

Y en tercer lugar, que esta Fundación del Carnaval de Málaga y su encomiable labor merece mucho más reconocimiento institucional, tanto municipal como autonómico, por la enorme tarea que realiza sin ningún ánimo de lucro, y quitándose horas de sueño para que todo salga de la mejor manera posible.

Puedo afirmar, y estoy seguro de que hablo en boca de los restantes compañeros de ambos jurados, que hemos actuado con la seriedad, honestidad e imparcialidad que bien merece esta fiesta del pueblo, más allá de las preferencias o grados de aceptación que cada uno tenga para con los resultados globales obtenidos, los cuales lógicamente, siendo personas diferentes, no siempre coinciden. He ahí una de las riquezas de la fiesta: la pluralidad de opiniones y el respeto que ha de tenerse a todas aquellas que desde el respeto, valga la redundancia, se expresen.

Por último, y para evitar posibles malinterpretaciones, no escribo este artículo a modo de justificación. Todo lo contrario. Lo hago porque, como malagueño privilegiado en las fiestas de este año, creo que es positivo y transparente hacer ciertas aclaraciones que yo, como aficionado, he echado personalmente de menos en ocasiones anteriores.

Una vez concluida esta parte de la fiesta, toca disfrutar en la calle del derroche de creatividad y talento que nos ha dejado el carnaval de este año. ¡Que comience la calle!

The following two tabs change content below.

Alejandro García Maldonado

Licenciado en Derecho, ha colaborado en diversos medios como El Confidencial, Claridad Digital, El Turbión, El Importuno y Cubainformación. Autor de las obras "Testigos cegados" (2011) "Transcripción del Manifiesto Comunista" (2012), "Al resguardo del tilo rojo" (2014), "Tra due anime" (2015) y "Son de Lirios" (2016). Ha realizado estudios sobre proyectos biográficos coordinados por la Bernard Lievegoed University y dirige el proyecto literario "Etreso Biografías". Actualmente realiza un "Postgraduate Diploma of Journalism" dirigido por el National Council for Training of Journalist e impartido por la University of Strathclyde.

Últimas entradas de Alejandro García Maldonado (ver todo)

Tags: , , ,

Participa libremente y desde el respeto. Del debate nos enriquecemos todos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para ofrecerte una experiencia de usuario óptima. Si sigues navegando estás dando tu consentimiento a nuestra política de cookies.

CERRAR