29 de julio del 2017
La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica



Tal vez esta sea una cuestión a dilucidar, de la que no se excluyen otras fuerzas políticas, para poder afrontar de manera productiva su resolución. Recuerdo que, según un aforismo, “quién no sabe lo que busca no comprende lo que encuentra”.

El diagnóstico erróneo del problema conlleva sucesivos intentos de resolución fallidos. Ese es el panorama que se aprecia, incluso dentro del circuito de la administración de la Justicia, partiendo del hecho de un evidente fracaso de la acción judicial, para convertirse en garante de la presunta democracia en la que vivimos.

La propia Constitución fue uno de esas expresiones que eran propias del franquismo: dejar todo atado y bien atado. Los documentos de transacción demuestran su fragilidad cuando los jugadores tensan sus reglas. El tema del federalismo, del que el Estado de las Autonomías es la expresión, es una prueba inequívoca de las fisuras que aquellos personajes de la transición, diseñaron. Iban en procura de evitar los ajustes de cuenta, tanto en un sentido como en otro. Incluir a España en Europa era una necesidad. La forma, válida en esos años, ha puesto de manifiesto sus contradicciones internas.

Es espeluznante que esta viñeta de 2008 siga igual de vigente.

Es espeluznante que esta viñeta de 2008 siga igual de vigente.

Demás está mencionar la debilidad en el equilibrio de la división de poderes. Esos sesgos nos traen al episodio, nada anecdótico, de la celebración de un acto partidario en un espacio destinado al conjunto de los ciudadanos. Celebremos la democracia no un evento que nada tiene que ver con su finalidad.

Pero bien, esa manifestación, deja a las claras la escasa medida del respeto que se profesa a la institución parlamentaria. Deberíamos preguntarnos si es aceptable permitir explicaciones tan inconsistentes como arrogantes. La Democracia no es el sistema propicio en el que habita el concepto de que “el Estado soy yo”. Esta confusión de competencias expone que, la cuestión de la instrumentalización institucional, convierte al Partido Popular, o a cualquier otro que lo intente, en una organización de calidad democrática baja.

Los ajustes en las normas, para procurar evitar que los implicados, personal o institucionalmente, en casos de corrupción en curso, no es un tema menor. Es un escándalo.

La senadora Clinton está siendo investigada por el uso personal de correos clasificados en su cuenta personal. Según una nota publicada en el diario The New York Times, la petición fue solicitada luego que los inspectores enviaran un memorándum al Departamento de Estado y agencias de inteligencia que indicaba que la cuenta de Clinton contenía “cientos de e-mails potencialmente clasificados”. El diario precisó que no es claro si la información de los e-mails de Clinton estaba clasificada cuando ella la recibió o la envió. Esto se ha convertido en un problema para su campaña presidencial.

En España, una corriente de la Justicia, no entiende que sea oportuno considerar como prueba, el uso de los correos institucionales con finalidades, al menos cuestionables. El caso Blesa es un ejemplo. Como es obvio, las presiones que, según medios y agentes de la administración de Justicia, han recibido, dejan a las claras que la verdad no tiene el propósito por el que el sistema se concibe. Los ciudadanos están en un estado de inquietud, para algunos de alarma social.

Este panorama es la verdadera crisis que debe resolverse. La corrupción económica, empresarial y política es una consecuencia de las prácticas. Por tanto, deberíamos preguntarnos si este estado de conmoción de los valores democráticos y de la ética en esas prácticas políticas son pertenecientes al plano nacional o, como es lógico suponer, se agazapa en la estructura de los partidos en el poder en los últimos cuarenta años en España.

Eneko hablaba así en 20 minutos de la crisis del bipartidismo.

Eneko hablaba así en 20 minutos de la crisis del bipartidismo.

Haber alcanzado el 29% de población en riesgo de pobreza, no es más que una demostración del fracaso del bipartidismo. El PSOE sigue votando en la UE con los conservadores. En el ámbito local se adhiere a la idea de mantener el despido barato. La complicidad que se evidencia, nos vuelve a traer a los conflictos internos de los grandes partidos tradicionales. Esas sucesivas crisis responden a las disputas por las cuotas de poder. Poco tienen que ver con la resolución de los problemas estructurales de los españoles. Nada proponen sobre el efectivo cambio de una economía especulativa y financiera, por otra productiva que es la que generará la verdadera generación de riqueza. Demasiada retórica. El refugio de los ex dirigentes en las estructuras del IBEX35 se sigue produciendo. La avaricia es la característica determinante.

La mítica fotografía de Aznar en El Mundo.

La mítica fotografía de Aznar en El Mundo. ¿El Aznarismo sigue ahí?

La guerra abierta entre los aznaristas y los que procuran otras alternativas, dejando de lado la persistencia de Rajoy en su intento de repetir en la Moncloa, nos ofrecerá unas jornadas memorables. Lo veremos en estas pocas semanas, hasta la cita navideña. Los desastres se acumulan, desde Volkswagen a la tarifa eléctrica, de la cuestión catalana a los intentos de estrangular a los nuevos gobiernos elegidos, lo que demuestran es la confrontación de las fuerzas propias de los modelos en pugna. Esa es la crisis real.

El Gobierno español reconoce que no se va a recuperar toda la ayuda prestada a la banca. Al menos quedan por recobrar 37.000 millones de euros de los rescates. Con los avales, la cifra se dispara. También le llega de Bruselas la información de que deberá hacer 20.000 millones de euros adicionales de recortes. Porque de reformas funcionales a la creación de progreso, nada de nada.

En España se cambió la Constitución para cumplir con los objetivos de déficit del estado y poder pagar al sistema financiero. Se intentó atacar el endeudamiento público y calificarlo de problema, cuando, en realidad, el endeudamiento privado era mucho mayor. Se nos dijo, que los recortes eran necesarios para bajar la prima de riesgo y disminuir la deuda. Falso. Simplemente se trató de responder al coste de los errores de las corporaciones financieras. En este momento, todo el esfuerzo realizado no ha servido para nada. El déficit público seguirá creciendo. La corrupción seguirá sin controlarse, con esta estructura de la Justicia, y la avaricia de los corruptores no se detendrá.

Deuda Europa

Europa tiene una crisis en 3D: deflación, deuda y desempleo. España es el caso. De Guindos ha cumplido con las instrucciones que le dieron desde la Troika. El modelo bipartidista no lo resolverá. Ciudadanos es más radical en la “neoliberalización” del modelo, y Podemos, si se adhiere a la línea de Alexis Tsipras, mucho me temo que no responderá a las expectativas de las personas que confiaron en él.

La deuda global seguirá creciendo. A nivel local pueden articularse medidas no tradicionales de redirección de recursos. Gobernar no es una cuestión, ni de niños, ni de débiles, ni de corruptos.

La Sociedad Civil está demostrando que no se encuentra en modo pasivo. La crisis no es de esa España. La crisis es del repertorio de los modos políticos tradicionales. Bastaría con aplicar rigurosamente las instituciones democráticas y no responder a chantajes. ¿Existe esa alternativa?

The following two tabs change content below.

Alberto Vila

Economista, analista Político en Nueva Mayoría, Diario Fenix y Publicoscopia. Experto en Management, Comunicación y RRPP. Formador.

Últimas entradas de Alberto Vila (ver todo)

Tags: , , , , ,

Participa libremente y desde el respeto. Del debate nos enriquecemos todos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para ofrecerte una experiencia de usuario óptima. Si sigues navegando estás dando tu consentimiento a nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies