11 de diciembre del 2017
La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica



En el debate político que hoy se muestra en España, la derecha ha innovado brillantemente su discurso con un viraje de unas cuantas coordenadas sobre el mapamundi: del “vete a Cuba” ahora vociferan el “vete a Caracas”. Aún no vociferan enviando a quienes no opinan como ellos a Quito o La Paz. Quizás sea cuestión de tiempo.Tal empeño por difamar contra dos países tan dispares respecto a España es recurrente. Aun así, sus argumentos comparativos brillan por la ausencia de símiles razonables. Y es que no brindan verdaderas semejanzas que puedan dar sentido a que se realicen dichos paralelismos . Y no porque no quieran, sino porque no existen.

Dicha retahíla y tendencia de hablar de los problemas de España para en cuestión de segundos traer a colación a Venezuela o Cuba no es algo que únicamente se ciña a las intervenciones de los cuñados en las redes sociales o a las distinguidas conversaciones que se dan en las barras de los bares, sino que se extrapolan también a los altos cargos del Gobierno español.

losantos_Cuba

Un Gobierno que, a inicios del 2016 acusaba a Venezuela ante Televisión Española por injerencia en los asuntos internos del Estado español en relación a un seminario que se celebró en dicho Estado sobre la autodeterminación del pueblo vasco. En cambio, no se aplicaba la misma vara de medir al votar, en la misma tarde que su ministro del Interior realizaba tales declaraciones, una resolución sobre asuntos internos del Estado venezolano.

El fenómeno binomial “Cuba-Venezuela” precisaría de una mayor seriedad si es que quieren citarse a ambos Estados o a cualquier otro. Como también de una mayor contrastación de fuentes si realmente se pretende conocer a fondo la situación de ambos países y de toda Latinoamérica.

No obstante, bailemos el agua a esta reiterada mención sobre estos dos países, aunque nos centremos más (irremediablemente, por necesidad de réplica) en Venezuela.
En primer lugar, tomemos un punto de partida que nazca de la lógica: si los problemas de Cuba y Venezuela fuesen, en efecto, debidos única y expresamente a sus modelos políticos (diferentes a su vez entre ellos), los países del Caribe (en el caso de Cuba) y los fronterizos (en el caso de Venezuela), no teniendo tales modelos políticos sino modelos capitalistas, no deberían contar con los mismos problemas. En cambio, si entramos a leer noticias nacionales en los diferentes periódicos latinoamericanos, comprobamos que no es así.

Afirmar esto no tiene la pretensión de escurrir el bulto o de hacer uso del mal de muchos consuelo de tontos. Los problemas de un Estado y sus ciudadanos es responsabilidad también de su Gobierno. Ahora bien, se requiere rigor y obstinación en la búsqueda de certezas que nos hagan descifrar los entresijos de qué es lo que alimenta tales problemas. Y en este caso, los males suelen ser de culpa compartida entre el propio país y la región en sí.

venezuela_corrupcion

En el caso de Venezuela, sus problemas vinculados con la corrupción política y policial, la delincuencia callejera, la grave tasa de criminalidad, la inseguridad y el desabastecimiento son latentes y reconocidos por el propio Gobierno. Ahora bien, de ser fruto del chavismo, no habrían existido antes de 1998 en Venezuela ni existirían en los países de alrededor como Colombia, Perú o Brasil. Si solamente damos una ojeada sobre las noticias internacionales, comprobamos por ejemplo, en RPP Noticias que el desabastecimiento de agua potable castiga a la región peruana de Arequipa desde hace meses; en Colombia,  por otro lado, es tal la gravedad y frecuencia de delincuencia callejera que dan lugar a asesinatos que incluso el periódico principal colombiano El Tiempo tiene una categoría de noticias dedicadas solo a robos. Otro ejemplo lo hallamos en Brasil, con un repunte de 40 muertos en las dos últimas semanas de las favelas de Río de Janeiro, hecho que hace constatar que la Unidad de Policía Pacificadora que crease su gobernador provincial Sergio Cabral hace ocho años no ha servido para erradicar el crimen en las zonas más marginales del país. En el caso de las colas, tan utilizado recientemente por nuestros medios, por desgracia no son un fenómeno nuevo en la Venezuela post-Chávez, ni tampoco único de Venezuela, habiéndose dado también en Argentina tras la llegada de Macri al Gobierno, las cuales en este caso se debieron a la necesidad de una cita médica y no al desabastecimiento en supermercados. Desabastecimiento que, además de la innegable responsabilidad del Estado y del Gobierno de Venezuela, también contó con la complicidad de la patronal con la MUD decomisando toneladas de alimentos para que no llegasen a sus puntos de venta y así provocar la desesperación entre los ciudadanos. Hechos que se han demostrado a posteriori y que, casualmente, no contaron con rectificación ni eco alguno en los principales medios de comunicación. Por último, no puede hacerse oídos sordos a un informe de la ONG alemana Transparencia Internacional que advertía de los problemas de corrupción existentes en Venezuela y Paraguay, informe del que se hicieron eco algunos periódicos españoles omitiendo al país guaraní e incluso añadiendo datos de Paraguay a los ya graves que habían recabado sobre Venezuela.

america_latina_economia

A su vez, si queremos hablar del propio país sin comparar con otros Estados, también tenemos a mano los datos de la Venezuela anterior a 1998. Es así que si hacemos una comparación entre la Venezuela de antes y después de la irrupción del chavismo en las instituciones, y utilizando datos del Banco Mundial, no de un periódico privado a servicio de los intereses de sus dueños, comprobamos que hubo elementos positivos y negativos en su gobierno, nos guste o no Chávez.

En cuanto a los elementos positivos, el Banco Mundial le reconoce haber reducido la pobreza del 62,01% en 2003 al 31,9% en 2011. Le reconoce ser el país menos desigual de América Latina usándose el coeficiente Gini (índice internacionalmente aceptado para medir las diferencias entre ricos y pobres). La Organización Mundial de la Salud le reconoce haber reducido la desnutrición a un 5% (los mismos niveles medios que la UE). Además, el gasto en Sanidad aumentó de los 176 dólares de 1998 a los 663 dólares de 2012. En Educación, además, la UNESCO lo declaró país libre de analfabetismo.

violencia_venezuela

En cuanto a los elementos negativos, la criminalidad callejera es uno de los problemas más agudos que asolan al país. Según el Observatorio Venezolano de la Violencia, se estimaron 67 homicidios intencionados por cada 100.000 habitantes el pasado año. En añadido, la OMS publicó el pasado 11 de Diciembre de 2014 una lista con los países más violentos de Asmérica. El primer puesto era para Honduras,c on 103,9 personas por cada 100.000 habutantes, seguidos de Venezuela (57,6), Jamaica (45,1) y Bélice (44,7). Cuba, por el contrario, es considerado el tercer país más seguro de América (5), solo superado por Chile (4,6) y Antigua y Barbuda (4,4). Por otro lado, la la inflación en Venezuela es hoy de las más altas del mundo, la cual se ve en gran parte provocada por su dependencia económica sobre los hidrocarburos, siempre a expensas del precio del petróleo. Obviamente este hecho no es algo extrapolable a España, por más que algunos periodistas traten de asustar a sus lectores de esta manera.

venezuela

Tras mínimamente comprobar lo que acontece en Venezuela y en torno a Venezuela, son dos preguntas las que se tornan necesarias: ¿Es responsabilidad del gobierno venezolano lo que sucede en Venezuela? Desde luego. ¿Es un problema que únicamente existe en Venezuela y que se debe a su modelo político? En absoluto. ¿Ha de remitirse a Venezuela cuando se habla de los problemas de España? Más allá de lo absurdo de la pregunta, ¿qué conoce usted de Venezuela? Y es que resulta extensa la permisividad que tienen para hablar mal de Venezuela quienes así lo deseen en la actualidad. La conozcan o no en primera persona, a ellos ni se les pregunta si han estado en Venezuela ni si sabrían dar algún dato concreto sobre su economía, sus servicios sociales, su historia reciente o su actualidad parlamentaria y ejecutiva. Tan extensa como estrecho es a su vez el margen de aceptación que se le da a quienes pongan en entredicho el incesante ataque de la prensa y se pregunten por qué tanta obcecación con vender titulares apocalípticos sobre este país.

cuba_vih

En el caso de Cuba, siendo un país del Tercer Mundo, resulta absurdo que quiera compararse su economía con la un país del Primer Mundo. Ahora bien, si la comparamos con los países isleños del Caribe, los datos que proporcionan las Naciones Unidas en su página web demuestran que no ha de envidiar a los Estados vecinos. Así, en Salud, ha contado con el reconocimiento de la Organización Panamericana de la Salud y de la OMS en diferentes ocasiones por su sistema de salud universal, el cual cuenta, según datos recabados de la ONU de 2015, con un médico cada 168 habitantes, algo impensable en los países vecinos. El último fue el pasado Junio tras ser el primer país del mundo en eliminar la transmisión de madre a hijo del VIH y la sífilis. En Educación, gratuita para todos sus habitantes, también contó con reconocimientos de UNICEF por sus niveles de escolarización infantil y por el número de titulados universitarios y científicos, contando con un investigador por cada 900 habitantes. En referencia a Deportes, Cultura y Arte son muchos los reconocimientos que cuentan. No obstante, no es oro todo lo que reluce, y también existen problemas y restricciones de libertades civiles y políticas que deben cambiar en la isla. Una necesidad de pluralismo y de elecciones que, vistos los resultados electorales de Correa, Mújica o Evo  Morales, no tendrían por qué significar el fin del proyecto revolucionario. Y de perder unas posibles elecciones democráticas, en mano de los cubanos que defendiesen el proyecto socialista estaría convencer al pueblo cubano de continuar con dicho camino. Resulta imposible hablar de todo ello sin recalcar la urgente necesidad de que antes debería eliminarse el bloqueo que pervive contra dicha república desde hace más de medio siglo, algo prácticamente imposible con los republicanos controlando el parlamento norteamericano.

Ambos países tienen problemas que deben solucionar. Nosotros también los tenemos, pero preferimos hablar de los de ellos. Y es que en hablar de la casa del vecino, por desgracia, no nos gana nadie. O casi nadie, tampoco seamos así.

manipulacion

De querer preocuparse por otros Estados, no se dejen manipular. Un precioso continente al sur de Andalucía con decenas de países también necesitan de sus energías de protesta. No vende tanto Sierra Leona o Suazilandia como Cuba y Venezuela, pero no sería un mal comienzo.

A veces, los que pedimos que se amplíe miras somos los primeros criticados y señalados. Y es que como dijera el ex presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, “cuando no puedes decir de alguien que sea un chorizo ni un vago, para desprestigiarle, le dices demagogo, que ahí cabe todo.”

Qué bien tendríamos que estar para poder criticar y dar lecciones a otros países.

Qué lejos queda.

The following two tabs change content below.

Alejandro García Maldonado

Licenciado en Derecho, ha colaborado en diversos medios como El Confidencial, Claridad Digital, El Turbión, El Importuno y Cubainformación. Autor de las obras "Testigos cegados" (2011) "Transcripción del Manifiesto Comunista" (2012), "Al resguardo del tilo rojo" (2014), "Tra due anime" (2015) y "Son de Lirios" (2016). Ha realizado estudios sobre proyectos biográficos coordinados por la Bernard Lievegoed University y dirige el proyecto literario "Etreso Biografías". Actualmente realiza un "Postgraduate Diploma of Journalism" dirigido por el National Council for Training of Journalist e impartido por la University of Strathclyde.

Últimas entradas de Alejandro García Maldonado (ver todo)

Tags: , , , , , ,

    2 Réplicas

  1. Nacho

    Yo creo que el problema de base es el de siempre. El BLANCO o el NEGRO. Aquí no hay medias tintas en casi ningún medio, ni reconocimiento de errores. Solo maniqueísmo impostado que lleva a unos a demonizar Venezuela, mientras otros consideran que lo que hay allí es casi paradisíaco. Es una lástima ver como en los últimos tiempos, en vez de una época de cambio yo estoy viendo un retroceso ideológico en todo el país, con extremos cada vez más antagónicos.

  2. Andrea

    Lamentablemente, leer números no es suficiente para entender realidades. Todos y cada uno de los logros que puede atribuírsele al chavismo están en gran medida subsidiados por un precio del petróleo a 100$ en promedio durante una época de bonanza y perpetuado en la economía a través del control cambiario, pero para entender eso, tendrías que tener un conocimiento mucho más amplio de la realidad del país, que creo desconoces dado tu análisis. Te invito a leer los últimos informes sobre pobreza, que señalan que los niveles de pobreza extrema están en peores niveles que en el 98. Por otro lado, otro gran logro del chavismo puede ser el incremento en 2015 de la malnutrición, de lo cual no creo que estás enterado. Entender cómo el régimen de expropiaciones u control cambiado son los que han generado este modelo puede ser resultar difícil cuando no se ha vivido los 16 años del modelo, así que creo que es mejor ahondar, en su completa profundidad, en el tema antes de ser tan determinante en el análisis

Participa libremente y desde el respeto. Del debate nos enriquecemos todos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para ofrecerte una experiencia de usuario óptima. Si sigues navegando estás dando tu consentimiento a nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies