19 de noviembre del 2018
La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica



Hace cuarenta años un puñado de activistas convocamos la primera manifestación del Orgullo en Madrid. Acabábamos de constituir el Frente de Liberación Homosexual de Castilla (FLHOC), convocante de la manifestación.

Estaba en vigor la Ley de Rehabilitación y Peligrosidad Social que permitía detener y encarcelar sin juicio  a personas por su mera condición o apariencia homosexual. Esta ley, basada en la Ley de Vagos y Maleantes fue muy utilizada por la Dictadura para reprimir cualquier disidencia. Te podían detener por no tener residencia fija ni trabajo, situación en la que se encontraban con frecuencia los militantes de los partidos y organizaciones clandestinas. La petición de derogación inmediata de la Ley fue el objetivo de nuestro primer Orgullo.

Eran tiempos de cambio, de sueños poderosos largamente construidos en la clandestinidad, tiempos de incertidumbre y terribles amenazas. Habían pasado dos años y medio de la muerte de Franco y uno de las primeras elecciones democráticas. Nuestro primer objetivo fue conseguir que la manifestación fuera legalizada. El FLHOC no estaba solo, formábamos parte de la Coordinadora de Grupos Marginales que compartía la urgencia de derogar la Ley de Peligrosidad Social. Estaban los comités de apoyo a la Coordinadora de Presos en Lucha (COPEL) protagonista de las movilizaciones de los presos sociales en las cárceles. Estaba Mujeres Libres vinculado a la CNT. El Colectivo de Psiquiatrizados en Lucha, Minusválidos Unidos (primer colectivo de personas con diversidad funcional que hubo en Madrid).

Logramos que la petición de autorización fuera firmada por el socialista Alonso Puerta, Teniente de Alcalde con Tierno Galván y por el diputado del PSUC Josep Mª Riera Mercader. A continuación tuve el honor de aportar la tercera firma, en nombre del colectivo convocante. La cuarta era del actor Carlos Patiño en cuya tienda de juguetes “La Carraca” en Arguelles, preparamos las pancartas. Nos registramos como pareja de hecho junto a Mily y Mar en el 98, y en 2005 Pedro Zerolo nos casó. Pedro y Carlos nos dejaron hace tres años como tantas otras compañeras de activismo.

Es un momento para echar la vista atrás y recordar todo el camino recorrido, tomar impulso, reflexionar hacia donde deben ir encaminados nuestros esfuerzos por lograr la igualdad, porque queda muchísimo por hacer todavía en los próximos cuarenta años.

El Orgullo del 78 fue una manifestación alegre, divertida, enormemente diversa, insólita y muy masiva para la época. Alegría y diversidad, son dos elementos que se han mantenido en el tiempo no han hecho sino crecer en cuatro décadas.

Como en Stonewall en Nueva York y en la manifestación de Barcelona, las personas trans estuvieron en las  primeras filas. Habíamos difundido la convocatoria por Chueca y sabíamos que vendrían. Nos acompañaron feministas, sindicalistas de CCOO, madres solteras, activistas de toda la izquierda radical: LCR, MC, PTE, OIC, CNT, familiares de los presos sociales. Entre 5.000 y 7.000 personas fuimos desde la esquina de Menéndez Pelayo con O’Donnell hasta la plaza de Mariano de Cavia, bordeando el Retiro. Nos llevaron a un sitio discreto y la policía estaba nerviosa y con ganas de que nos fuéramos a casa lo antes posible. Nos exigieron a la cabecera que aceleráramos el paso, así que nos pusimos a cantar “Que buenas son las fuerzas represivas, que buenas son que nos llevan de excursión” y aceleramos el paso bailando.

El retiro de Madrid, en la manifestación de hace 40 años.

Éramos jóvenes e inconscientes y estábamos decididos a cambiar el mundo. Como decía Jaime Gil de Biedma:

“Como todos los jóvenes yo vine a llevarme el mundo por delante.

Dejar huella quería y marcharme entre aplausos.

Envejecer, morir, eran tan solo las dimensiones del teatro.

Pero ha pasado el tiempo y la verdad desagradable asoma:

Envejecer, morir, es el único argumento de la obra”.

Éramos audaces:

“Nada me retuvo. Me liberé y fui

hacia placeres que estaban tanto en la realidad como en mi ser

a través de la noche iluminada

Y bebí un vino fuerte como solo los audaces beben el placer”.

Konstantino Kavafis

Pero no seamos complacientes con nuestra historia, alimentémonos de su memoria para afrontar los retos del futuro. Madrid se ha convertido en una capital LGTBI, referente mundial de la igualdad. Es algo muy hermoso que jamás imaginábamos hace cuarenta años. Pero también es una responsabilidad. Tenemos que desterrar la homofobia y la transfobia de las calles, de las aulas, de las empresas, de las familias.

Nuestros valores son universales, constituimos una comunidad cosmopolita mundial y debemos luchar por nuestras hermanas en tantos países donde son encarceladas, maltratadas, asesinadas.

Ahora que tantas personas se envuelven en la bandera de la identidad nacional, con la que rechazan al que es diferente, coreando el “a por ellos”, rechazando a refugiados y migrantes en toda Europa, nosotras enarbolamos la bandera del Arco Iris, que acoge a toda la hermosa diversidad del ser humano en todo el planeta. La bandera de la paz, de la igualdad, de la diversidad, de la empatía. Un futuro de todos los colores, superador del blanco y negro de la guerra, el odio, la injusticia y la desigualdad.

Os aseguro que hay motivos suficientes para seguir luchando otros cuarenta años, no sé si llegaré  a verlos, pero no tengo duda de que más pronto que tarde triunfarán la igualdad, el amor, la empatía, el respeto, la diversidad y la armonía con nuestro maltrecho planeta.

 

The following two tabs change content below.
Ramón Linaza

Ramón Linaza

Equo Madrid y firmante de la primera manifestación LGTBI en Madrid
Ramón Linaza

Últimas entradas de Ramón Linaza (ver todo)

Tags: , , ,

Participa libremente y desde el respeto. Del debate nos enriquecemos todos.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para ofrecerte una experiencia de usuario óptima. Si sigues navegando estás dando tu consentimiento a nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies