12 de diciembre del 2017
La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica



La sostenibilidad en la política de un país, y más un país como España que cuenta con el turismo como principal fuente de ingresos, deben ir acompañada de una política sostenible en relación al mismo. Un asunto vital tradicionalmente ignorado o poco considerado por las instituciones y que necesita de una revolución urgente a nivel individual y colectivo. Después de la propuesta de Seo Birdlife, Ecologistas en Acción, WWF España, Amigos de la tierra y Greenpeace España, de realizar una legislatura sostenible, nos unimos a una parte del debate en este apartado esencial para nuestro devenir ecológico y económico.  ¿Cómo impulsar el turismo sostenible? Nuestros opinólogos debaten sobre esta cuestión.

Antonio García (profesional del turismo)

El capitalismo, como tal, no da lugar a que prime la sostenibilidad en casi ningún aspecto de nuestras vidas. Si nos atenemos a su descripción pura y dura, será el capital el que marque las decisiones que se tomen, tanto desde las empresas como de las instituciones públicas. Es por ello que ha de ser el usuario final, en este caso, el viajero o turista, el que cree una tendencia al respecto. La misma debe empezar por pequeñas acciones y, sobre todo, por uno mismo. En su próximo viaje a un país extranjero, por ejemplo, olvide la comodidad de la comida envasada, ya sea en franquicias o en supermercados, por miedo al idioma. Recuerde que todo, incluido el trabajador, son de usar y tirar. En su lugar, puede activar su lenguaje corporal o aquel inglés que aprendió en sus años mozos, y comprar un bocadillo en el mercado central. Tanto a usted como al planeta les sabrá infinitamente mejor que un sándwich plastificado.

 

Alberto Roldán (Ingeniero y articulista sobre ecología y medio ambiente)

La palabra sostenible, desde hace tiempo apellido de casi todo y convertido en uno de esos términos “cool” que nos acompañan incansablemente, ha perdido gran parte de su sentido si es que alguna vez lo tuvo. La idea de conseguir un turismo sostenible entendido como aquel respetuoso con el medio (natural, cultural y social) que le rodea parece simple y de sentido común, aunque su práctica real lo sea menos. Son muchos los lugares en el mundo donde se ha propuesto al sector turístico como un salvador ante el desempleo y la crisis, aunque generalmente dejando de lado lo sostenible. Conseguir ese giro hacia lo sostenible tiene más que ver con nosotros mismos, nuestra propia conciencia social y medioambiental junto a una demanda real que pida un equilibrio responsable. Debemos cambiar la forma en que hacemos turismo dentro de una decisión consciente, donde la intención principal sea conocer la autenticidad de otros lugares, su realidad y descubrir nuevos horizontes desde dentro. Mientras el interés mayoritario se centre en el turismo de consumo y “selfie”, lo “sostenible” seguirá siendo un simple eslogan barato.

Infografía encontrada en casalinero.wordpress.com.

Infografía encontrada en casalinero.wordpress.com.

 

David Condis (Funcionario y articulista de La Réplica) 

La palabra “sostenibilidad” está de moda. “Pensiones sostenibles”, “desarrollo sostenible”, “turismo sostenible”. No obstante, la “sostenibilidad” como símbolo de “lo bueno” encierra una enorme contradicción: la del sistema económico en que debe ejecutarse.

Si la Tierra pudiera hablar contestaría que, sin duda, el turismo más sostenible es aquel que no existe. Que se lo pregunten si no a los indígenas africanos o latinoamericanos, quienes en poco más de cien años han visto cómo las gastan los turistas europeos en su versión colonial; cómo unos quilómetros de selva tropical pueden convertirse en el estercolero de Chevron o cómo sus especies animales más variopintas acaban en un zoo para regocijo de la infancia europea.

Te lo digo con el corazón en la mano y con la necesidad de incumplir la afirmación. Si deseas un turismo sostenible y un planeta tierra que lo soporte, no viajes, quédate en casa.

Ilustrativa imagen que encontramos en http://www.desarrollosostenible.agbar.com y trata de la necesidad de conciliar Tecnología y Ciencia con la Naturaleza.

Ilustrativa imagen que encontramos en http://www.desarrollosostenible.agbar.com y trata de la necesidad de conciliar Tecnología y Ciencia con la Naturaleza.

 

Javier López Menacho (codirector de La Réplica)

En contraposición a lo que han expresado algunos compañeros, considero que en un momento de flexibilidad política, donde el sistema opaco y obsoleto del 78 presenta por primera vez fracturas de diversa consideración, en un punto en el que están cambiando apectos que otrora fueron inalterables en la política nacional (transparencia, limitación de mandatos, exposición del gasto público, rendición de cuentas), es el momento de exigir que en los programas políticos de los diferentes partidos figure un programa ambicioso en cuestiones de sostenibilidad y ecología. En un panorama agitado, hay que aprovechar para ejercer la fuerza suficiente entre todos los actores sociales (asociaciones, ciudadanos, bases de los partidos) y que se vean satisfechas necesidades que ya no permiten más aplazamientos. El mundo es finito y su salud es más delicada que nunca. Es por ello que a una responsabilidad individual a la que aluden Antonio y Alberto en este mismo post, hay que sumar la responsabilidad colectiva. Las normas, las guías de actuación y el aspecto educativo son fundamentales en nuestro devenir como especie. Y esto tiene que ver con una configuración de la conciencia colectiva que implica necesariamente a las instituciones. Sólo con todos los actores sociopolíticos funcionando al cien por cien, podremos crear una base de sostenibilidad. Que en Barcelona se cuestiones el turismo salvaje es un primer paso, no servirá de nada si el grueso de empresarios y la opinión publica se lleva las manos a la cabeza por si eso ahuyenta un turismo destructivo que aporta dinero fácil. Hace falta apoyo detrás de medidas valientes y eso sólo se consigue con la sensación de verdades definitivas, de peso. Construyámoslas entre todos.

 

Jesús Sánchez Tenedor (Historiador)

El turismo sostenible no es debate. Se debate. Y lo hace entre un oxímoron y la utopía. Oxímoron porque el turismo en sí conlleva un adn mercantil basado en una industria (la turística) que de sostenible no tiene nada. Y utopía porque aquellos que son más sensibles a una práctica de turismo más respetuoso con el medio ambiente, los pueblos y las culturas no deja de ser una ilusión. Un simple análisis a las políticas Green economy de la OMT* o de la oferta de turismo verde delas tours-operadoras dejan entrever que el cotarro multinacional aprieta de lo lindo a los países del sur para que desregulen y liberen de todo tipo de trabas al acceso a sus tesoros ecológicos. Todo ello para “favorecer el crecimiento económico”.

Por tanto ¿qué tipo de turismo debe ser sostenible? ¿El que nos impone el imperio de la industria turística? ¿O el que decidamos entre los más de 1.000 millones de turistas existentes según la OMT* prescindiendo de los de los grandes tours-operadores?

Unas simples líneas de coherencia podrían determinar unas políticas sostenibles realistas:

  • Someter a examen a los territorios su capacidad real de turismo como actividad económica sin que suponga un factor de desequilibrio.
  • No imponer un único modelo mercantil y mantener los órganos de control y regulación desde la administración pública.
  • Eficiencia: que un país reciba millones de turistas como consecuencia de un modelo depredador no es indicador de progreso económico a pesar de una cuenta de resultados positiva. Si ello se consigue a cuenta de la deforestación, la jibarización del tejido comercial local o el aumento de conflictos por motivos convivenciales, no resulta eficiente.

Lograr la simetría entre turistas y agentes locales es el reto a conseguir y para ello es vital que la regulación pública tome el mando de verdad.

* Organización Mundial de la Salud

 

The following two tabs change content below.
La Réplica es un medio digital que analiza la actualidad sociopolítica desde un prisma crítico, comprometido, plural y honesto. Hacemos el periodismo que no le gusta a los poderosos, periodismo incómodo.

Últimas entradas de La Réplica (ver todo)

Tags: , , , ,

Participa libremente y desde el respeto. Del debate nos enriquecemos todos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para ofrecerte una experiencia de usuario óptima. Si sigues navegando estás dando tu consentimiento a nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies