14 de diciembre del 2017
La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica



La Réplica regresa al debate, y lo hace con una pregunta en pleno foco de actualidad, y al tiempo, consecuencia de un sentimiento muy arraigado en parte de la sociedad española. La regeneración política, los reproches hacia la transición, el despertar del activismo social y el propio decaimiento de la Corona (debido a sus conflictos con la justicia y abusos presupuestarios), ha inyectado la sensación de que el debate, anestesiado en otra época, es posible. Ayer, 14 de Abril, se recordaba que hace 84 años la Segunda República Española sustituyó a la monarquía de Alfonso XIII. Buena efeméride para reivindicar una Tercera República que, a poco que cumplan las garantías democráticas propias del siglo XXI, debería tener la oportunidad de hacerse realidad. Pero hemos querido preguntar a nuestros opinólogos. ¿Por qué una Tercera República? ¿Qué tiene de necesaria?


Daniel Bernabé (Escritor)

La idea republicana en la que muchos creemos es la de un país donde la libertad, la igualdad, la justicia y la dignidad sean las columnas donde se sustenten el resto de cuestiones.

Un país que recupere su soberanía frente a los intereses alemanes y norteamericanos que deciden por nosotros en asuntos fundamentales.

Un país donde los ciudadanos no sean permanentemente reprimidos con la fuerza y las leyes por ejercer su legítimo derecho a la resistencia contra el desastre.

Un país donde la economía esté al servicio de todas, no sólo sea la herramienta de enriquecimiento por explotación de unos pocos.

Un país donde la nacionalidad excluyente no se imponga, donde se respete el derecho de autodeterminación de los pueblos.

Un país donde la virtud pública sea condición esencial en cualquier cargo público y la justicia sea justo lo contrario a lo que es ahora: implacable con el débil y permisiva con el fuerte.

Quiero que mi país sea como una plaza, donde la gente se encuentre y piense lo que piense, tenga el derecho (y deber) de participar en la vida pública, contando igual su opinión independientemente del tamaño de su cuenta bancaria.

La idea republicana no es tan solo una bandera (que también) ni una fecha en el calendario. La idea republicana es aquello que hace que el derecho de la última de las personas justas cuente más que el egoísmo del primero de los millonarios.

La idea republicana es lo que veo en vuestros ojos cuando cogéis, firmemente, nuestro futuro en vuestras dignas manos.

¡Viva el 14 de abril! ¡Viva la III República Española!

tercera_republica_logo

 

Jose Ignacio García (Orientador educativo y activista de Podemos)

De la República no me interesan sus símbolos ni unos fetiches que creo que, tras ochenta años de derrota, tienen poco potencial emancipador. No suelo usar la tricolor ni el himno de riego, ni idealizo un proceso complejo que tuvo importantes sombras para los que querían un cambio social profundo.

De la República me interesa el aprendizaje de un proceso de ruptura, destituyente de un régimen oligárquico, seguido de un proceso constituyente de un espacio nuevo. Me interesa justamente por ser un proceso opuesto al vivido en el 78, con un protagonismo esencial de la clase trabajadora y de los que aspiraban a un mundo nuevo.

Sin duda, beber de los procesos que constituyen nuestra historia se hace imprescindible en un momento en el que necesitamos referentes con los que construir un proceso de cambio amplio y a la vez profundo. El 14 de abril mi pensamiento viaja más al Casas Viejas del 32, a la Asturias del 34 y al Aragón del 36, que a la puerta del Sol en el 31. Necesitamos un acerbo común que, a la vez se aleja de los símbolos derrotados, recupere una tradición que combine masividad y amplitud con radicalidad y profundidad en los cambios. Hoy  reivindicamos procesos constituyentes, en las calles, en las casas y en los trabajos.

 

Genial viñeta de Eneko en 20 Minutos

Genial viñeta de Eneko en 20 Minutos

 

Javier López Menacho (Escritor y director de La Réplica)

Porque supondría la ruptura definitiva con la dictadura y sus descendientes “democráticos”,  muchos de los cuales han sido los precursores de los recortes de derechos y libertades durante los últimos años de democracia.

Porque vivimos un momento de cambio y pocas veces se dará las condiciones necesarias para encauzar la indignación social hacia un objetivo tan sencillo y edificante.

Porque constata que de alguna manera, todos somos, al fin y al cabo, iguales (ante la ley, la justicia y la historia).

Porque se trata de una expresión capaz de reunir a colectivos de diferente naturaleza, lo cual reivindica su poder de congregación, a menudo muy infravalorado.

Porque si hay algún partida presupuestaria que sepa especialmente bien dedicar a asuntos sociales, es la de la corona.  Porque la Corona Real ha actuado como representantes del Estado traicionando a su gente, estableciendo redes clientelares con absoluta vanidad, amasando una fortuna y regodeándose de su vida de lujo. No podemos permitirnos ejemplos así en un proyecto de sociedad.

Porque ningún otro motivo es capaz de luchar con tanto peso histórico contra la dictadura, y al mismo tiempo significar lo opuesto al sistema capitalista, de desigualdades, recortes y élites económicas que aplastan al resto de la población.

 

negocio_casa_real

La Monarquía ha sido un gran negocio privado basado en el tráfico de influencias

 

 Brais Fernández (Redactor de Viento Sur)

Lo interesante de la República a día de hoy no son tanto los símbolos, si no la idea de que la democracia empieza con una ruptura con el pasado; que el cambio político es un desarrollo conflictivo, donde la caída de la vieja institucionalidad es una consecuencia de la lucha, pero a la vez una precondición para la lucha por una nueva sociedad.

La República no fue una bandera, fue la auto-organización obrera, el comunismo libertario, las milicias, las “vacaciones de la vida”, que decía Andre Malraux. También el golpe de Estado fascista y la contra-revolución estalinista, las decepciones y la derrota. Reivindicar la República para oponerla, por ejemplo, a la Transición, no es tanto entrar en un debate sobre banderas, es adoptar una perspectiva de cambio que trabaja en clave de ruptura y que por lo tanto, asume el choque como inevitable, frente a otras hipótesis que creen que es posible un consenso social sin acabar con la sociedad de clases.

The following two tabs change content below.
La Réplica es un medio digital que analiza la actualidad sociopolítica desde un prisma crítico, comprometido, plural y honesto. Hacemos el periodismo que no le gusta a los poderosos, periodismo incómodo.

Últimas entradas de La Réplica (ver todo)

Tags: , , , , , , , ,

    2 Réplicas

  1. Ramón García. Secretario de Comunicación de Alternativa Republicana

    República es que tengamos verdadera democracia y no este baile de máscaras donde la corrupción y la opacidad campan a sus anchas. República es que la ciudadanía tenga verdaderas oportunidades de expresarse sin ataduras y manipulaciones.
    República es la sanidad siga siendo pública, gratuita y universal. República es laicismo y que en las aulas no se impartan contenidos doctrinales. República es que la gestión de los asuntos públicos sea transparente y accesible.
    República es que todos y todas tengan acceso a la educación y a la cultura sin discriminaciones económicas.
    República es que se respeten los derechos de la mujer empezando por los derechos que tiene sobre su propio cuerpo. República supone erradicar la violencia de género. También es República que no exista ningún tipo de brecha salarial entre sexos.
    República es empleo digno con salarios que permitan vivir y no solo sobrevivir.
    República es que nadie quede privado de su vivienda por circunstancias económicas y entrampado en una deuda eterna para que unos miserables hagan negocios.
    República fue cambio y transformación, fueron puertas abiertas y alegría en 1931. Y lo sigue siendo en 2016 porque los anhelos de los españoles y españolas no han sido satisfechos.
    En Alternativa Republicana no ocultamos nuestra ambición de cambiar este régimen corrupto y caduco. No lo hacemos desde la nostalgia ni desde la perspectiva de repetir lo pasado. Hoy es necesario una transformación distinta de la que tuvo lugar hace 84 años pero hace falta volcar todas las energías en modificar radicalmente el actual status quo.
    Quedarse en reivindicaciones parciales y con temor a citar la palabra República como marco del futuro solo conduce a ganar batallas y escaramuzas pero no se ganará la guerra. Y por su puesto, no tenemos ninguno problema estar orgullosos de unos símbolos que no han sido derrotados, aunque muchos se empeñen en ocultarlos.
    Si es tiempo de recuperar libertades, de ganar la calle, de defender nuestros derechos sociales y laborales, de vivir en un verdadera democracia, entonces es tiempo de República.

  2. IPATIEV PEREZ

    un rey no es rey por condición divina sino por que sus antepasados se lo montaron divinamente.todas las familias reales del mundo deberían de acabar como la familia real rusa en la casa ipatiev ..VIVA LA 3 REPÚBLICA

Participa libremente y desde el respeto. Del debate nos enriquecemos todos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para ofrecerte una experiencia de usuario óptima. Si sigues navegando estás dando tu consentimiento a nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies