26 de mayo del 2017
La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica



Ante la decisión de Artur Mas de anticipar elecciones el día 27 de septiembre del presente año, ¿cómo queda el panorama político en Cataluña? En La Réplica, que siempre prestamos gran atención a la política catalana, hemos reunido diferentes voces para debatir sobre el tema.

 

Alejandro López (La Réplica)

El juego de trileros de Artur Mas en Cataluña suma un nuevo y extraño capítulo al ya de por sí enrevesado proceso soberanista. Las elecciones anticipadas del 27S -las terceras en cinco años- vendrán precedidas por una precampaña de varios meses que podría acrecentar el hartazgo de un pueblo catalán que ya empieza a manifestar síntomas de hastío, a las encuestas me remito. A Mas le salen las cuentas para demorar varios meses su destino inevitable, el ostracismo político. Un ostracismo que se efectuará cuando la ciudadanía pueda rendir cuentas por la política neoliberal, clasista y cleptócrata que ha liderado. Es evidente que los partidos tradicionales (CIU, PP, PSOE) menguarán en favor de las nuevas fuerzas políticas (Podemos y Ciudadanos). Pero nadie sabe hasta que punto la tercera vía (el SI-NO del partido de Pablo Iglesias) tiene la fuerza y el respaldo suficiente como arrebatar soberanía a los partidos independentistas, fuerzas que por otro lado podrían enrocarse en una alianza si las anunciadas estructuras de estado dieran pie al entendimiento. Aún queda mucho y hacer cábalas es un ejercicio de ficción, pero puede que el resultado de las próximas autonómicas nos presente el quesito electoral más repartido de la historia de Cataluña. Veremos.

 

Alex Medina (ciudadano catalán)

Puede que una lista unitaria hubiera dado un carácter más plebiscitario a estas elecciones, pero creo que no estamos preparados para ello, Mas y Fernández puede abrazarse en un momento de euforia pero dudo que puedan hacer una campaña electoral juntos, ni el empresario lo entendería ni el votante de la izquierda más social tampoco,puede que la fecha sea un poco tarde, pero si estos 9 meses sirven para crear estructuras de estado, llegar a acuerdos entre las diferentes formaciones políticas para poner puntos en común en sus programas electorales y marcar una hoja de ruta hacia la independencia, en definitiva, sumar adeptos a la causa soberanista, bienvenida sea.  Y es que no podemos obviar que el día 27 hay que tener mayoría absoluta, sin ella nada de lo realizado hasta la fecha tendrá sentido.De toda maneras yo lo tengo claro, hoy estamos más cerca de Ítaca de lo que lo estábamos hace 3 días.

Foto de El Singular.

Foto de El Singular.


David Condis (Escritor)

Cuando en el campo político converge un doble eje, la ecuación, necesariamente, deviene en una doble incognita. Si al eje horizontal, que pregunta al electorado cuán conservador o progresista es, se le añade un eje vertical presionando su patriotismo(dependencia-independencia), es probable que de todo ello surja un laberinto del que resulten improbables las soluciones definitivas, siquiera estables.

Es el caso del proceso catalán, un proceso que camina hacia la desactivación impulsado por un “tedax” inconfesado: su líder Artur Mas. Adelantar las elecciones retrasándolas hasta septiembre (¿entienden el oxímoron?) supone asumir un fracaso conveniente. Para entonces, en el eje horizontal habrá irrumpido “Podemos” y en el vertical “Ciutadans”. Para entonces, a Mas no le quedará más solución que proclamar la necesidad de “seny” y apelar a la cuenta de resultados. Para entonces, Ítaca puede ser demasiado “roja” o “españolista” y convendrá cambiarse el disfraz.

 

Javier López Menacho (Escritor)

Cataluña se enfrenta a sus terceras elecciones en cinco años, tras una nueva resurrección de Mas y la sensación de absoluta fragmentación del tablero político. Si son líderes de alguna de las fuerzas que en septiembre intentarán colmar las urnas, tendrán que ir adquiriendo conocimientos avanzados de negociación. El frente de CIU con Esquerra Republicana pretende conducir a Cataluña hacia la independencia creando una hoja de ruta y previendo las estructuras de un hipotético estado catalán. Por otro lado, todo se remueve ante la irrupción de Podemos y Ciutatans, que representan un lavado de cara en la política española y que puede suponer el arrinconamiento de PSOE y PP cara al precipicio. Las CUP tendrán que preguntarse hasta dónde puede llegar su compromiso social de la mano de su compromiso independentista, pues estas últimas aspiraciones dependen de actores poco memorables. Por si fuera poco, ICV pondrá a prueba la fidelidad de los suyos y se proyectará (o no) la sombra de Guanyem y Ada Colau, a tenor de los resultados tras las elecciones municipales.

La esperanza de un gran cambio social se ve amenazada por multitud de condicionantes, en la que el peor resultado sería el atasco institucional que lleva a ninguna parte. Un efecto big-bang en el que cada pedazo del núcleo primigenio parece voltear hacia una dirección diferente, cada vez más desgastados y alejados, haciendo imposible la vuelta al punto de partida.

 

The following two tabs change content below.
La Réplica es un medio digital que analiza la actualidad sociopolítica desde un prisma crítico, comprometido, plural y honesto. Hacemos el periodismo que no le gusta a los poderosos, periodismo incómodo.

Últimas entradas de La Réplica (ver todo)

Tags: , , , , , , , , , , ,

    3 Réplicas

  1. Pingback: Cataluña. La necesidad de un punto y final | La Réplica

  2. Pingback: EDITORIAL: la Cup aparta a Mas y reiventa el Procès

  3. Pingback: EDITORIAL: la CUP aparta a Mas y reinventa el Procès

Participa libremente y desde el respeto. Del debate nos enriquecemos todos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para ofrecerte una experiencia de usuario óptima. Si sigues navegando estás dando tu consentimiento a nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies