22 de agosto del 2017
La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica



La Democracia Patética me asusta. Me produce inquietud. Debemos estar atentos los ciudadanos a las operaciones patéticas en la política española. Se pueden evitar.

El término patético deriva del latín pathetĭcus que, a su vez, tiene origen en un vocablo griego que significa “sensible” o “que causa impresión”. La RAE define  a este adjetivo como algo que puede conmover el espíritu con vehemencia generando sensaciones como desconsuelo, congoja o nostalgia. Si embargo, tiene un uso mucho más habitual vinculado a lo grotesco y a aquello que produce vergüenza ajena. En este sentido, el patetismo está asociado a lo ridículo. Si pensamos que esta modalidad, en donde se apela a la emoción y a la pasión, al “pathos”, por sobre la racionalidad, para convencer, es usado muy frecuentemente por los demagogos. Entonces, podríamos tener algunas respuestas. Desde el filósofo griego Aristóteles se considera que el patetismo es, en la retórica, uno de los tres modos (con el ethos y el logos) de la persuasión. ¿Será esta la intención de nuestros políticos? ¿Una suerte de apelación al sentimentalismo vacío de los artífices de la manipulación mediática aplicada a la práctica política?

Uno de los padres de las Relaciones Públicas, Ivy Lee, fue asesor de Adolfo Hitler. Después de la llegada al poder de Hitler en enero de 1933, la agencia de publicidad Ivy Lee & Ross, de nuevo fue llamada para pacificar al público estadunidense. A Ivy Lee se le encomendó la tarea de pulir los métodos de propaganda de Hitler y Goebbels. Sus servicios fueron pagados por la estadunidense IG Farben, dirigida por la familia Warburg. El 13 de marzo de 1933, la revista Time publicó un artículo rindiendo tributo a Hitler, quien fue bautizado como el Mesías Alemán. La revista colocó su fotografía en la portada. Por razones de propaganda, Adolf Hitler fue escogido Hombre del Año por la revista Time en diciembre de 1938, por “mantener la paz del mundo”. Técnicos en manipulación. Técnicos en patetismo político.

Algunos datos, que permiten corroborar que nada tiene que ver el “relato oficial” con la Verdad a la que se deberían atener nuestros dirigentes. Ejemplo de esto podría ser el proceso para extraditar al periodista turco Hamza Yalçin. Que ya está en marcha. El 3 de agosto empezaron a contar los 40 días que tiene Turquía para enviar la documentación que vincule a este opositor al régimen de Recep Tayyip Erdogan con organizaciones terroristas. Con esa información, la Audiencia Nacional tendrá un plazo similar para decidir si le entrega a las autoridades turcas para que sea juzgado, pero será el Gobierno quien tenga la última palabra. Nos marcará cuál es el nivel de ética de este gobierno dominado por integrantes del Opus Dei. Hombres y mujeres de honor. De misa diaria. Humanistas. Gente de paz. Con sensibilidad humanista. ¿No?

Se ha vendido como un logro del gobierno el llamado “fin de la crisis”, que desde Bruselas trasladan al nivel europeo. Aunque se trate simplemente del exultante coro al beneficio empresarial. Que no menciona la base de su competitividad. Es decir, el esclavizar al trabajador. El relato oficial se ha empeñado, gracias a su “máquina del fango”, en degradar la calidad de vida de las personas. Así, la invasión del ámbito privado en aras al mantenimiento del empleo, sugiere una generación de patologías vinculadas al burnout. La política de abusos estará produciendo “quemados” en breve tiempo. Y víctimas de accidentes laborales crecientes. Aún trabajando, se puede estar en el borde de la pobreza o de la desarticulación familiar, institución tan defendida por las huestes de Rajoy. Otra muestra de rebelión frente a la Democracia Patética, ha sido el escaso interés por Tal seguimiento expresa el hastío por la manipulación.

En cualquier momento en Europa pueden regresar las prácticas totalitarias que la cruzaron no hace tanto tiempo atrás. Patéticos. Este es el fin de qué crisis. En tanto Turquía hace cómplice al Estado español de sus tropelías. La aplicación de la razón de la fuerza en lugar de la fuerza de la razón, en su ejercicio del monopolio institucional de la violencia que exhibe sin pudor el Presidente, no deja lugar a dudas. Espero que el sadismo esté alejado de su pensamiento.

Por el bien de todos, habrá que votar por un retorno a la Democracia Ética para erradicar la Democracia Patética definitivamente. Los mensajes desde el Gobierno, y su partido base, sólo son mensajes que se estructuran en deseos, creencias o, en otros casos, falacias. Esas apelaciones plantean una disrupción que nos aleja de la Ética Democrática. Lo ha expresado un juez. Se han financiado con dinero B. En el poder político nadie parece hacerse responsable. ¿Llueve Sr. Rajoy? No tiene la estatura ética para pedir esfuerzos a los españoles. La Verdad lo espera en un futuro no lejano.

Este analista prefiere inclinarse por la recuperación de la Ética en la Democracia. La ética, pues, estudia la moral y determina cómo deben actuar los miembros de una sociedad rectamente. Por tanto, se la define como la ciencia del comportamiento moral. Respetuoso con los valores humanos. Con la Solidaridad. Con el Respeto a la Diferencia. Con la aceptación de la Discrepancia. ¿Así actúa la mayoría de nuestros dirigentes sindicales, empresariales y políticos?

Nuestros votos pueden lograr la recuperación de la dignidad de nuestra sociedad. No permitamos que la corrupción se imponga nuevamente.

Se puede.

 

 

* dibujo de caglecartoons.com. Fotos perteneciente a sus respectivos autores
The following two tabs change content below.

Alberto Vila

Economista, analista Político en Nueva Mayoría, Diario Fenix y Publicoscopia. Experto en Management, Comunicación y RRPP. Formador.
Tags: , , , , , , , , , ,

    Una Réplica

  1. Luisa María Vázquez Velez

    Rajoy se cuece en el mismo caldo que todos los gobiernos de derechas que ha sufrido España durante siglos de su historia. Su discurso sigue siendo el mismo discurso y se defienden los mismos pilares que hace 200, 300 años. Nunca avanzaremos como país en ningún sentido cuando nuestros propios dirigentes siguen viviendo en el mundo de Cervantes.
    Nos extraña que no se cumplan las cuotas de acogida de refugiados. De que nos asombramos cuando se plantea extraditar a un refugiado político al que simplemente se le debería dar asilo.

Participa libremente y desde el respeto. Del debate nos enriquecemos todos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para ofrecerte una experiencia de usuario óptima. Si sigues navegando estás dando tu consentimiento a nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies