20 de noviembre del 2017
La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica



La cuarta entrega de Tango para Turistas, con Laureano y Roberto Debat ya está lista. Tomen asiento y disfruten de la historia del tango con las conversaciones entre dos expertos de la materia.

Laureano: Los tangos “Descarte”, de Enrique Cadícamo y “La pebeta de Chiclana”, de Carlos de la Púa hablan de lo mismo: chicas que se van de sus casas del pueblo o de sus barrios para hacer fama o para vivir la gran vida, con el tango como anzuelo, y que acaban de prostitutas y con un destino fatal: “que te despiante la muerte del lecho de un hospital” por “la seña jodida de la enfermedad”.

Roberto: Sí. Narran la consabida y muy trillada historia de la chica que abandona su casa, su barrio, seducida generalmente por algún personaje simpático y prometedor. Y que ingresa al mundo de la noche y sus consecuentes derivaciones nefastas, que generalmente termina inmersa en la prostitución y la droga. “Chirusa”, de Juan D’Arienzo, refleja cabalmente ese tipo de situaciones.

Laureano: “Madamme Ivonne” puede ser otro ejemplo. Los cuatro mantienen la misma trama: la joven pobre e ilusionada que acaba traicionada por la promesa de un hombre. Y siempre es la mujer víctima y el hombre victimario. En los cuatro casos se narra en tercera persona y desde la historia de las mujeres. ¿Hay tangos que narren esta historia pero desde el punto de vista del cafisho? ¿Desde el punto de vista del victimario y no de la víctima?

Roberto: No creo que exista una letra referida al cafiolo, o desde su punto de vista, porque era (es) una tarea infamante, de lo peor. “Madame Ivonne” es otro ejemplo claro y demostrativo de la explotación de la mujer. Aunque hubo casos en que la misma “chirusa” engañada y sometida, con el paso de los años se convirtió en “madama”. O sea, que regenteaba algún prostíbulo, y defendía a sus chicas con energía, apelando al uso de las armas si el caso lo requería. Hacían arreglos con la policía, algún juez, etc. al mismo nivel que los hombres.

Enrique Cadícamo por Bustos

Enrique Cadícamo por Bustos

Laureano: ¿Cómo sería un tango desde ese punto de vista, del lado del criminal? Un tango sin enseñanza moral ni moraleja. Me pregunto si es posible, si el género lo permite. A lo mejor la ausencia de ese punto de vista concreto defina al tango como género. Y quizás haga falta suplir esa carencia, por más cruel y fría que sea la mirada del fiolo. Porque en “Malevaje” sí habla un fiolo en primera persona, pero es un chulo ablandado por el amor de una mujer, que tiene miedo de que lo maten y que ya no se anima a pelear. Un león herbívoro.  Pero no habla del destino femenino, sino del masculino, del suyo propio.

Roberto: En definitiva el fiolo o chulo es el prototipo del haragán con pinta y seducción que busca obtener dinero para pasarla bien sin esforzarse.

Laureano: Lo que me pregunto, a raíz de esta discusión, es que si el tango es un género moral. Quiero decir, que si en la historia de su poética hay una notoria mayoría de letras que se proponen dejar algún tipo de enseñanza o mensaje o moraleja. En este caso concreto: mujeres extralimitada que cumplen un castigo inevitable, muy a lo tragedia griega.

Roberto: Los autores de las letras no buscaban ninguna connotación moral; solamente describían situaciones que eran muy comunes. No nos olvidemos que existía un machismo muy instalado y que estamos hablando de las décadas del 20/30/40 del siglo pasado. En la actualidad a nadie se le ocurriría componer tangos con esas letras, porque todo ha cambiado, aunque el engaño, la prostitución y la droga sigan vigentes.

The following two tabs change content below.
Padre e hijo, de Tigre y de Racing de Avellaneda, jubilado y periodista respectivamente. Los Debat forman parte de la mejor estirpe loberense.
Tags: , , , , , , ,

Participa libremente y desde el respeto. Del debate nos enriquecemos todos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para ofrecerte una experiencia de usuario óptima. Si sigues navegando estás dando tu consentimiento a nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies