10 de octubre del 2018
La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica



¿Por qué Argentina ha rechazado la ley del aborto? ¿Qué factores han jugado en su contra? Nos preguntamos desde España. Y es que no deja de ser sorprendente que en pleno boom feminista Argentina se haya quedado anclada en una ley machista de 1921. El anacronismo de la decisión merece una reflexión conjunta y el análisis de los factores que han hecho que 38 senadores impidieran despenalizar el aborto hasta el cumplimiento de la semana 14 de gestación. ¿Cómo se ha llegado a esta situación? Os ofrecemos diez claves:

1. La Iglesia Católica ha jugado bien sus cartas.

El actor fundamental para tumbar la Ley del Aborto en Argentina ha sido, como no podía ser de otra forma, la Iglesia Católica. Se erigió como el más potente promotor del rechazo a la legalización de la interrupción del embarazo. La movilización del estamento religioso, infiltrado con esmero en los grupos celestes (un conglomerado muy heterogéneo pero con el nexo de unión del catolicismo) ha sido determinante. Politólogos y analistas señalan crucial la influencia de la Iglesia en la vida familiar en el norte de Argentina y en los núcleos rurales, espacios cuya representación parlamentaria resultaba indispensable para desnivelar la balanza.

2. El papel censor y emocional de Jorge Bergoglio.

Relacionado con la primera causa, es de sobra conocido el influjo de la figura del Papa Francisco en todo el mundo. Imagínense en Argentina. El pontífice fue tajante durante los meses previos a la votación en la Cámara de Senadores. Calificó el aborto de “moda” y “atrocidad” y lo llegó a comparar con lo que hacían los nazis para cuidar la raza, pero con guantes blancos. También utilizó, como tantos otros retrógrados, el término “homicidio”. El chantaje emocional y religioso del Papa a la población argentina ha sido brutal y ha dado sus frutos. Pero todo en esta vida tiene un precio…

3. El lobbie antiaborto puso toda la carne —y el dinero— en el asador.

La campaña de presión para convencer a los 64 senadores implicados en la votación fue dura, intensa y a tenor de los resultados, efectiva. Carteles, pancartas, vallas publicitarias y columnas en los diarios animaban a votar en contra. El escenario estuvo muy polarizado: situaba a la calle y al feminismo argentino frente a la ingeniería económica e intelectual de los grupos conservadores. El lobby CitizenGo, íntimamente asociado a la formación ultracatólica HazteOir, el inefable médico Albino, la ONG Portal de Belén y otras plataformas reaccionarias desplegaron todo su arsenal (en complicidad con los grandes holdings comunicativos) para convencer a los senadores indecisos. Incluso se compartían memes con sus rostros, campañas en las redes sociales acompañadas del hashtag #ConAbortoNoTeVoto. La presión ultraconservadora fue, según indican fuentes cercanas a los partidos, insoportable.

4. La doctrina del miedo y los mitos antiarbotistas encontraron cobijo.

Los teoremas antiabortistas, fundamentados mayormente en conceptos como el hedonismo, la irresponsabilidad, la deshumanización, el libertinaje o el fracaso social hicieron mella en hemiciclo y en parte de la población. Se alimentó un escenario ficticio de confrontación entre clases y se ignoró la transversalidad real de la ley: para convencer a los pobres se popularizó la idea de “los pobres no abortan” y para convencer a las zonas rurales se vociferó que “era un movimiento de Buenos Aires”.

5. La influencia de los senadores que representan al norte del país

Representaban provincias recónditas, profundamentes conservadoras (Salta, Tucumán, Jujuy, Catamarca, La Rioja, San Juan o Santiago del Estero) así como zonas despobladas con una baja densidad de habitantes pero con representación fija en la cámara. La mayoría de estos senadores votaron convencidos de los postulados de la Iglesia, no tanto por el chantaje religioso, sino porque verdaderamente sienten suyo el discurso antiabortista. Este grupúsculo de senadores fue fundamental para el resultado final. Aportaron 22 de los 38 votos en contra.

6. La discusión en torno al aborto como oportunidad política.

La mayoría de representantes de Cambiemos (la coalición de partidos que encabeza Macri) votaron en contra de la ley del aborto. La legalización del aborto ha sido una discusión nacional que ha servido al gobierno de tapadera con respecto a muchos otros temas también urgentes e importantes. A un Macri sin escrúpulos le interesaba que el aborto ocupase la primera plana mediática y eclipsara los tremendos problemas económicos y sociales del país, en caída libre desde hace varios meses. Consiguió su propósito por partida doble, pues la gente se olvidó de sus penurias y ley quedó finalmente rechazada.

7. El aborto clandestino mueve una gran cantidad de plata.

Las mujeres que pueden pagarlo —y que no abortan en casa de la vecina—, pagan precios desorbitados (30.000 pesos aproximadamente) por aborto, lo que equivaldría a tres meses de sueldo en Argentina. Existe una industria clandestina (mafias) que se beneficia de todo esto y que presionan con métodos de toda clase para mantener la actual situación.

8. La ignorancia de una parte de la población poco informada sobre el asunto.

Son personas que entienden el aborto como una reivindicación exclusivamente de las mujeres, cuando se trata de un tema social y universal que nos puede afectar a todas las personas. O lo que es lo mismo: que las raíces profundas del patriarcado y su mitología arraigada son muy difíciles de arrancar.

9. Los senadores le han dado la espalda a las estadísticas.

Al año se realizan en Argentina entre 370.000 y 520.000 abortos entre legales e ilegales, muriendo 245 mujeres en 2017 (eso teniendo en cuenta solo las actas oficiales). Más de 3.000 mujeres perdieron la vida desde el fin de la dictadura a nuestra época. Se hospitalizan unas 135 mujeres por día por este tema. De ellas, 2 de cada 10 tienen 19 años o menos y 3 de cada 10 entre 20 a 24 años. Siete de cada diez adolescentes que tienen un hijo reportan que ese embarazo no fue deseado. Y, según los datos del propio Ministerio de Salud, 50.000 mujeres son hospitalizadas por complicaciones en los abortos cada año. Una barbaridad. Números escalofriantes que indican la urgente despenalización, regulación y seguimiento de la interrupción del embarazo. Cualquier país con esas cifras debe reaccionar por obligación política y moral. Sin embargo, los conservadores desmintieron y dieron la espalda a las cifras reales, que calificaron de “fantasiosas, increíbles y absurdas”.

10. La avalancha verde no fue suficiente… pero volverá.

Es una victoria pírrica. Los antiabortistas tienen la batalla perdida porque la sociedad del siglo XXI terminará pasándoles por encima. El debate está encima de la mesa y se está extendiendo. Las nuevas generaciones quieren soltar lastre y ponerse al nivel de Uruguay o Cuba, países más modernos en esta materia. Argentina debatirá en breve la reforma de la justicia y más pronto que tarde se descriminalizará el aborto clandestino. Las mujeres han hecho visible la fuerza de su movimiento en base a esta discusión, pero detrás vienen muchas otras reivindicaciones que harán temblar al patriarcado (brecha de género, feminicidio, machismo institucional). La mayor parte del electorado pedirá a los partidos incluir algunas de estas demandas que la sociedad exige y que no podrán quedarse fuera de la discusión de cara a las próximas elecciones. Un tapón de 36 senadores han conseguido, de momento, frenar la intentona de las mujeres por conquistar sus derechos. Pero la ola que se viene encima será inabarcable.

* Las fotografías del reportaje son propiedad de sus respectivos autores
The following two tabs change content below.
La Réplica es un medio digital que analiza la actualidad sociopolítica desde un prisma crítico, comprometido, plural y honesto. Hacemos el periodismo que no le gusta a los poderosos, periodismo incómodo.
Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , ,

    2 Réplicas

Participa libremente y desde el respeto. Del debate nos enriquecemos todos.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para ofrecerte una experiencia de usuario óptima. Si sigues navegando estás dando tu consentimiento a nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies