22 de agosto del 2017
La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica


Anda la derecha jerezana indignada y quejumbrosa por la celebración en la Sala Paul (un espacio sociocultural de propiedad municipal) del primer aniversario de Destraperlo, célebre marca de cerveza local conocida como “la birra más burra“. El evento, con el plato fuerte del concierto de los jerezanos La Pompa Jonda, estuvo repleto de actividades paralelas: catas de cerveza, actividades para los más pequeños (clown, pintacaras, dibujos colectivos, etc), momentos para el baile, o un mercadillo de productos principalmente jerezanos. Unas 500 personas asistieron a un acto de economía local que colgó el cartel de “no hay entradas” y dotó de color, vida y cultura a la Sala Paul, que pudo lucir su mejor aspecto.

Pero lo que a todos nos pareció un evento ejemplar, que promociona la economía local, que promueve la transversalidad, fomenta la convivencia de los pequeños y los adultos y apuesta por la cultura de nuestra tierra, a la derecha no le gustó. El brazo anónimo de Saldaña cree que es un evento lucrativo que mezcla alcohol e infancia, que es irresponsable e informal. También se queja sobre la transparencia en las licencias y otros asuntos de índole burocrático.

Y es que a la derecha parece que no le gusta la cerveza. Ya lo repite una y otra vez Carlos Herrera hablando despectivamente de ella, asociándola continuamente a los líderes de izquierdas. A la derecha parece gustarle más el vino u otras bebidas con más pedigrí. Por eso no ponen pegas en ceder espacios municipales a otros eventos también lucrativos como por ejemplo, Vinoble o la Feria de Otoño. Tampoco se escandalizan cuando en la Feria del Caballo todos bebemos alcohol delante de nuestros niños sin demasiado disimulo. No le escuchamos criticar a la romería del Rocío, fiesta religiosa en la que la farlopa rula que da gusto y deja un reguero ingente de basura a su paso.

 

Es decir, que según las características del asunto la derecha sabe ponerse de perfil o, por el contrario, entrar al trapo. El evento de la Sala Paul, sencillamente, no se ajustaba a sus intereses: impulsaba un modelo económico diferente, local, cooperativo, reunía a mucha gente de la cultura alternativa (artistas que no suelen votar opciones conservadoras) y apostaba por la interacción y convivencia entre padres e hijos de un modo inclusivo. Un modelo en las antípodas del Partido Popular

La rajada de la derecha no responde a un problema de decencia ni al delicado tema del alcohol en los espacios públicos, tiene un leitmotiv político. El modelo que les gusta es otro: el del lucro para las empresas foráneas que implantan su modelo neoliberal, el de la corbata y el guante blanco, el de los niños mejor en casa, el de la cultura tradicional y el de los espacios reservados al mejor postor. En la Sala Paul no había nada de eso. De ahí la rabieta. 

 

La fotografía de La Pompa Jonda es de Ágata Sandecor

The following two tabs change content below.
Periodista, fotógrafo y diseñador gráfico. Ha escrito en Diario de Cádiz, Rock Estatal, y El Club de los Imposibles. Es director de La Réplica. Participa en Ganemos Jerez.

Últimas entradas de Alejandro López Menacho (ver todo)

Tags: , , , , , ,

    Una Réplica

Participa libremente y desde el respeto. Del debate nos enriquecemos todos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para ofrecerte una experiencia de usuario óptima. Si sigues navegando estás dando tu consentimiento a nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies