14 de diciembre del 2018
La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica



“Estoy para defender la Constitución y el Estatut”. Uno ya sabe que pedirle a un Borbón un análisis exhaustivo de la realidad jurídica no suele ser una buena idea. No nos engañemos, si uno quiere escuchar algo inteligente sobre política española y ese algo lo tiene que decir un personaje mediático, lo más sensato es acudir a una rueda de prensa de Piqué o, si se prefiere una versión discursiva más mítica, apuntarse a unas declaraciones de Sergio Ramos en un post-partido cualquiera.  Son quienes mejor entienden la realidad de este país o, para precisar, la rivalidad de este país. Además, entre los personajes mediáticos, son ellos quienes mejor usan la cabeza.

Tampoco conviene ahondar demasiado en la cuestión y plantearse a qué parte de la Constitución se refiere el monarca, si al artículo 2 que hace referencia a las nacionalidades, al 27 que hace referencia a la educación, o al 159, que nos ilustra sobre cómo el Rey nombra magistrados del TC a los amigos de los políticos. No lo compliquemos, nacionalidades las justas, pase corto y al pie.

No nos engañemos, si Felipe VI hubiera hecho un discurso inteligente el 3-O bien podría Jorge Valdano hablar de una intervención contrahistórica desde el punto vista de la borbonidad. d’on no n’hi ha, no en raja, que decimos en Catalunya. Y es que ya decía José Bono, años atrás, en el ecuánime programa de Santa Isabel San Sebastián, en Antena 3 que, salvo a Juan Carlos I (¿?), a los Borbones era para darles de comer a parte.

Sin embargo, convendría preguntarle al monarca si cuando habla de Estatut se refiere al aprobado por los ciudadanos o al capado por los amigos de los políticos. Interesante desdoblamiento conceptual para alguien que dice representar a una democracia que, a día de hoy, no es más que una copia de una mala oligarquía llamada Reino de España, Reino donde, sin caer en la demagogia, es posible ver a torturadores del franquismo paseando en libertad por las calles, mientras los Jordis se pudren en prisión y el juez Llarena dicta sus autos ensoberbecido y sumido en la más risible arbitrariedad. Y es que España ya no es lo que era, o lo que dicen que era, un país europeo moderno. Víctima de su inseguridad, de su intransigencia, de sus complejos y de su falta de nivel cultural, se sumerge día a día en la sosa cáustica que acabará provocando su disolución.

 

La fotografía es de EFE.
The following two tabs change content below.
David Condis Almonacid. Escritor y letrado de la Seguridad Social. España no puede caer en una espiral autodestructiva. Replicar forma parte del proceso dialéctico que debe conducirnos a soluciones equitativas.

Últimas entradas de David Condis (ver todo)

Tags: , , , ,

    2 Réplicas

  1. Domènec Guimerà Mariné

    Bueno, en Catalunya mejor decirmos: “d’on no n’hi ha, no en raja”; viene a decir lo mismo pero, puestos a respetarnos, nos respetamos también las lenguas, ¿vale?

  2. David Condis

    Por supuesto Domènec, pido disculpas a todos los lectores de La Réplica por esa falta de ortografía. Faltaría más.

    Saludos cordiales

Participa libremente y desde el respeto. Del debate nos enriquecemos todos.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para ofrecerte una experiencia de usuario óptima. Si sigues navegando estás dando tu consentimiento a nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies