19 de octubre del 2018
La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica



En una democracia normal, habría sido un disparate, algo inconcebible, una broma de mal gusto. En la democracia secuestrada por Rajoy y su partido corrupto es pan de cada día, una maldita mala costumbre que tenemos que extirpar de nuestra cotidianeidad.

La semana pasada se sucedieron tres recortes en los derechos y libertades de las personas y lo asumimos como si tal cosa. La Ley Mordaza, la ley que permite las devoluciones en caliente y la destitución de un presentador de televisión incómodo para el régimen. Y no sucedió nada. Viene a seguir la misma tónica que Rajoy y sus secuaces han seguido en torno a sus prácticas mafiosas o cada vez que algo contradice su moral ultraconservadora, hacer oídos sordos, huir hacia delante o limitarse a que alguno de sus acólitos dé explicaciones vergonzosas respecto a sus motivaciones.

Rajoy prometió bajar el paro, algo que no ha sucedido durante su mandato.

Rajoy prometió bajar el paro, algo que no ha sucedido durante su mandato. Las promesas incumplidas, una constante en su gestión.

 

Y es que el Partido Popular no entiende de nacionalidades, lo suyo es una lucha de clases (que están ganando los malos) en la que no dudan en aplastar a los más pobres si con eso mantienen sus privilegios y economías b derivadas del saqueo público. Por increíble que parezca, aunque haya sido probada la existencia de una Caja B en el partido durante años, aunque el juez Ruz haya señalado al partido y no al tesorero como beneficiarios del dinero con el que Partido cedía licitaciones y favores administrativos, en España no ha sucedido nada. Es un lugar común que se dice en la calle: “en otro país, el gobierno en pleno hubiera dimitido”. Aquí, ni una mísera manifestación.

Habituados a la desfachatez de sus acciones, el ciudadano se ve anestesiado ante la reincidencia del gobierno en sus malas praxis y su impotencia a la hora de contrarrestar sus atracos. Porque, ¿qué hacer? Un gobierno que no ha dudado en fusionar los aparatos del estado a su ideología, que utiliza sin pudor Hacienda para defender lo indefendible, que pone trabas a la justicia y la intenta controlar desde el exterior, un gobierno que usa sus influencias para quitarse de en medio las voces críticas, que crea redacciones paralelas en pleno contexto de crisis, que utiliza las televisiones públicas como mero panfleto ideológico, limita la pluralidad y que amenaza a la ciudadanía con brutalidad policial y multas excesivas por su simple derecho a manifestarse, se aleja de la definición de gobierno y se acerca a la definición de dictadura.

Rajoy, que sufre el desgaste y desprestigio de su desastrosa gestión los últimos años, no ha dudado en darlo todo y de cualquier manera, para permanecer en el poder. Ha degradado los entes públicos y ha desnaturalizado la libertad de expresión, en lo que podíamos llamar Neodictadura o Dictadura 2.0. Desde La Réplica llamamos a la desobediencia civil pacífica y organizada, a manifestar el desacuerdo más que nunca usando los mecanismos propios de los movimientos sociales. La historia nos ha demostrado que es posible tumbar a los tiranos. Que quede sólo medio año de régimen o pasemos otro lustro más de oscuridad y drama social depende más que nunca de ti. Háblalo en la calle, movilízate, convence a tu entorno y convéncete a ti mismo, otra realidad es posible. Que no te amedrenten con el cuento del lobo, mereces mucho más. No te dejes anestesiar.

The following two tabs change content below.
La Réplica es un medio digital que analiza la actualidad sociopolítica desde un prisma crítico, comprometido, plural y honesto. Hacemos el periodismo que no le gusta a los poderosos, periodismo incómodo.
Tags: , , , , , ,

Participa libremente y desde el respeto. Del debate nos enriquecemos todos.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para ofrecerte una experiencia de usuario óptima. Si sigues navegando estás dando tu consentimiento a nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies