23 de noviembre del 2017
La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica



Se cumplieron los pronósticos. Juns Pel Sí obtuvo en las elecciones catalanas una mayoría holgada en el parlamento, pero no la mayoría absoluta, y dependerá de La CUP para hacer efectivos sus planes secesionistas. Tampoco consiguieron las fuerzas independentistas llegar al 50% de los votantes, lo que desacelera su hoja de ruta, pero no detiene el procés, que parece con el peso suficiente como para poner fin al inmovilismo político del estado español.Esto abre ahora un complejo proceso de negociación que exige reacciones a ambos lados del espectro político, tanto en España como en Cataluña. Rajoy se verá obligado a atender una demanda social que cada año que gana peso en Cataluña, y Junts Pel Sí tendrá que escuchar a La CUP si quiere tener el peso político suficiente para ser escuchado con legitimidad.

En el escalón inferior del hemiciclo, donde se sitúan las fuerzas no independentistas, Ciudadanos son los grandes triunfadores de estas elecciones. El resultado de Inés Arrimadas es excepcional, y no sólo les coloca con suficiente holgura como oposición a Mas, sino que refuerza el papel de Ciudadanos de cara a las generales, señalándoles como la alternativa política de centro-derecha. Ciutadans, en un momento que parecía a la baja, puede haber dado el salto definitivo para ser significativo a nivel nacional. El liberalismo pro-Ibex35 y Faes que encabeza Arrimadas pidió la dimisión de Mas y nuevas elecciones en la que se discutan programas y no se basen en una sola pregunta (¿independencia, sí o no?). Ciutadans ha sabido arañar votantes de todas las sensibilidades, pero haciendo mella especialmente en el bipartidismo (PP y PSC).

La Cup, por su parte, han triplicado su presencia en el Parlament, y son los otros ganadores de la noche. Su campaña ha sido la más cristalina de todas, “nos gusta retratarnos”, decían. Antonio Baños ha llamado a la desobediencia jurídica con respecto a la legislación española en todo lo concierne a recortes de los derechos sociales y la sensación en la sede de Poble Nou era la de un triunfo incontestable. Pero su éxito los deja en una posición delicada, pues tendrán que hacerse fuertes para dejar a Mas fuera de la presidencia de Cataluña. Esta presidencia, a día de hoy, parece que podría recaer en Romeva o Junqueras, que no estarían mal visto por la dirección de La Cup. Mas podría tener el tiempo contado.

Reparto Escaños - Votos

El PSC detiene su caída y sobrevive gracias a la buena campaña de Iceta. Su movimiento de caderas, claridad expositiva (le vino bien el bastón de la tercera vía) y simpatía, han propiciado que el PSOE salve los muebles y puede resultar vital, quién lo iba a decir, para que Pedro Sánchez logre ser el próximo presidente de este país. Para que luego digan que la elección de candidatos y las pequeñas anécdotas elevadas a detalles fundamentales, no tienen repercusión en los resultados finales.

Tanto es así que Catalunya sí que es pot ha obtenido unos malos resultados, pues pierden dos escaños con respectos a los que consiguió ICV. Un resultado que Pablo Iglesias ha calificado como muy decepcionante, que hiere en el costado a Podemos de cara a las generales, y que ejemplifica que las candidaturas unitarias necesitan de una figura potente para que se traduzcan en votos. Obviamente, esa figura no era Lluis Rabell. Un dato, Colau y Barcelona en comú consiguieron 176.600 votos en Barcelona, Cataluña sí que es pot, ha obtenido sólo 82 mil. En esto ha influido tanto la ausencia de apoyo explícito de la alcaldesa, como el mérito de La Cup a la hora de canalizar el descontento social en un eje arriba-abajo. En cualquier caso, a Podemos se le está haciendo larguísimo el camino hasta las generales y necesitará planear muy bien cada paso dado si quiere remontar el vuelo.

Unas generales que le pueden llegar demasiado tarde a Mariano Rajoy, cuya implicación en la campaña ha sido tan desastrosa que ha provocado que su partido baje a mínimos históricos en Cataluña, algo previsible con el xenófobo Albiol en cabeza de la lista. Cualquier presidente con un mínimo de sentido democrático abriría inmediatamente un canal de comunicación con el nuevo gobierno catalán (no una comunicación impostada y de cara la galería como en estos últimos cuatro años), señalando a los representantes catalanes como actores principales del reparto, para rediseñar el encaje de Cataluña dentro de España, si es que aún lo tuviera. Eso siempre que no sean las fuerzas del movimiento independentista, la necesidad evidente de un referéndum vinculante, la presión popular o las elecciones generales quienes lo dejen fuera de la discusión. Y es que, por sus propios desméritos, Rajoy se ha quedado fuera de juego.

The following two tabs change content below.
La Réplica es un medio digital que analiza la actualidad sociopolítica desde un prisma crítico, comprometido, plural y honesto. Hacemos el periodismo que no le gusta a los poderosos, periodismo incómodo.

Últimas entradas de La Réplica (ver todo)

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Participa libremente y desde el respeto. Del debate nos enriquecemos todos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para ofrecerte una experiencia de usuario óptima. Si sigues navegando estás dando tu consentimiento a nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies