24 de agosto del 2017
La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica



Si hay algo en lo que se están empeñando durante las últimas fechas los periódicos de papel tradicionales del país, algo así como el antiguo régimen del mundo de la comunicación, es en alertar sobre la radicalidad de Barcelona en Comú y Ahora Madrid, y las supuestas ideas extremas de Ada Colau y Manuela Carmena.

Desde titulares alarmantes, análisis sesgados de sus programas electorales a través de opinólogos afines (como el infame José Carlos Díez ), hasta entradas de blogs donde el director más fugaz de los últimos tiempos de la comunicación en España alerta del populismo y el coste que éste tendrá para las clases altas y “los que aún no perciben ayudas sociales” (nótese la suficiencia y la lucha de clases en una sola frase), la maquinaria comunicativa de la derecha española no ha hecho sino reaccionar como era de prever, con rabia y agresividad. Desde Cataluña o Madrid, la táctica parece en consonancia: Infundir miedo, desconfianza, teñir de radicalidad lo que en realidad viene a ser regeneración democrática y saneamiento de las instituciones, en un país que el bipartidismo condujo a la peor situación de su historia reciente.

Tanto el programa de Ahora Madrid como de Barcelona en Comú hablan, a grosso modo, de economía y justica social, transparencia, rescate ciudadano a través de los derechos sociales, ecologismo y aprovechamiento de los espacios comunes. No habla de expropiaciones sino de detener las privatizaciones injustificadas, no habla de acabar con el turismo sino de detener la gentrificación y hacerlo de forma sostenible, no habla de acabar con las subvenciones a grandes eventos como algunos se empeñan sino de redistribuirlas de una manera más justa. Leídas las propuestas y en su justo contexto, las medidas podrían convencer a una gran parte de la población, o no (seguramente las medidas sociales a un liberal le produzcan urticaria). Pero algo parece seguro, distan muchos de ser radicales. Son medidas que pueden ser rebatidas, que pueden generar efectos secundarios con los que no se está de acuerdo, que pueden considerarse más o menos de izquierda, sí. Pero no son radicales, son más cercanas a ese “sentido común” que atrofió Rajoy y que han recuperado los líderes de las nuevas formaciones (habla del sentido común Carmena, habla del sentido común Colau, habla Pablo Iglesias e incluso Albert Rivera).

si-no-tuvieras-miedo-que-harias

Ante una realidad hostil, en el que los cambios que han sobrellevado los españoles han repercutido, para mal, en su nivel de vida, muchos ciudadanos siguen viendo el cambio como una amenaza y no como una oportunidad. Los efectos secundarios de una inercia perniciosa. En paralelo, las lógicas de convivencia se han vestido de revolución. Asegurarles un techo a familias que no pueden pagar su hipoteca es revolucionario, exigir transparencia a los partidos que gobiernen es revolucionario, defender la sanidad o la educación pública es revolucionario. Cabe preguntarse qué pensarían los grandes revolucionarios si levantaran la cabeza.

A colación de los resultados electorales, los medios afines al bipartidismo lo han tenido claro, cuanto más se agite la bandera del miedo, más gente se aferrará a lo que les queda, por mínimo que sea. Difama, que algo queda. Pero ojo, porque si llegan a gobernar y las primeras medidas que tomen Colau y Carmena (o tantos otros “revolucionarios” surgidos en España durante las últimas elecciones) son significativas y eficaces, si estas mejoran a corto plazo la vida de los ciudadanos, si fueran además de simbólicas, palpables, la gente podría comenzar a perder el miedo al cambio. Y un pueblo sin miedo es un pueblo libre. Incluso de bipartidismo.

The following two tabs change content below.
La Réplica es un medio digital que analiza la actualidad sociopolítica desde un prisma crítico, comprometido, plural y honesto. Hacemos el periodismo que no le gusta a los poderosos, periodismo incómodo.
Tags: , , , , , , , , , , , , ,

Participa libremente y desde el respeto. Del debate nos enriquecemos todos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para ofrecerte una experiencia de usuario óptima. Si sigues navegando estás dando tu consentimiento a nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies