26 de mayo del 2017
La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica


Rajoy

Han pasado ocho años y nadie se acordaba ya de la pobre. Anclada en el olvido, aquella niña que en 2008 se nos diese a conocer en palabras de Mariano Rajoy, se convirtió en un enigma para quienes estupefactos le escucharon describir sus sueños y anhelos. Enternecedor.

¿Quién sería? ¿Una joven recatada de Nuevas Generaciones? ¿Alguna sobrina de alguno del Partido a quien enchufar en algún carguito? Suposiciones mil, nadie pudo esperar que la niña de Rajoy vendría del eterno enemigo de la parodia canovasagastiana post-transacción española. La niña por entonces tenía 34 años cuando saldría a la palestra del discurso del amigo del vecino del alcalde. Podría pensarse que estaba en sus inicios de la madurez, aunque su letargo académico de más de una década estudiando Derecho hace pensar que quizás se encontrase en la flor de la vida. Claro que llevaba como 20 años en el PSOE, cosa que con los currículums de Ferraz en la mano, a veces prima más que los conocimientos, el expediente académico y demás mamandurrias.

Mariano Rajoy, sin comerlo ni beberlo, no ha necesitado ni que alguien le dé aliento con algún sms la mar de cuco pidiéndole que sea fuerte. Directamente se ha encontrado todo hecho. Y todo gracias a Susana Díaz. Una mujer que, autoconsiderándose de izquierdas, insta a Pedro Sánchez a que se abstenga en la investidura de la derecha para que así puedan gobernar por cuatro años los subalternos de Iribarne. Y además, nada de dialogar con Podemos, que son un peligro, que esos lo de izquierdas se lo toman demasiado en serio. Novatos.

La niña de Rajoy sonaba en los discursos del manijero de Santa Pola como una mujercita risueña y encantadora. Sin embargo, nos ha salido menos honesta de lo que esperábamos.

susana_diaz_derecha

Y es que seamos claros, tres opciones hay: permitir gobernar a la derecha, negociar con Podemos y los nacionalismos independentistas (a quienes cuando convino ni PP ni PSOE les pusieron malos ojos), o repetir elecciones por tercera vez. Los barones (con el señor X de Endesa a la cabeza) pedían la de Pedro Sánchez como secretario general, y no han parado hasta conseguir su dimisión.

Ahora bien, ninguno de ellos reconoce explícitamente por qué no le quieren. Y no le quieren porque ha mantenido el compromiso que contrajo con el propio Comité Federal en enero de este año de no hacer coalición bajo ningún concepto con la derecha. Así se lo recordaba Borrell el pasado fin de semana a los medios.

¿Cuántos que no quieren a Pedro han reconocido que quieren permitir al PP que gobierne a través de la abstención? ¿Cuántas puertas giratorias hay detrás de esta sátira borgiana? ¿Son capaces de imaginar a altos cargos del PP exigiendo a su aspirante a presidente del Gobierno a que permita gobernar al PSOE? Ni Berlanga hasta arriba de mezcalina habría creado escenarios más esperpénticos que los que la bochornosa actualidad política nos regala. Y uno no sabe si prestarle atención o si ni siquiera es menester.

felipez_gonzalez_pedro_sanchez_susana

Sánchez debe presentarse a primarias porque sabe que puede ganarlas. Susana también debería presentarse, así dejaría claro (por enésima vez) lo que le importa ser presidenta no electa por los andaluces, además de que su descalabro sería más que probable. Fuese quien fuese el elegido, si no da a sus votantes la certeza de que no estarán predispuestos a unirse a la derecha, ¿para qué les votarían entonces? Podría ser la autodestrucción del PSOE, aunque esta suposición se ha convertido en algo como el fallecimiento de Fidel Castro: se repite hasta la saciedad en los medios que es inminente pero no termina de suceder.

Si nos llegan a decir que la niña de Rajoy se las daba de socialista, obrera y erudita del Derecho, probablemente habríamos tardado poco en poner camisa de fuerza al susodicho.

Difícil salir del asombro cuando de nuestro escenario político se trata.

Va a ser verdad aquello de que cuando les dé por venir a los Jinetes del Apocalipsis se lo van a encontrar todo hecho.

No sé si vendrán, pero si vienen, les pediría que se llevasen con ellos a la niña de Rajoy.

Y a Rajoy.

Y al vecino del alcalde.

The following two tabs change content below.

Alejandro García Maldonado

Licenciado en Derecho, ha colaborado en diversos medios como El Confidencial, Claridad Digital, El Turbión, El Importuno y Cubainformación. Autor de las obras "Testigos cegados" (2011) "Transcripción del Manifiesto Comunista" (2012), "Al resguardo del tilo rojo" (2014), "Tra due anime" (2015) y "Son de Lirios" (2016). Ha realizado estudios sobre proyectos biográficos coordinados por la Bernard Lievegoed University y dirige el proyecto literario "Etreso Biografías". Actualmente realiza un "Postgraduate Diploma of Journalism" dirigido por el National Council for Training of Journalist e impartido por la University of Strathclyde.
Tags: , , , , ,

Participa libremente y desde el respeto. Del debate nos enriquecemos todos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para ofrecerte una experiencia de usuario óptima. Si sigues navegando estás dando tu consentimiento a nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies