22 de septiembre del 2017
La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica



Luego del debate a tres mas una, en Antena 3, sólo resta confirmar que el próximo 20D puede deparar la sorpresa de una movilización histórica de los votantes. Esos ciudadanos pequeños, pero significantes, que manifestarán su voluntad, pueden dejar en evidencia la cocina de las encuestas.

El concepto de pequeño se atribuye a aquello cuyas dimensiones resultan inferiores, contrastadas con otras cosas de idéntica especie. Es decir, ente dos entidades del mismo tipo, la más pequeña será la que sea menor, corta o reducida.

En ese sentido, en nuestra dirigencia, se aprecia con asiduidad una propensión a convertirse en menor, si se la compara con otros Estados con los que nos vemos obligados a relacionarnos. Tal vez sea esa la razón de que hayamos perdido la capacidad de influir en las decisiones que nos afectan. Mucha de esa dirigencia habla de España con vana elocuencia, pero se sirve de los españoles que la configuran, para satisfacer el propio interés pequeño e insignificante.

Es de tal manera, cuando el flamante lobista Manuel Lamela queda expuesto al análisis de sus actividades postfuncionariales, por mor de la regulación de lobbies que impera en la UE. Es allí cuando nos invade la sensación de que gente como esta, convierte a la gestión de los recursos públicos, en territorio apto para el usufructo del poder. No en vano, en las instituciones de la UE, trataron con lupa al probable conflicto de intereses de un empresario de los hidrocarburos con el desempeño del cargo de comisario de Energía de la Unión Europea.

arias_cañete

Recordemos, cuando el ministro de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente Miguel Arias Cañete de Mariano Rajoy, se fuera a la Comisión Europea como comisario. Lo hizo con sus participaciones en empresas petroleras. Casi al mismo tiempo, apareció por su comisariato el representante de los intereses de la empresa minera Berkeley con el objetivo de conseguir el visto bueno a la apertura de una mina de uranio en Salamanca. Obvio que resultó ser Manuel Lamela, uno de los hombres que le acompañaron en su primera etapa como ministro de Aznar, de 2000 a 2003.

Lo curioso, además de esta relación evidente, es que el comisario ha negado tener relación alguna. Como el Jaguar en el garaje de Ana Mato. En cualquier caso, Lamela no tiene ninguna relación con el sector de la energía, pero sí con el ex ministro. Revisar la agenda de reuniones de este personaje, en su gestión europea, puede evidenciar una tendencia a un trato preferente con los grupos empresariales más contaminantes de la producción de energía.

El comisario de Energía Cañete, dio la autorización a la apertura de la mina de uranio en Retortillo, Salamanca, respondiendo a la actuación de su antiguo colaborador, representado a la compañía minera. Luego de presentar su proyecto ante la Unión Europea, Arias Cañete firmó el visto bueno, en mayo pasado. De eso, tenemos la duda sobre los argumentos del comisario para aprobar el proyecto de Berkeley. El contenido de su informe está clasificado, siguiendo los deseos de la empresa, según informa la Comisión Europea. Pequeñeces de la UE. Luego se sorprenden del euroescepticismo.

retortillo

Berkeley Minera España S.A., filial de la compañía australiana Berkeley Resources Ltd., pretende aprovechar dentro de la comarca salmantina del Campo Charro una concesión de explotación de 2.517 hectáreas para la extracción y procesado de mineral de uranio, entre los términos municipales de Retortillo y Villavieja de Yeltes. El proyecto, denominado “Retortillo-Santidad”, supone un movimiento de tierras superior a los 200.000 m³ anuales, cinco megavoladuras a la semana y el procesado de 2.000.000 de toneladas/año de mineral de baja ley, del que se preveen la extracción 675 toneladas de óxido de uranio al año.

Berkeley Minera España S.A., en esa explotación, prevista para 11 años,  en ningún momento ha explicado cuántos puestos de trabajo por esa la actividad extractiva pueden ponerse en peligro en otros sectores productivos. Ni la drástica caída en la valoración económica que sufrirán las propiedades de los particulares de los pueblos afectados y de otras localidades de la zona. Como tampoco se han tenido en cuenta los riesgos para la salud tanto de los vecinos como de los potenciales trabajadores derivados de la minería de uranio a cielo abierto. Debe saberse que se la considera como una de las actividades industriales más tóxicas que existen. De su actividad, se contamina el aire, agua y suelos que pueden tener consecuencias irreversibles para las poblaciones afectadas.

Esto, además, si se tiene en cuenta que la concesión minera está atravesada por el río Yeltes, singular paraje sobre el que se han definido dos espacios de especial protección a nivel europeo (Red Natura 2000): La Zona de Especial Protección para las Aves de las Riberas de los ríos Huebra y Yeltes (ZEPA ES0000247) y el Lugar de Interés Comunitario de las Riberas de los Ríos Huebra, Yeltes, Uces y afluentes (LIC ES4150064). En ambos casos, se trata de áreas protegidas colindantes con la futura explotación. De lo anterior, afirmar que lo que suceda en la mina no va a tener efecto alguno sobre el entorno inmediato es, cuanto menos, temerario por parte de la empresa y de quienes han aprobado a su plan operativo.

lamela_aguirre_salud

Vayamos más atrás, en épocas de la lideresa Aguirre, Lamela se ganó un oscuro pasado en la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid como artífice junto a la presidenta, en los procesos de privatización de servicios sanitarios públicos. El origen de la Marea Blanca parte de allí. Lo que es más interesante es que, este personaje, actualmente se dedica al sector privado de la sanidad. Todos estos antecedentes sugieren una pequeñez en el objetivo de responder al interés general de los ciudadanos de España.

No debemos confundir entre la significancia o insignificancia de lo pequeño. Esto es relevante, porque lo pequeño también votará el 20D. De aquí, la cuestión será, si prevalecerá la pequeñez significante o la insignificante.

Los más pequeños son también los más débiles de la sociedad. Por esa razón cuentan con derechos especiales y privilegios ante la justicia, al resultar vulnerables al abuso del poder de los grandes intereses económicos. La tendencia a permitirles, a estos últimos, un accionar poco menos que libre, es la esencia de la brecha producto del avance de los derechos de unos en desmedro de aquellos. Es significante que la pobreza se siga ampliando. Que las dificultades están invadiendo espacios inéditos hasta ahora. Esa situación de marginalidad, llegará tanto a izquierdas como derechas intelectuales. Parte del voto de la primera llevó a Mariano Rajoy a la Moncloa. Él lo sabe, por eso ha hecho una inesperada irrupción a pie de calle. Con la consabida difusión de los medios sometidos desde la vicepresidenta. Que este mérito se lo ha ganado. Debate mediante, Soraya pone sobre la mesa otro desprecio marianista.

rajoy-corrupto

El acto de votar es pequeño, pero de una gran significancia. En esa acción es en la que, los más expuestos a sufrir los efectos del abuso del poder, pueden equilibrar la gestión de sus fuerzas más allá del actuar avaricioso de los agentes económicos de mayor influencia. Es temerario el gesto de Rajoy. No puede ni debe desdeñar de ese modo a los españoles. El huevo de la serpiente de la corrupción se anida en esas relaciones asimétricas para la mayoría de los ciudadanos.

Por tanto, esa pequeña acción de votar, es de gran significancia. Resulta que es la clave para lograr un diseño justo de los mecanismos de control de los abusos, que han venido sufriendo los españolitos. También es el punto de partida para salvaguardar una independencia judicial equitativa, que sea la garante para una sociedad más justa. Acabar con la impunidad, por ejemplo.

La actual campaña está más centrada en influir sobre el voto de los pequeños ciudadanos, para mantener el “estado de cosas” necesario que permita seguir aplicando el modelo. Porque, sólo se trata de eso, de mantener una España injusta, reprimida y empobrecida, como medio de mantener altos beneficios e incrementar la brecha entre incluidos y excluidos.

Por tanto, lo que se dirimirá, estará entre la significancia e insignificancia de lo pequeño.

¿Usted, quiere tener significancia o mantenerse insignificante?


 

PD: las imágenes son propiedad de sus respectivos autores
The following two tabs change content below.

Alberto Vila

Economista, Analista Político en Diario 16, Bastión Digital, La Réplica y Liverdades / Comunicación y RRPP / Me baso en información publicada
Tags: , , , , , , , ,

Participa libremente y desde el respeto. Del debate nos enriquecemos todos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para ofrecerte una experiencia de usuario óptima. Si sigues navegando estás dando tu consentimiento a nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies