19 de septiembre del 2017
La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica



El Cambio Climático se ha convertido en un gigantesco fenómeno, omnipresente y omnipotente. Que como tantos otros males globales ha conseguido una percepción lejana por parte de una mayoría de la sociedad. Esta visión distante convierte la modificación del clima en esa sombra tenue cuyas evidencias percibimos mejor cada día.

El fenómeno de calentamiento global se ha obviado por las autoridades internacionales constantemente gracias a un planteamiento basado en tratar el Cambio Climático como un problema del futuro, lejano y del que alguien se ocupará a su debido momento. Somos testigos de la sucesión de cumbres sobre el clima, el fallido tratado de Kyoto y otros tantos encuentros y cumbres internacionales donde los principales gobiernos y economías solo han logrado posponer frágiles acuerdos. Acompañados de brillantes discursos sobre el valor de nuestros recursos y la importancia de la conservación. Palabras y más palabras, que acaban en simples buenos propósitos de año nuevo que pierden consistencia a la mañana siguiente. Desgraciadamente ya no cabe esperar un día más, el futuro es ahora.

Fotografía de Disopress.

Fotografía de Disopress.

Las soluciones al Cambio Climático van más allá de duchas cortas y contenedores de colores en las calles. Requiere de un profundo cambio de modelo político, económico y social. Ante tan profundo planteamiento es fácil imaginar la gran variedad de intereses políticos y económicos que trabajan incansablemente para controlar o canalizar cualquier cambio. De entre todos los planteamientos que han surgido para minimizar el Cambio Climático hay uno que llama especialmente la atención por como ha calado en la opinión pública. “El Cambio Climático no existe, no es real”. Siempre existen investigadores que no dudan en contradecir el amplio consenso científico respecto al calentamiento global. Hecho enriquecedor y fundamental para el progreso de la ciencia. Que ante planteamientos diversos debe pronunciarse y valorarlos de forma objetiva e independiente. Otra cuestión más intrigante es el uso y la elevada repercusión que algunas teorías minoritarias han tenido en nuestra sociedad. Como no recordar al primo meteorólogo de Mariano Rajoy, sumado a la teoría del negacionismo. También los hay que cambian de opinión. El expresidente José María Aznar ha viajado desde posturas cercanas al negacionismo, a sacar partido económico del Cambio Climático gracias a su participación en el Global Adaption Institute. Agencia de calificación medioambiental que asesora a inversores internacionales sobre la mejor forma de adaptarse al Cambio Climático. Queda claro que dicha organización y nuestro expresidente no buscan la solución al problema, aunque al menos creen en su existencia.

En nada benefician a la sociedad los intereses creados a ambos lados del fenómeno de calentamiento global ya que han conseguido dogmatizar, polarizar y simplificar el complejo y multidisciplinar estudio del Cambio Climático a una afirmación o negación. Cuando lo realmente importante está en analizar, interpretar y debatir datos y hechos actualmente tangibles que nos permitan desarrollar políticas y actuaciones medioambientales que se anticipen a irreversibles escenarios futuros.

Resultados del informe de Equo.

Resultados del informe de Equo.

Recientemente se ha presentado el informe Cambio Climático en Europa 1950-2050. Percepción e impactos”. La publicación, marcada por un carácter divulgativo, arroja multitud de datos y comparativas respecto a causas y efectos del Cambio Climático desde una perspectiva rigurosa y de búsqueda de soluciones posibles. El documento elaborado para EQUO presta especial atención a Europa y España dejando entrever la necesidad de una actuación inminente frente a los datos de aumento de temperatura registrados.

Si atendemos a los objetivos que se ha marcado la Unión Europea, de no superar los 2ºC hasta 2050, Europa necesita disminuir sus emisiones un 40% para 2030 y un 80% en 2050 respecto a los niveles registrados en 1990. Tarea nada baladí. Tampoco hay que olvidar que este aumento de 2ºC, aunque admitido oficialmente, produciría importantes cambios en la Europa que conocemos. El sur de Europa quedaría marcado por olas de calor y periodos de sequía estivales acusados con falta de agua potable. España adoptará el clima del norte de África y el norte de Europa el clima que disfrutamos actualmente en la Península Ibérica. Cualquier variación mayor de 2ºC traería simplemente la destrucción de la sociedad que conocemos con escenarios de escasez de agua potable y alimentos, aumento de enfermedades, temperaturas extremas estivales que acabarían con el turismo al sur de Europa, la desaparición de especies, del cultivo de cítricos, el olivo o la vid o el considerable aumento del precio de la energía. El resultado de nuestra pasividad lo sufrirán especialmente todos los que actualmente tienen 30 o más años. En 2050 se encontrarán en el grupo de mayor riesgo para afrontar estos cambios. Un ejemplo clarificador sobre el riesgo real al que nos enfrentaremos son las 70.000 muertes producidas por las inusuales olas de calor del año 2003 en Europa.

Portada del informe elaborado por EQUO.

Portada del informe elaborado por EQUO.

Sin olvidar que un cambio capaz de moldear un futuro mejor debe germinar en cada individuo, la sensibilización social a gran escala es esencial. Debemos reclamar y exigir activamente compromisos vinculantes a los gobiernos antes de la próxima cumbre climática de París en diciembre de 2015. Donde un profundo replanteamiento del actual modelo energético, de producción, consumo y transportes sería una buena forma de comenzar a cambiar el futuro. La política desvinculada de grandes corporaciones y al servicio de las personas es una pieza clave del rompecabezas. Así que quizás la llamada “nueva política” española, sean cuales sean sus siglas, debería prestar la misma atención a los problemas medioambientales que a los económicos. Y actuar de comunicador y conductor de iniciativas que muevan mayorías sociales frente a una parte del sistema político y financiero que destruye impasiblemente nuestros recursos. Hecho que incluso los más escépticos frente al fenómeno de calentamiento global, deberían apoyar.

The following two tabs change content below.

Alberto Roldán

Ingeniero de cuerpo y espíritu inquieto apasionado por el mundo de las letras y los viajes. Creo en el análisis y el debate como elemento reflexivo creador de conciencias.
Tags: , , , , , , , , ,

Participa libremente y desde el respeto. Del debate nos enriquecemos todos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para ofrecerte una experiencia de usuario óptima. Si sigues navegando estás dando tu consentimiento a nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies