27 de septiembre del 2016
La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica


Two businessmen with coffee cup looking at woman

En ocasiones resulta muy cansado cargar con la perspectiva de género a todas partes. Cuando se entra en contacto con el feminismo, cuando entra a formar parte de nuestra vida de verdad, cuando se mezcla con nuestra identidad y con nuestra personalidad, pocas veces hay vuelta atrás.

Las gafas violetas nos permiten no solo ver, sino observar, analizar, descubrir, cuestionar, señalar, y sobre todo, explicar. Aplicando la perspectiva de género, descubrimos explicaciones a muchas situaciones y hechos que, aparentemente, no tenían una respuesta evidente:  los puestos de poder, los estereotipos, el canon de belleza, el espacio público, la violencia de género, la brecha salarial y un largo etcétera precisan ser cuestionados y analizados desde la perspectiva de género.

Cuando aplicamos esta perspectiva  a un nivel macrosistémico, lejano y abstracto es más sencillo conseguir consenso, puesto que la desigualdad resulta más evidente y afecta menos (aparentemente) a la vida diaria. Reconocemos fácilmente y aceptamos que es cierto que no tenemos presidentas, que hay un tipo de violencia específica sobre las mujeres, o que las madres cargan con todo el peso de los cuidados. Pero ¿qué pasa cuando aplicamos esta perspectiva a nivel microsistémico, en lo cercano y tangible? Cuando cuestionamos y señalamos el machismo que nos afecta día a día, que está cerca, que forma parte de nuestra vida… es cuando toca lidiar con El Neomachista.

Manel Fontdevila

Hoy en día no es fácil declararse abiertamente machista, puesto que es una palabra que se relaciona con valores no deseados e incluso antiguos. Y eso no es por casualidad, es el fruto de la lucha de las mujeres durante siglos. Por eso el machismo se viste de nuevas formas, es menos evidente y trata de hacerse más sutil, pero su objetivo sigue siendo mantener los privilegios propios del patriarcado.

No es fácil lidiar día a día con El Neomachista. Pero como en muchas ocasiones es más fácil llegar a las personas a través del diálogo sereno, paciente, inteligente e incluso desde el humor, es bueno disponer de un decálogo de detección y respuesta ante sus comentarios. Con ustedes, El Neomachista:

1) Yo no soy feminista ni machista, yo creo en la igualdad: Este es un error muy frecuente producto del desconocimiento. El feminismo es un movimiento que reivindica la igualdad de derechos entre hombres y mujeres. El machismo se conforma por actitudes, conductas y creencias de superioridad del hombre con respecto a la mujer.

2) También hay violencia de género contra los hombres: la violencia de género no se da de la mujer hacia el hombre porque no existe un sistema ideológico y cultural que oprima al hombre, sino a la mujer. La violencia de género se da en la pareja o expareja, del hombre hacia la mujer y tiene sus raíces en el patriarcado, el androcentrismo, el sentimiento de posesión y la idea tradicional de amor romántico. Conforma un fenómeno social que se da en todas las culturas y que provoca sólo en nuestro país 50, 60 ó 70 mujeres asesinadas al año por sus parejas o exparejas. Supone por tanto una situación de emergencia que precisa respuestas educativas, sociales y políticas concretas.

Tuit polémico, machista e innecesario de la cuenta de la Guardia Civil en Twitter.

Tuit polémico, machista e innecesario de la cuenta de la Guardia Civil en Twitter.

3) Existen muchas denuncias falsas: Según la Fiscalía General del Estado, el porcentaje de denuncias falsas en materia de violencia de género es de un 0,018%. Esta cifra habla por sí misma.

4) Eres una feminazi radical: No existe tal cosa. La palabra feminazi ha sido inventada por el neomachismo para demonizar y ridiculizar al movimiento feminista. Esta palabra ha sido utilizada incluso por neomachistas de renombre como Arturo Pérez-Reverte para atacar al feminismo.

feminazi

 

5) El lenguaje inclusivo es una tontería, acabaremos diciendo sillas y sillos: El uso del lenguaje es importante en cuanto que con él construimos nuestro pensamiento y nuestra representación mental. Aquello que no se nombra, no se ve, y lo que no se ve, no existe. Nuestro lenguaje se ha regulado en base a los valores sociales y culturales dominantes patriarcales y androcéntricos, y es por esto por lo que debe ser cuestionado. Utilizar como argumento el femenino y el masculino en cualquier sustantivo es un intento de ridiculizar el lenguaje no sexista, que no tiene fundamento puesto que no hay que diferenciar el género en aquellos sustantivos que no tienen sexo biológico ni género.

6) Sois muy pesadas con eso del feminismo: sí, hay días que nos levantamos y nos da por pelear y reivindicar nuestros derechos y nuestro lugar en cualquier ámbito de nuestras vidas. Incluidos en aquellos contextos y situaciones en los que la desigualdad no es fácilmente apreciable.

micromachismo metro

La ilustración es de Javitxuela, @javi_txuela, que tiene también página de Facebook.

7) No es acoso, es un piropo: un piropo es algo agradable que se dice a la cara de alguien conocido con respeto y con la intención de animar y/o agradar a la persona a la que se le está diciendo o mostrarle afecto. Silbar y/o gritar por la calle a una mujer desconocida algo relacionado con su aspecto, su cuerpo y su ropa es acoso verbal.

Campaña "No me llamo nena" )Madrid 2014).

Campaña “No me llamo nena” (Madrid 2014).

8) Me da igual que sea un hombre o una mujer, lo que importa es la persona: este argumento es muy repetido en organizaciones políticas o sociales cuando se trata el tema de la paridad en listas o en cargos. Por cuestiones relacionadas con la educación, la socialización, los estereotipos y la falta de referentes es probable que el protagonismo, el liderazgo y el poder de las organizaciones acabe siendo masculino. Herramientas paritarias como las listas cremallera fomentan una participación más igualitaria y representativa.

9) También debería existir un día del hombre: el 8 de marzo fue declarado el día Internacional de la Mujer Trabajadora por la ONU en 1975. Conmemora las luchas de las mujeres obreras que reivindicaban sus derechos y la igualdad en la sociedad. Actualmente aún vivimos en una sociedad que oprime a la mujer y en la que la desigualdad en el ámbito laboral, económico, político y familiar sigue siendo evidente, por lo que seguimos peleando y reivindicando nuestros derechos cada día y, en especial, el 8 de marzo.

10) Ya hemos conseguido “la igualdad”: creer que las mujeres ya estamos en igualdad de condiciones en todas las esferas de la vida es un error frecuente. La infrarrepresentación política, la brecha salarial, las mujeres asesinadas por sus parejas, el techo de cristal o el sobrecargo de los cuidados nos indican todo lo contrario: vivimos en una sociedad desigual.

Cuando la perspectiva de género toca de cerca es cuando verdaderamente se evidencia la amenaza a los privilegios, es cuando duele y es cuando el cuestionamiento provoca respuestas a la defensiva de El Neomachista.

Por eso el feminismo molesta; por eso el feminismo, como dice Nuria Varela, es un impertinente que cuestiona el orden establecido. Pero es justo ahí, en la medida en que señala, cuestiona y nos permite explicar incluso las formas más sutiles de opresión, cuando el feminismo se hace necesario para avanzar hacia una sociedad igualitaria. Es por esto que el feminismo es necesario porque nos hace crecer, el feminismo es necesario para ser felices.

The following two tabs change content below.
Psicóloga, interprete de lengua de signos, activista social y feminista. Forma parte del círculo de Podemos de El Puerto de Santa María (Cádiz).

Últimas entradas de Marta Güelfo Márquez (ver todo)

Tags: , , , , , , , , , , ,

    615 Réplicas

  1. Stan

    Yo simplemente voy a plantear mi humilde punto de vista.

    Lo que la autora plantea en este artículo no es neo-machismo, es poner las cosas en el lugar que deben estar, porque sino nuestra sociedad (ya muy arruinada) se va a convertir en un completo libertinaje.

    Primero sale el feminismo moderno a poner a las mujeres en oposición a los hombres, luego el MGTOW para poner a los hombres en contra de las mujeres.

    Hoy en día entre hombres y mujeres ya no nos amamos, sino que nos odiamos cada vez más. Y eso es lo que quieren los gobiernos para oprimirnos más fácilmente, nos quieren divididos. Por qué mejor no trabajar hombres y mujeres juntos para construir algo en vez de destruirnos entre nosotros? Unidos no somos más fuertes? Creo que es más sabio hacer eso que estar entre continua oposición entre sexos. Pero lamentablemente creo que el daño ya está hecho y revertirlo va a requerir de un esfuerzo y responsabilidad conjuntos, pero principalmente la predisposición de ambas partes, sino no pasará nada y las cosas van a ir peor.

  2. Juan Carlos Baglietto

    Bueno, en realidad decir que no hay un sistema que permita la violencia de género contra los hombres me parece medio errado. Los géneros en sí son una construcción de opresión social generalizada. Por eso todas las personas homosexuales y transgénero son normalmente víctimas de persecución u ostracismo sin importar si son hombres o mujeres, igual que se combate a cualquiera que se atreva a cuestionar o renegar de los dos géneros tradicionales y quiera identificarse de otro modo.
    Es innegable que la sociedad actual beneficia económicamente al género masculino, pero el enriquecimiento aunque equivalga a “poder sobre otros” no equivale a la propia “libertad” y, entonces, el hombre aún siendo principal victimario se vuelve también un esclavo guardián de su propia cadena. Se puede discriminar a un hombre por ser un “mal” hombre. Me parece que la idea del feminismo es (o tendría que ser) que la discriminación se la metan todos los/las discriminadores en el ojete y empiece a progresar la Humanidad como un todo.

  3. GOES11

    Sinceramente este artículo está hecho con los riñones y con premisas totalmente falsas. Si, estoy consiente que lo primero que van a gritarme es “machista” o “neomachista,” pero afortunadamente, todas las miles de compañeras que luchan día a día, codo a codo al lado de igual miles de nosotros, sé, porque lo hemos platicado muchas veces, opinan igual.
    El feminismo actualmente está desvirtuado por personas como la que escribe esta nota, que más tratan de perder en rollos absurdos la lucha por la evolución de la humanidad, que en sí luchar por ella.

    Quien realmente sacrifica y expone su integridad física e impulsa su capacidad intelectual por el bien de la humanidad, no se pierde en premisas falsas ni desvirtúa su lucha en batallas menores desgastadoras. No se pierde porque la lucha y la humanidad sean género femenino, no porque el asesinato y el fraude sean de género masculino. Simplemente ve adelante.

  4. Robert

    El texto no se autopiensa, no se autojuzga y queda patente en la frase sobre listas políticas, donde pasa de dar opiniones de apariencia objetiva a decir, sin dato alguno, que normalmente se deja fuera a la mujer del ambito político, esto es mezcla de abogar por el corazón del lector que no se plantea las cosas, o fruto de una mente enclada en el pasado, el mundo es machista y aún con este lastre esta habiendo progresos, lentos pero los hay, solo hay que ver la cupula del partido podrido, o mirar hacia América, Brasil o Argentina.

  5. Paco

    Estoy de acuerdo con el artículo en general, pero está redactado como si sólo existieran feministas en el género femenino, por ejemplo cuando dice “sois muy pesadas con”. ¿Me lo tomo como un rechazo a la posibilidad de que existan hombres feministas o es un simple error?

    Ah, y Zapatero nunca dijo que el Ministerio de Igualdad fuera un gasto superfluo. Saludos

  6. Matías Itmis

    Me encanto el tema del lenguaje inclusivo, creo que el lenguaje realmente define nuestra sociedad y cada vez crea más diferencias, por lo tanto hay que tomar conciencia y empezar a utilizar correctamente el lenguaje, ya que es el medio por el cual creamos los conceptos con los cuales definimos la realidad…
    Ver que el lenguaje se desfigura hasta tal punto de crear divisiones entre “todos” y “todas” es aberrante cuando buscamos la igualdad social.
    Interesante articulo.

  7. Marioma

    Pues, personalmente, creo que el machismo (y eventualmente, por el caracter derivativo, el micromachismo y neomachismo) son caracteristicas y costumbres adquiridas, pero ejercidas de forma voluntaria y a sabiendas. En el caso del articulo creo que se habla de la ignoracia inculcada desde el machismo, pero repetida por costumbre e ideologización cultural. No digo que por eso sea aceptable, pero tampoco por eso vais a crucificar a alguien, digo, ¿No sería mejor educarlos? Pero bueno, esa es mi humilde opinion como hombre latino de mediana edad.

  8. Christian

    Hola Martha.

    Muy enriquecedora publicación. Me quedó una duda sobre la imagen de la Guardia Civil: ¿En qué modo es machista? Gracias anticipadas por tu respuesta.

  9. Mevaamataroque

    Si el feminismo buscara igualdad no debería llamarse feminismo. Si las feministas atacan al machismo, no deberían mirarse al espejo? Básicamente están diciendo que si uno no es ni machista ni feminista entonces es machista, aún si se cree en la igualdad con la discursiva de que sólo el feminismo busca la “igualdad”… Entonces todos tienen que ser feministas pues para que haya igualdad de género? Eso no sería poner un género por encima de otro? No tiene sentido! Y luego llaman machista al quienes reclaman igualdad de género en todas sus variantes, incluyendo la violencia.

    No soy un “neomachista”, ni machista, ni feminista. Odio los ismos pero, sinceramente, uno de los ismos que más detesto es el feminismo, porque se ha pegado de la fémina lucha por alcanzar un “status” igual al de los del hombre y, no contentas con obtener lo que quieren, empiezan a cagarse sobre sí mismas, pues son ellas mismas quienes ponen al hombre por encima en su ridícula ideología. Cuando acepten que un mundo sin ismos es la única solución, entenderán la historia de las mujeres que tanto se supone que defienden; sino, cuando la “desigualdad de género” ya no exista, les aseguro que los datos de que “las mujeres no ocupan tales y tales posiciones” seguirán siendo peleados por feministas, aunque no se deban más que a la brecha biológica que hace que los intereses de ambos sexos sean distintos,

  10. vultriaisk

    Muy triste esta publicación, el feminismo se ha convertido en una cacería de brujas absurda, donde sólo se victimiza a la mujer y se le desprende de cualquier empotramiento, se volvió el “ratón perez” de las formas de revolución actuales, “todo es malo, todo es el patriarcado.” Es un absurdo en si mismo, carece de principios feministas reales y aunque es claro que existen tendencias machistas hoy día a erradicar, este tipo de opiniones fanáticas y sesgadas, tan sólo se ocupan de alimentar el odio hacia imaginarios, bastante subjetivos que nada tienen que ver con los principios de igualdad planteados en un principio por el feminismo, que tristeza ese rumbo que toma esta revista.

  11. Un cínico

    Una declaración unilateral y absoluta en favor de la discriminación positiva hacia un género. Discriminación positiva y negativa comparten algo, no obstante, ser nocivas para cualquier contexto de equivalencia o igualdad, ya sea legal, moral, o social. Abogar por la justicia cometiendo injusticias no es el camino. Me parece monstruoso que se acepten como algo positivo dichas posturas, y la criminalización de facto a quien, objetivamente, las encuentra aberrantes. No hay consenso. No se llama a concordia, ni diálogo. No hay más que un conflicto, en blanco y negro, con una reducción al absurdo del bien y el mal. No prosperará.

  12. Gabriela Terán

    Martita, no. No puedo. me niego a no sonreír cuando un hombre me silba al caminar por la calle (ya escasean); me niego al lenguaje “inclusivo” y por lo tanto a decir presidente y presidenta, astronauta y entonces, astronauto; me caen mal las mujeres que maltratan hombres (porque sí las hay, sí existe la violencia de género en este sentido) vertiendo y ejerciendo su odio sobre sus esposos y sus hijos destinando a éstos últimos a ser en el futuro, hombres enojados con las mujeres; agradezco que me abran la puerta, que me cedan un lugar en el autobús y me ayuden a bajar del transporte a mí y a mi hija; y sí, soy feminista porque quiero que mi hija realice sus sueños en un mundo que sí, está dominado por los hombres pero en una lucha inteligente y hasta taimada puede ser que se gane terreno. No quiero más mujeres asesinadas ni maltratadas ni humilladas ni con salarios bajos ni dominadas emocionalmente pero tampoco quiero mujeres enojadas con los hombres, que sin saberlo, lenta e inexorablemente, se están convirtiendo en aquello que odian.

  13. Carlos

    Personalmente, siento que el trato a la mujer en el cotidiano es una falta de respeto grave hacia ellas, gran parte del tiempo las colocan en un lugar menor o como si estuvieran ahí para el hombre, o sexualizan desproporcionadamente a las niñitas de 13 o 15, siento que en parte por el lenguaje publicitario y el multimedia, como en parte por el legado cultural chileno. Soy un hombre hecho y derecho, y no logro entender como la gente no se incomoda o no logra decir nada asertivo para detener la conducta, cuando un grupo de hombres como pasatiempo se pasa la vida sexualizando a las chicas que pasan por ahí.

  14. Reflexión

    El Odio sólo genera Odio.
    La lucha sólo lleva al enfrentamiento.
    Si quieres la Paz no te prepares para la Guerra.
    El Activismo Social que nace desde la indignación, el rencor y el odio sólo puede generar más indignación, rencor y odio.
    No hay caminos para la Paz, la Paz es el Camino.
    A mi modo de ver a la lucha Feminista le falta lo que a la mayoría de luchas sociales a lo largo de la Historia para tener éxito.
    Carecen de una base espiritual.
    Es simplemente una lucha por obtener una cuota de poder.
    Y ya sabemos lo que ocurre con el poder, el poder corrompe y el poder absoluto corrompe absolutamente.
    Así pues esta nueva lucha social tendrá sus éxitos parciales, la mujer tendrá puestos de responsabilidad política, social y económica. Tendrá dinero. Probablemente descienda la violencia física y psicológica hacia la mujer.
    Pero por el camino se habrá pagado el precio de enfrentar a ambos sexos. Se habrán aprobado leyes aberrantes, y se habrán llevado a cabo una serie de acciones del todo negativas para la paz y la concordia social. El resultado de todo es más sufrimiento, más dolor y menos PAZ. Ya que las luchas no traen PAZ sino sufrimiento y dolor. Y es que a veces pretendemos arreglar los problemas del mundo sin habernos arreglados previamente nosotros mismos por dentro. El ser humano es potencialidad pura. Nosotros decidimos qué camino escoger. “Los que escogen el camino de la lucha enfrentando a las personas, que sepan que la victoria conseguida con el filo de una espada es sólo una tregüa” Y OJO que no defiendo el estatus quo actual. Sólo que me parece una lucha social vacía de contenido espiritual, y por lo tanto condenada al fracaso. El Mundo en el que vivimos es sólo un reflejo de lo que somos cada uno de nosotros por dentro. Antes de pretender cambiar al mundo, hay que reflexionar y purificarse por dentro. Saludos,

  15. Julio Ruiz

    Qué triste es ver como los comentarios que critican este artículo caen en los mismos tópicos que el artículo critica.

    Siempre he comparado el problema de la visión del feminismo como una opresión de la masculinidad con la repartición del dinero.

    Seguramente aquellas personas que creen que estamos ya en igualdad dirían que darle 400 euros a cada persona por el hecho de haber nacido es “lo más justo que hay”, pero no se tiene en cuenta el punto de partida, si una persona tiene 5000 euros en el banco y otra tiene solo 100, qué justicia es ésa?? cómo se puede alcanzar la igualdad si damos lo mismo a todo el mundo?? Este problema se llama EQUIDAD y es lo opuesto a la IGUALDAD.

    El problema no es el feminismo, el problema real es el machismo en cualquiera de sus vertientes, y sí, el machismo llega también a las otras sexualidades que no son la heterosexualidad: La homosexualidad masculina (así como la transexualidad, bisexualidad o la asexualidad o queer) está concebida como una minusvalía (una manera de ser menos o peor hombre) y la homosexualidad femenina está concebida como un objeto de consumo (“ver a dos mujeres besándose es algo bonito, pero a dos hombres es algo asqueroso” es una frase que ilustra esto muy bien y que habréis escuchado en más de una ocasión).

    El machismo ha convertido a las personas en consumidoras de personas (tratar a las como objetos de placer y/o prestigio), en pisotear para alcanzar prestigio y poder, en menospreciar a quién no piensa igual que yo; el machismo no se revisa a sí mismo, pero sí dice cosas como “el feminismo está desvirtuado, no debería de ser así”.

    El machismo convierte en prestigioso el rol tradicional del hombre y sus símbolos a la vez que sigue menospreciando el rol tradicional femenino (por eso no está mal visto un pantalón en una mujer, pero sí una falda en un hombre; igual que no está mal visto un balón en una niña, pero sí una muñeca en un niño; igualmente no está tan mal visto que un hombre se cuide pero sí que una mujer no se maquille).

    El problema de la construcción del género no es algo baladí que se solucione con 4 argumentos de andar por casa que se caen a pedazos en cuanto los tocas, es algo muy serio que en su máxima expresión lleva a la muerte de montones de mujeres POR EL HECHO de ser mujer: ése es el verdadero significado de la violencia de género, la discriminación por nada más que ser mujer o por no seguir las reglas del MACHO.

    Queréis una prueba de por qué no estamos en igualdad?? Seguramente muchas personas acuden al diccionario a conocer “el verdadero significado de las palabras”, pues bien, comparad la definición de HOMBRE y de MUJER y decidme si son iguales, y si no lo son, cómo es posible que estemos en igualdad??

  16. Joan

    Muy en desacuerdo, queda claro que se trata de una autora, a la cual la condena la obsecion de diferenciar a los géneros, cuando el problema no es de géneros sino de cultura, educación y buenas costumbres, algo tan ajeno en nuestra sociedad, con familias disfuncionales que crían hijos que se volverán adultos algún día y seguirán su rol en una sociedad enferma, pregunto …. hablan tanto del machismo, y del feminicidio, donde estuvieron las madres de estos animales ejecutores de estos crímenes, no fueron ellas parte de esta malformación social, un hombre o mujer criada en el seno de una familia con valores y que fomente su autoestima tendrá pocas posibilidades de caer en estas desgracias, aprenderán a quererse y respetarse, a diferenciar que es lo bueno y malo en una relación de pareja, y se cuidaran de estos o estas individuas, trabajemos en lo familiar, en vez de marchar por las calles fomentando diferenciación inviertan ese tiempo en su hogar, en sus hijos, hermanos etc,

  17. Irene

    Me encanta como la mayoría de los que critican el artículo, sencillamente no han entendido nada… Seguid pensando.
    Fantástico artículo, excelente forma de expresarlo, muchas gracias.

  18. Manuel

    El “feminismo” es un negociazo.
    Y lo pongo entre comillas porque ni es feminismo ni es nada, sino sólo un negocio, un nicho de empleo, un subterfugio para obtener prebendas unas en base a los problemas de “las otras”.
    La lucha de muchas feministas que sí merecían tal nombre consiguió equiparar en este país los derechos de hombres y mujeres. En la actualidad, no es que haya una igualdad de derechos, es que hay una clara desigualdad a favor de la mujer, que debemos corregir de inmediato.
    Lo que lo hace muy difícil es que el volumen del negocio es impresionante. Y, mucho más que resueltas, decididamente dadas la vuelta las cuestiones de igualdad de derechos, hay que apoyarse en cualquier chorrada que se encuentre al azar para seguir chupando del bote.
    A eso se reduce toda esta farsa.

  19. Jimmy López

    No vale la pena responder a un articulo tan obtuso, lástima por quienes lo leen y les parece correcto tanta discriminación y prejuicio.
    En mentes tan cerradas como la de los infelices machistas (hombres y mujeres) que maltratan a mujeres y niños, no cabe replica posible cuando no existe apertura al dialogo.

  20. Pingback: Femi…ni nazi, sí nista. | Sexo vs Genero

Participa libremente y desde el respeto. Del debate nos enriquecemos todos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para ofrecerte una experiencia de usuario óptima. Si sigues navegando estás dando tu consentimiento a nuestra política de cookies.

CERRAR