18 de diciembre del 2017
La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica



1) Acuda a la urna con verdadera voluntad de cambio, no tenga miedo. El PSOE ha gobernado durante toda la democracia soportando un tremendo desgaste, haciendo de la Junta un nido de enchufismo y clientelismo, estancando a Andalucía en un margen de paro superior al 30% de la población activa, metido de lleno en casos de corrupción, pervirtiendo la identidad andaluza con fines partidistas y haciendo de Andalucía lo que fue siempre, un cortijo de terratenientes. Los mandatarios del PSOE han gobernado para los ricos y han dejado a Andalucía a la cola de todo lo habido y por haber.

2) Descarte al Partido Popular. El mandato de Rajoy ha supuesto un constante saqueo al erario público (Caja B, tarjetas black, Gürtel… etc.) y lo que es peor, un atropello a los derechos fundamentales del ciudadano. Ha golpeado a la educación, la sanidad, a las mujeres, a las personas con dependencia, ha asfixiado a los autónomos. No hay sector social que no haya sufrido su mandato nacional. Bueno, sí, la clase alta, favorecida por las políticas del gobierno central, que ha impuesto un liberalismo católico de una doble moral que asusta, y donde los más ricos tienen libertad e impunidad. Y es que no nos engañemos, los unos son los otros. Por si no le ha quedado claro: no vote al Partido Popular.

3) Confíe en fuerzas que apuesten por la emancipación del pueblo, que empoderen al ciudadano con políticas sociales. Izquierda Unida, Podemos + Equo o la CUT hablan en su discurso de ruptura y cambio. Si usted es más conservador, Ciutadans estará en Andalucía, que habla también de transparencia y progresismo, pero recuerde que aunque la mona se vista de seda (Albert Rivera estuvo afiliado al Partido Popular y este fin de semana parecía dar lecciones a los andaluces)… Si se siente Andaluz por encima de todo, está el cada vez más invisible Partido Andalucista. Incluso se presenta el PACMA si usted es animalista. Y UPYD, aunque no parece que pase por su mejor momento. Sea cual sea su voto, es hora de un cambio de paradigma que verdaderamente apueste por Andalucía y que no la reduzca a un trampolín nacional. Andalucía debe ser de y para los andaluces, no una moneda de cambio. Recuerda cómo puedes votar desde el extranjero.

Recuerda cómo puedes votar desde el extranjero.

Recuerda cómo puedes votar desde el extranjero.

4) Vote con perspectiva y esperanza. ¿Recuerda quién vendió la soberanía del pueblo? Es el pasado y ha traído la crisis que todos hemos vivido, no lo olvide. En cuanto al futuro, las elecciones andaluzas serán influyentes en las municipales primero y en las generales después. No crea que va a ser como las elecciones europeas, con escaso margen de maniobra para intervenir nuestro día a día. Esto le puede afectar a asuntos de su vida cotidiana, a su futuro inmediato. Esta cita electoral es clave en nuestro devenir político, sea responsable, acuda a su colegio y apueste por el cambio.

5) No se deje seducir por medidas gubernamentales de última hora. Resista las promesas inconsistentes y no haga caso a los efectos especiales que te convierten un impresentable en alguien digno de su confianza. Es pura pantomina.  Lo que le den ahora, probablemente se lo quitarán con intereses el primer año de gobierno. Tampoco creas en promesas, la política, como el amor, tiene una memoria muy corta.

6. Medite bien su voto. Puede resultar un consejo obvio, pero tiene tiempo de sobra para estudiar las distintas propuestas, analizar lo sucedido y evaluar que opción le parece más esperanzadora. Consulte los programas electorales, pregunte, cuestiones, sea crítico. Exigiendo lo mejor es la única manera de acercarse a ello. Los votos impulsivos luego llevan al arrepentimiento.

Elecciones 2015

7. Haga examen de conciencia. ¿Cuáles son sus principios y su filosofía de vida? ¿Qué fuerza política cree que le representa? ¿Cree vd en la justicia social? Ninguna lo hará al cien por cien, pero alguna seguro que se acerca a sus pilares ideológicos. Equilibre su voto entre el pragmatismo por el cambio y el sustento ideológico, decantándose por este último, pues si vota conforme a sus valores y su ideología, nunca tendrá nada que reprocharse.

8. No introduzca una loncha de chorizo en el sobre. Sabemos que es tentador y que será divertido ver la cara de poker de los vocales, pero servirá de poco. Lo que quieren desde arriba es que los descontentos no acudan, que se queden en casa, que sean parte del rebaño. Invierta el paradigma y vote. Este año no cabe el nihilismo ni la equidistancia. Tampoco es tiempo para la abstención o el absentismo. No haga planes el 22 de marzo. Anule esa comida en el campo que tenía planeada, cásese otro día. Tiene usted una cita histórica con el cambio, no sea descortés.

Mapa de corrupción socialista en 2012. Las cosas no han ido a mejor. FUENTE. Diversos periódicos nacionales.

Mapa de corrupción socialista en 2012. Las cosas no han ido a mejor. FUENTE. Diversos periódicos nacionales.

9) Ignore a los telepredicadores del miedo y a sus voceros. También a su cuñado y a su colega del bar. Una región que durante más de tres décadas sigue a la cola de todos los parámetros cuantificables de medición socioeconómica, no va a remontar aplicando las mismas recetas de austeridad y progreso de postín. Ya está bien. Imagine el rostro de Susana Díaz cariacontecida asumiendo su derrota y haciendo las maletas. ¿No es suficiente motivación? Pues aprenda de Grecia e impulse la debacle del bipartidismo.

10) Participe en la vida política más allá del voto. Votar es un acto importantísimo, pero pequeños actos diarios, políticos pero no partidistas, también cambian una realidad. Vaya a asambleas de vecinos, participe en las asociaciones que aglutinen sus intereses, haga política con la sola ordenación de sus ideas y expresándolas. Ya basta de un ciudadano alejado de la toma de decisiones. Tenemos voz, voto y ahora, también sabemos actuar asociativamente. Hacerlo significa mejorar una sociedad más allá de la realidad de los partidos. La política no es monopolio suyo.

The following two tabs change content below.
Periodista. Codirector de La Réplica.

Últimas entradas de Alejandro López Menacho (ver todo)

Tags: , , , , , , , , , , , , , ,

    8 Réplicas

  1. Alberto

    Esto de adelantar las elecciones es un arma de doble filo. Ya ha pasado otras veces que el caballo que se ve ganador (en este caso PSOE) le salga el tiro por la culata.

    Personalmente y como está el patio, me parece que lo más lógico es simplemente no votar al PP-PSOE, con eso basta, me da exactamente igual si usted cree firmemente en el “Trending-Topic” PODEMOS o si piensa que son el mismísimo diablo. Simplemente evite a los de siempre. Cualquier otro partido en el que atisbe algo de atracción será una mejor opción.
    Y mucha atención a la dinámica del miedo que nos imponen desde todos los grandes medios de comunicación, será cada vez mayor. Creo que este año vamos a ser testigos de las mayores campañas de propaganda y desprestigio de la democracia.

    Veremos que pasa y si los andaluces somos capaces de dar un paso hacia la regeneración y limpieza de las instituciones públicas andaluzas que tanta falta hacen.

  2. Averroes

    Interesante reflexión, pero parcial o subjetiva. Estoy totalmente de acuerdo en que el PSOE debe salir de la Junta (debió salir en las pasadas elecciones). Y me parece correcto que haga sugerencias, aunque no las comparto.
    Sembrar duda en Ciudadanos, solo porque Albert Rivera haya sido militante del P.P., no es argumento que se tenga en pie. Es igual que si yo afirmo que la CUT hay que descartarla porque tiene mucho que ver con los asaltantes de Mercadona. ¿No te parece?.

  3. Javier López Menacho

    Jajaja, tienes razón Averroes, pero ojo, es un artículo de opinión no una editorial, por tanto subjetivo y muy personal.
    Rivera tiene una gran presencia, léxico y buenos propósitos. A mí particularmente, me parece un liberal conservador que quiere ocupar el centro, y lo veo bien, es la nueva táctica política. Solo que lo veo demasiado conservador y demasiado liberal para mi gusto 🙂

    En cualquier caso, la CUT no tenía unos asaltantes, eran todos ellos, por tanto es la misma CUT la que está detrás. A nosotros nos gustó esa acción.

  4. Alejandro López

    Por alusiones:

    1) Alberto, la campaña de desprestigio, aunque terminara hoy, ya es la mayor de la historia de la democracia española, lo que deja en muy mal lugar la calidad democrática de este país, que viene a ser ínfima.

    2) Averroes, las personas pueden mutar ideológicamente. Verstrynge o Sánchez Dragó son claros ejemplos, lo que no deja de ser un precedente claro de las simpatías pretéritas de Rivera y hacia donde puede dejarse caer. Para mí, Rivera es un neoliberal que juega con el concepto de ciudadanía con ambigüedad y astucia, pero no creo que se lleve el gato al agua en Andalucia y menos después de su teoría pesquera.

    En cuanto a los carritos, efectivamente, la CUT tiene mucho que ver con ese episodio, pues es un acto ideológico y reivindicativo de desobediencia civil que denunciaba el hambre en Andalucía y cuyo valor monetario es lo de menos. Para mi esas personas no son asaltantes, son activistas.

  5. Alberto

    Subrayo lo que comenta Alejandro López. La campaña de desprestigio y propaganda ya es la mayor que hemos vivido.

    Personalmente y como humilde opinión, el Sr. Rivera no me da buena espina. Me parece un lobo con piel de cordero. Con todos mis respetos.

  6. Averroes

    No pretendo defender y/o ensalzar a Rivera. Pero me gusta que la vara de medir sea la misma para todos. Tengo amigos en la izquierda que critican con dureza a Vox, y me parece que están en su justo derecho. Pero otros amigos de ideología derechista les parece que Vox es un extremo y Podemos otro; y ambos equidistantes del centro. Amigos que descalifican a Jimenez Losantos porque viene de la extrema izquierda y lo consideran instalado en la extrema derecha, y otros que justifican a Jorge Vestringe que ha hecho justamente lo contrario.
    A mí, el asalto a Mercadona no me parece correcto, viviendo en un Estado de Derecho. Que sea imperfecto y haya que cambiar leyes, es otra cuestión y el procedimiento de desmontarlo, otra. El fin, no justifica los medios. Nunca.
    Circula por Internet (no sé si es verdad o no) la historia militante (del FRAP) del padre de Pablo Iglesias. Si fuera verdad, eso no tiene que ver con descalificar a Pablo Iglesias. Asi pienso y así lo digo en cualquier foro. Varas de medir a todos por igual.

  7. Alberto

    Estoy de acuerdo con Averroes. El único problema que veo es precisamente que la objetividad brilla por su ausencia. Sobre todo en los “grandes” periódicos nacionales. Que forman parte de grandes corporaciones.

    Echo en falta más que nunca un periodismo de altura, de nivel y de calidad. Que presente la información y sus opiniones cuando procedan haciendo uso de la lógica, sentido común, raciocinio, inteligencia… Y no que se atenga a un decálogo procedente del ejecutivo de turno, partido político u organización empresarial o social. Ya sea de izquierda o derecha, si es que esto todavía existe, un periodismo que sea capaz de autocrítica, reflexión, crítica constructiva y fundamentación sobre hechos comprobados y fuentes comprobadas y veraces.

    Me preocupa profundamente que publicar cualquier cosa en un medio de comunicación incluso consolidado, salga tan barato profesionalmente. Y no haya ni tan siquiera un castigo profesional, un repudio del sector o de los lectores.
    Creo que los medios serios e independientes son más necesarios que nunca.

    Por otro lado creo que deberíamos criticar más los programas electorales, propuestas y acciones más que las siglas o la orientación ideológica de los profesionales.

  8. lowestein15

    Andalucía gobernada durante más de treinta años por el PSOE, muy bien pero alguien habrá votado durante ese tiempo a los socialistas; me resulta raro y cínico el ponernos ahora como estandartes de las libertades, de la democracia y la regeneración andaluza; hemos tenido más de treinta años para salir a la calle y echar a esos gobiernos; pero como Pablo de Tarso hemos visto la luz este año y hemos sufrido una catarsis del carajo. La lucha se hace en la calle y en su momento, y no escribiendo twiter, en Facebook o en las barras de los bares. No seré yo quien vote socialistas ni a PP, pero tampoco a gente y programas ambiguos.Y no somos tan estúpidos los andaluces, simplemente somos el pueblo más jodido del país, por sus terratenientes y mafias mil

Participa libremente y desde el respeto. Del debate nos enriquecemos todos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para ofrecerte una experiencia de usuario óptima. Si sigues navegando estás dando tu consentimiento a nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies