28 de marzo del 2017
La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica



1.- Han pitado la final del primer tiempo. Va ganando Daniel Scioli por 2 a 1, con un hombre menos, los dos delanteros lesionados y muchas tarjetas amarillas. El gol del descuento de Mauricio Macri llegó al final, después de dominar durante los últimos 20 minutos. Para el segundo tiempo, se estima que Cambiemos saldrá a atacar con tres delanteros y que el Frente para la Victoria no podrá aguantar el resultado.

2.- Es la primera elección presidencial de la historia argentina que se definirá en segunda vuelta. Nada descabellado. La prueba final de un país dividido, pero sin muchas alternativas. O es la continuidad un tanto inestable del modelo kirchnerista o es el viraje a la derecha neoliberal. Y el reflejo del gran problema de estas nuevas izquierdas latinoamericanas: una incapacidad generalizada para renovar sus cuadros, que acaba siempre en personalismos o en continuismos más conservadores.

3.- Se creía que Daniel Scioli sacaría la diferencia con el “voto útil”, ese votante que no quería que ganara la derecha y que acabaría optando por el “mal menor”: mantener cierta continuidad del kirchnerismo bancándose a un presidente más conservador. Pero el protagonista fue el “voto castigo”, no sólo al kircherismo sino al peronismo en general. Es extraño este pasaje de lo “útil” a la idea de un “castigo”.

Fotografía de REUTERS/Martin Acosta

Fotografía de REUTERS/Martin Acosta

4.- Desde que el peronismo llegó al poder en 1945 cambió para siempre la política argentina. Generó pasiones extremas, amores y odios eternos transmitidos entre generaciones. De ahí en más, todas las fuerzas viejas y nuevas reaccionaron siempre a favor o en contra de este movimiento heterodoxo y complejo. No hubo ni hay lugares para los grises, todo deriva siempre del peronismo o del anti-peronismo. Estas elecciones siguieron la tradición.

5.- Si Macri gana el ballotage del próximo 22 de noviembre será el primer cuadro político surgido del gran empresariado en llegar a la presidencia argentina. Tradicionalmente, el establishment utilizó a políticos puros (Julio Argentino Roca, Carlos Menem o Fernando de la Rúa) o a juntas militares para imponer sus intereses. Ahora ha perfeccionado sus métodos y si Macri gana, el gran empresariado podrá presumir de representarse políticamente a sí mismo por primera vez en su historia.

6.- Se puede hacer una historia paralela de la política argentina a través del acto fallido, de esas frases en entrevistas o discursos en las que los políticos que quieren decir lo contrario de lo que acaban diciendo. Esas traiciones del inconsciente. La futura gobernadora de la provincia de Buenos Aires, María Eugenia Vidal, aportó ayer una más a la antología: “Cambiemos futuro por pasado”.

Mauricio Macri

7.- El pasado próximo más temido es el de la década de los 90: ajuste al gasto público, achicamiento del estado, desempleo y aumento de la pobreza. Mauricio Macri surge en esa década como figura pública, como uno de los empresarios favoritos del entonces presidente Carlos Menem. El problema es que Daniel Scioli también viene de allí, como ex Ministro de Turismo, invitado a participar en política por el propio entorno menemista, que hizo de la farándula televisiva y deportiva un panteón de semidioses.

8.- El Grupo Clarín, vinculado al Grupo Prisa, tiene grandes posibilidades de volver a imponer su candidato presidencial el próximo 22 de noviembre. Lo hizo en 1999 con Fernando de la Rúa, en 2003 con Néstor Kirchner (y después se divorciaron para siempre) y puede hacerlo ahora en 2015. Pese al auge de los blogs y las comunidades virtuales y las webs alternativas, los grandes medios de comunicación siguen teniendo un poder definitorio en las decisiones de voto.

9.- El frente Unidos por una Nueva Argentina (UNA), que lidera Sergio Massa, es el tercero en disputa y pieza clave durante la segunda vuelta. El camino que seguirán sus votos resulta bastante previsible, solamente un milagro o una oferta imposible de rechazar evitaría que Massa llame a su base social a votar a Mauricio Macri. Aunque más allá de llamamientos, el votante de UNA eligió el fin del kirchnerismo y sería ilógico pensar que optará por Scioli en el ballotage.

10.- Los dos candidatos en la segunda vuelta sitúan sus mitos de origen en la tradición de la resucitación cristiana. Se ven a sí mismos como supervivientes: Macri, a un secuestro organizado por una mafia de ex policías; Scioli, a un accidente en su lancha off-shore que le costó la pérdida de un brazo. Y de la supervivencia, al mito de la inmortalidad. El ballotage será como un duelo a espada de highlanders. Al final, sólo quedará uno.

 

 

*La imagen de la portada es de La Nación.

 

The following two tabs change content below.
Vive en Barcelona desde hace 5 años, volcando sus obsesiones en el blog de crónicas Barcelona Inconclusa. También escribe piezas de teatro para una compañía que acaba de fundar junto a otros amigos catalanes. Colabora con webs y revistas de Argentina y España. Ha publicado artículos en Radar Libros, Orsai, Diario Perfil, Miradas al Sur, el suplemento cultural del diario La Vanguardia y la revista online de viajes Altaïr Magazine.

Últimas entradas de Laureano Debat (ver todo)

Tags: , , , , , , , , , ,

Participa libremente y desde el respeto. Del debate nos enriquecemos todos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para ofrecerte una experiencia de usuario óptima. Si sigues navegando estás dando tu consentimiento a nuestra política de cookies.

CERRAR