22 de junio del 2018
La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica



Uno de los aspectos positivos de trabajar formando comunidades en las redes sociales es la proximidad con tendencias de pensamiento, y la capacidad para entender, tras ver repetirse patrones de comportamiento, eso que llamamos “modas”.
La última, tras el resultado del 26J ha sido culpabilizar a la masa de todos los males que se nos vienen encima (el primero y más elemental, el más que posible nuevo gobierno de Rajoy). La masa inmadura, la masa ignorante, la masa incapaz de levantarse del sofá, la masa estúpida e incongruente que decide por nosotros y siempre decide mal.

Una de las promesas de la nueva política tenía que ver con nuestra relación con las masas, con el hecho de que no nos valía señalar a la masa como tradicionalmente se hacía, sino sentirnos parte de ella. A mi juicio, de nada nos vale usar la masa como comodín, refugio cuando nos conviene, etéreo enemigo y sempiterna excusa, cuando vienen mal dadas.

Si algo nos enseñó el 15M es que la masa tenía capacidad de auto organización y juicio crítico, y abría la senda de una nueva concepción del espacio sociopolítico. Bien pensado, las ultimas veces que en el país se ha actuado como una masa definitiva, ha sido para bien. La repulsa a los atentados de ETA, la oposición a la guerra de Irak, el rechazo a Aznar y sus mentiras de estado, el 15M y la última, el fin del bipartidismo, que no es poco.

La masa no puede ocultar nuestra responsabilidad individual en la construcción de un mundo más justo. Si es la diana de nuestras críticas también debería ser el motor de nuestra acción social, nuestro motivo para construir pedagogía política, tomando la política como el ejercicio de tu organización en sociedad. La rebelión de las masas no se consigue desde fuera, desde una posición por encima del bien y del mal desde la que juzgarlo todo, sino formando parte de una muchedumbre cada vez más madura y capaz. Y eso implica arremangarnos y tirarnos al barro a construir una nueva realidad. Quien quiera cambio desde su pedestal, que espere sentado.

The following two tabs change content below.
Escritor y Social Media Manager. Ha publicado artículos culturales para medios como La Marea, Secretolivo, Perarnau Magazine o La Voz del Sur. Ha escrito el libro Yo, precario (Libros del Lince 2013), Hijos del Sur (Tierra de Nadie 2016) y Juan sin miedo (Alkibla 2015). Ha sido traducido al griego y al alemán. En 2014, creó La Réplica, periodismo incómodo.

Últimas entradas de Javier López Menacho (ver todo)

Tags: , , , , , , ,

Participa libremente y desde el respeto. Del debate nos enriquecemos todos.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para ofrecerte una experiencia de usuario óptima. Si sigues navegando estás dando tu consentimiento a nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies