20 de septiembre del 2017
La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica



La calumnia suele ser anónima e instrumental a fines específicos, diferentes a los aparentemente reclamados. Hay que indagar qué base argumental tiene la Asociación de la Prensa de Madrid, para lanzar hacía un partido como Podemos semejante acusación de acosar a la prensa. Esta imputación no abarca a otras fuerzas políticas con sobrados méritos para hacerse acreedor a tal atención. Por esto y para valorar una proposición semejante, deberíamos atender a la fragilidad argumental esgrimida. Otra cuestión, que habla por sí misma, es la credibilidad de su presidenta.

Entre todo, y con esfuerzo, deberíamos tratar de organizar una base de análisis, aunque con los elementos presentes no superemos la calificación de subterfugio a la comunicación de la APM. Es un concepto que, según la RAE, es derivado del latín “subterfugium”, que significa “Efugio, escapatoria, excusa artificiosa”. El término, también es muy usado en derecho, siendo una palabra muy empleada por los litigantes para indicar recurso o medio de mala fe, como chicana, que viene del francés chicane, chicaner, chicanerie, como si dijese “argucia” o “sutileza” de mala fe, y es por eso ofensiva. ¿Esa fue la intención?

Por tanto, nos valdría para preguntarnos de qué huyen los responsables de esta asociación, cuando lanzan una acusación tan meticulosa que termina sirviendo de excusa para no atender a las enormes sombras que se proyectan sobre miembros conspicuos de la misma. Ello, tanto en su desempeño como en la deserción ética frente a los abusos del poder en todas sus formas es la cuestión a dirimir. ¿Se trata de un reconocimiento de que España se ha entregado al periodismo del “relato” oficial?

No tengo constancia del retiro de credenciales a profesionales que hayan incurrido en la infracción judicial de faltar a la verdad en sus afirmaciones. Son peones del juego en el que los han colocado los poderosos, pero que disfrutan impúdicamente del sesgo informativo, de las medias verdades o de la usina de infamias, que el maestro Eco llamó con acierto: “La Máquina del Fango”. No deberíamos sorprendernos. Se comienza por banalizar la verdad y se termina banalizando la maldad. Esa conducta provoca víctimas. Que no lo olviden.

El periodismo debe ser un contrapoder frente a los abusos. Evitar que se tome como ético e inevitable que nada es más importante que hacerse y mantenerse en el poder, aunque haya que fingir pactos, destruir principios y conjurarse en componendas. Esos comportamientos de la profesión son un atrezo tan poco acertado con los abusos de los poderosos, como menos oportunos lo son aún ante la liquidación de la ética profesional. Tal fue cuando se claudicó frente al plasma y a las preguntas que les interesan a las personas que están sufriendo el escarnio del despojo en todas sus formas. Lo que cuenta es declarar que las condiciones de la profesión son difíciles como frágil excusa para mantener complicidades.

Mi reconocimiento también a los sacrificados profesionales que se baten con las limitaciones del periodismo independiente, sin olvidar aquí a algunos heroicos blogueros, en su tarea por hurgar en la verdad, cuando dejan al descubierto la basura hecha mentira de la postverdad que la mayoría de las históricas cabeceras más conocidas de este país llamado España ignoran u ocultan. Con ello, estas hacen honor a aquellas palabras que le escuché hace una eternidad a Julián Marías: “Lo importante no es noticia”.

Si la APM desea ser el referente de la ética del colectivo periodístico, creo que debería ser más cuidadosa en los posicionamientos sesgados cuando a reconvenir a fuerzas políticas se trata. Del mismo modo, sus asociados tendrían que, si les cabe la protección del honor profesional, exigirles que no los conviertan en un instrumento que banalice la verdad. Que piensen en las víctimas.

Por el bien de [email protected]

The following two tabs change content below.

Alberto Vila

Economista, Analista Político en Diario 16, Bastión Digital, La Réplica y Liverdades / Comunicación y RRPP / Me baso en información publicada
Tags: , , ,

    Una Réplica

  1. Pedro Barquero

    Llevas razón, no parece razonable lanzar la piedra sin presentar pruebas. Llevas razón también que el periodismo, y los grandes medios, tienen un sesgo excesivo. Llevas razón que la ética periodística no pasa por sus mejores momentos.

    Pero solo hay que ver la respuesta, coordinada y contundente, en redes sociales y fuera de ellas de la maquinaria Podemos. ¿Libertad de expresión? Por supuesto. ¿Autocrítica? Ninguna. ¿Respeto a las opiniones contrarias? Tampoco

    Vamos, sin estar de acuerdo con V. Prego, me parece increíble que la respuesta sea la confrontación directa. Si uno se retrata, el otro también. No se puede criticar uno sin criticar el otro.

Participa libremente y desde el respeto. Del debate nos enriquecemos todos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para ofrecerte una experiencia de usuario óptima. Si sigues navegando estás dando tu consentimiento a nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies