18 de octubre del 2017
La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica



España, el único país con esta elasticidad de la demanda: si hay mucha, pagas más. Si hay una demanda media, pagas más. Si hay poca, también pagas más. La tropelía que entre gobiernos y eléctricas han perpetrado contra la población en las dos últimas décadas ha propiciado que un bien de primera necesidad se convierta en un servicio inaccesible para parte de la población. 

Desde que el insufrible Aznar liberalizará el sector en 1997, todos los gobiernos han tenido el sector energético descontrolado. Zapatero con el ministro Sebastián permitieron las primeras subidas desproporcionadas (que intentaron camuflar pasando la factura de bimensual a mensual), Rajoy puso al mando a un corrupto demostrado, José Manuel Soria. Hoy, con el sistema de subastas descontrolado, la población ha sufrido una subida que en cualquier otro país del mundo hubiera costado el puesto a su ministro de industria. Nadal ha reconocido que la factura de la luz subirá 100 euros de media al año, lo que significa que lo hará mucho más. Contabilizar el precio por hora de la tarifa ha jugado una mala pasada al gobierno: se han destapado sus miserias. También pagaremos más por combustible.

El chaparrón lo intenta paliar el gobierno a base de calderilla, con cheques que cubran parcialmente a la población desabastecida. Pero la medida es absolutamente infructuosa. Ni en forma ni en fondo cambiará nada si no es capaz de estabilizar el sector.

La lógica neoliberal ha calado tan hondo (o más bien, nos la han inoculado) que vivimos con normalidad la muerte de 7000 personas al año como consecuencia de la pobreza energética. Nada hay más mortífero en España que la pobreza. Aunque es cierto que hay un segmento poblacional frágil que necesita ayuda inmediata, si persiste el problema estructural de España (suben todos los bienes básicos, los salarios siguen siendo bajos y la capacidad adquisitiva es cada vez menor), la situación empujará a más personas al abismo. 

Los hechos son esclarecedores, todos los grandes mercados liberalizados en España han servido para enriquecer a unos pocos a costa de la mayoría (suelo, agua, telefonía, energía). Los oligopolios se han convertido en una perversa costumbre de nuestros mercados, a menudo incurriendo en ilegalidades y en contra de toda lógica de convivencia. La situación debería conducir a la administración pública de sectores estratégicos claves para la vida de la gente o al menos a plantearlo sin ningún tipo de pudor, por más que los liberales se echen las manos a la cabeza. Va siendo hora de que los representantes públicos sean valientes a la hora de plantear medidas. A la manera liberal, ha sido un fiasco. Habrá que buscar otra manera.

The following two tabs change content below.
Escritor y Social Media Manager. Ha publicado artículos culturales para medios como La Marea, Secretolivo, Perarnau Magazine o La Voz del Sur. Ha escrito el libro Yo, precario (Libros del Lince 2013), Hijos del Sur (Tierra de Nadie 2016) y Juan sin miedo (Alkibla 2015). Ha sido traducido al griego y al alemán. En 2014, creó La Réplica, periodismo incómodo.
Tags: , , , , , , ,

Participa libremente y desde el respeto. Del debate nos enriquecemos todos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para ofrecerte una experiencia de usuario óptima. Si sigues navegando estás dando tu consentimiento a nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies